Cuota mensual de “Bachi” era muy por encima de sus ingresos declarados

El diputado y aspirante al Senado por el cartismo, Basilio “Bachi” Núñez, debía pagar G. 103 millones mensuales por el último crédito de G. 1.020 millones con la cooperativa San Cristóbal. Lo curioso es sus ingresos netos solo eran un poco más de G. 25 millones, revela el informe del Incoop. Los comprobantes originales por el pago de otro préstamo del legislador fueron encontrados en la oficina de su excolega Juan Carlos Ozorio, imputado por lavado, tráfico y asociación criminal.

Basilio "Bachi" Núñez con una nariz de payaso
Basilio “Bachi” Núñez (ANR, cartista) debía pagar G. 103 millones, mientras sus ingresos netos eran de G. 25 millones mensuales.

Suman las inconsistencias sobre el préstamo de G. 1.020 millones otorgado por la Cooperativa San Cristóbal al diputado y candidato al Senado por el cartismo, Basilio “Bachi” Núñez. Y es que a la falta de pago, garantía real e incumplimiento de los requisitos establecidos en los estatutos de la entidad ahora aparece que el legislador colorado debía pagar una cuota muy por encima de sus ingresos declarados.

El informe del Instituto Nacional de Cooperativismo (Incoop), presentado a los socios de la cooperativa sobre los hallazgos detectados durante la primera etapa de la intervención, detalla que el diputado accedió a la refinanciación de su deuda -ya del año 2017- de G. 1.020 millones el 19 de noviembre de 2020.

Este préstamo, a pesar de la negativa de la oficial de crédito, fue aprobado -según el informe- por el Consejo de Administración, presidido entonces por el también exdiputado colorado abdista Juan Carlos Ozorio, imputado por lavado de dinero, tráfico de drogas y asociación criminal.

Uno de los motivos para rechazo de esa refinanciación era, precisamente, que conforme al análisis de los ingresos y egresos figuraba que Bachi tenía apenas un ingreso neto de G. 25.564.375, cuyo saldo disponible luego de los egresos mensuales es de G. 2.313.545. La cuota mensual del préstamo aprobado, en tanto, era de G. 103.143.509, según el documento.

Es decir, el monto de la cuota era mucho mayor a la disponibilidad del legislador, de acuerdo a la verificación de la oficial de crédito. Además, el diputado cartista aparecía con una operación morosa de G. 245 millones con la cooperativa San Cristóbal, agrega el informe.

No coincide con declaraciones juradas

Otra cuestión llamativa sobre los movimientos financieros de Bachi es que no coinciden con sus declaraciones juradas presentadas ante la Contraloría General de la República (CGR). El legislador, en su manifestación de bienes presentada el 14 de julio de 2018, cuando asumió su banca en la Cámara Baja, decía tener ingresos brutos mensuales por G. 86.606.840, siendo su remuneración G. 29.606.840; por gerente general de su astillero, G. 22 millones y por alquileres G. 35.000.000. Sus egresos mensuales, en tanto, no superaban los G. 15 millones.

En las rectificaciones de sus DD.JJ, tanto en 2019 como 2020, Bachi presenta variaciones en sus ingresos mensuales llegando solo a G. 59.774.000, siendo su remuneración G. 32.774.000; por gerente general G. 22 millones y por alquileres, G. 5 millones. En cuanto a sus egresos no hubo variación de los G. 15 millones.

A partir de estas DD.JJ rectificadas, el diputado cartista decía tener ingresos netos mensuales de G. 44.774.000, monto que tampoco coincide con el análisis de la cooperativa.

Comprobantes en oficina de Juan Carlos Ozorio

“Bachi” accedió a millonarios préstamos siendo prácticamente un “socio nuevo”, según el mismo reveló al contar el año en que se asoció a la cooperativa San Cristóbal. Asimismo, el informe del Incoop detalla que los comprobantes originales sobre los pagos por otro préstamo del diputado estaban archivados en la oficina que estaba a cargo de Ozorio. “Ello hace presumir que el préstamo fue pagado por directivo/s de la cooperativa”, dice el documento.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.