La increíble historia de cómo Anita consiguió un donante (y la vida tras una tragedia)

Una serie de sucesos que algunas personas podrían considerar como producto del azar, pero que la familia de Anita Blaires Capdevilla, de 6 años, considera milagrosa; hizo que la pequeña pueda ser operada del corazón desde la noche del jueves.

Ana Paula Blaires Capdevilla.
Ana Paula Blaires Capdevilla.Gentileza

Anita consiguió el corazón que necesitaba para ser operada. La historia del donante y su cercanía con la familia de la nena es conmovedora y digna de ser considerada un milagro.

En la noche del miércoles una pertinaz lluvia caía sobre gran parte del país. En las afueras de Asunción, sobre el viaducto Semidei, en el barrio Zeballos Cue de la capital, un accidente de tránsito se produjo en uno de los carriles que conduce a Loma Pytã. Allí habían chocado dos vehículos, un hecho que no dejó heridos, pero sí cuantiosos daños materiales.

En el carril opuesto, el que conduce hacia Campo Grande, un vehículo de color blanco se detuvo casi de forma abrupta e imprudente, movido el chofer por la fuerza de la curiosidad, para ver qué fue lo que pasó del otro lado.

Esta irresponsable maniobra hizo que un motociclista de solo 20 años, llamado Ever Manuel Meza Calvetti, choque contra la parte trasera del rodado, un auto de la marca Hyundai, modelo i10, que era manejado por Michel Gabriel Florentín Fretez.

Ever Manuel Meza Calvetti salió despedido del biciclo y sufrió fuertes golpes, especialmente en la cabeza. En el sitio sufrió un paro cardiorrespiratorio, pero fue reanimado por personal médico que lo asistió y posteriormente lo trasladó hasta el Hospital de Trauma.

Anita: en el medio de la tragedia, la esperanza

Ever falleció en la siesta del jueves en el citado hospital. Fue en ese ínterin en el que los padres de la niña Anita Blaires, de solo 6 años, recibieron la noticia de un potencial donante de corazón.

Todos los parámetros indicaban compatibilidad, pero tanto Sergio Blaires como Norma Capdevila, padres de Anita, mantenían la calma en medio de la esperanza.

Finalmente, el milagro del donante — al que los padres de Anita llaman “ángel” — apareció. El corazón de Ever Manuel Meza Calvetti era compatible con Anita.

Más unidos que nunca

Llámese azar, o si uno es creyente, un milagro de Dios. La historia tiene aún un giro más: el joven Meza Calvetti era vecino de Anita y residía a solo tres viviendas de su casa.

“Son nuestros vecinos, su papá (el de Ever Manuel), me llamó hace dos horas. Hoy ellos viven a unas siete casas de la nuestra. Me dijo ‘te estoy entregando mi tesoro, mi hijo era muy bueno y yo les entrego para el corazón de Anita. Que mi hijo siga recorriendo Zeballos Cue después de muerto’”, contó Norma, la mamá de Anita, en declaraciones recogidas por ABC TV.

La ley 6487/20, en su artículo seis, que habla del “Derecho a la intimidad, privacidad y confidencialidad”, “se respeta la privacidad de las personas involucradas y la confidencialidad de la información y datos personales, no pudiendo la autoridad competente divulgar la identidad de donantes y receptores”.

Sin embargo, en esta ocasión fueron las dos familias las que se contactaron entre sí de forma directa a raíz de todo lo sucedido en poco más de 24 horas.

Ana Paula Blaires Capdevila padece de una miocardiopatía obstructiva que se le detectó en abril pasado. Desde entonces, sus familiares lucharon por un donante. Hace 80 días, desde el 1 de agosto de este año, sobrevive con un corazón artificial en el Hospital Pediátrico Acosta Ñu.

Al cierre de este material la niña seguía en cirugía, un procedimiento que se espera que culmine alrededor de las 06:00 del viernes.

Los padres se muestran cautos y afirmaron que no hay que cantar aun victoria y agradecieron también a la familia Meza Calvetti por el noble gesto de autorizar la donación tras el dolor de haber perdido a un hijo. Así, una luz de esperanza se cierne sobre la vida de la niña.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.