Confesó el crimen luego de usurpar identidad de una mujer y culpar a asaltantes de la muerte de su pareja

La persona que simulaba ser una mujer embarazada de 8 meses que estaba en pareja con el militar asesinado, Waldino Aguayo Rojas, y que primero afirmó que lo ultimaron asaltantes finalmente confesó el crimen. El hecho ocurrió el lunes en la vivienda que habitaban ambos en Yasy Cañy, departamento de Canindeyú. La persona trans alegó que cometió el homicidio en legítima defensa.

El hombre que simulaba ser mujer y que estaba en pareja con un militar, finalmente, confesó haberlo matado ayer en Yasy Cañy.
El hombre que simulaba ser mujer y que estaba en pareja con un militar finalmente confesó haberlo matado ayer en Yasy Cañy.Gentileza

Hasta el último momento, la persona trans pretendió fingir que era mujer y presentó una identidad falsa en la que decía llamarse Naomi Martínez, pareja del militar Waldino Aguayo, asesinado el lunes en Yasy Cañy, pero, finalmente, efectivos policiales lo trasladaron hasta la sede de Investigaciones de Curuguaty, donde por medio del Sistema Automatizado de Identificación de Huellas Dactilares (AFIS) se confirmó que en realidad se trataba de Víctor Javier Veloso (26).

Si bien desde un primer momento la pareja del militar insistió en que Waldino Aguayo Rojas (31) había sido asesinado por asaltantes que ingresaron al domicilio y se robaron G. 20 millones, la Policía comenzó a tener sospechas.

Policía sospechaba de identidad

El comisario principal César Escurra, jefe de Investigaciones del Departamento de Caaguazú, comentó la noche del lunes en contacto con ABC Cardinal que desde un primer momento tuvieron dudas de Naomi Martínez, no solo con respecto a su versión de los hechos, sino también sobre su identidad.

El comisario explicó que las expresiones de la persona le hacían notar que no sería una mujer. Además, quien hasta entonces decía llamarse Naomi decía a los policías que estaba embarazada de ocho meses, hecho que resultaba imposible de creer, pues su delgadez no coincidía con la de una mujer en ese grado de gestación.

Barriga falsa “se movía”

El comisario continuó relatando a ABC Cardinal que, una vez que decidieron trasladar a la pareja del militar a la sede policial de Curuguaty, esta llevaba una supuesta “barriga de embarazada” pero que se movía y los efectivos pudieron notar que se trataba de una especie de faja.

Una vez en la delegación policial, los uniformados le tomaron las huellas dactilares y finalmente confirmaron sus sospechas: en realidad se trataba de Víctor Javier Veloso (26).

Comenzó a contradecirse

Una vez que se vio descubierto en su primera mentira, a Veloso se le fue desarmando poco a poco su coartada. Primero dijo que el crimen había ocurrido fuera de la vivienda y cuando la Policía le retrucó que en el exterior no había sangre, cambió de versión diciendo que había sido adentro.

Finalmente, ya sin muchos argumentos, terminó confesando el crimen, pero alegó que lo hizo en legítima defensa, ya que presuntamente el militar había reaccionado violentamente hacia ella.

Lo que llamó la atención de los policías fue que, aunque argumentó defensa propia, Veloso clavó en el cuello a su pareja aparentemente mientras dormía.

Lea: Asesinato de militar en Yasy Cañy: sospechas se centran en pareja de la víctima

Dijo que “eran muy felices”

A su confesión, Víctor Javier Veloso agregó que con su pareja “eran muy felices” y que tenían planes de adoptar a un bebé. El militar fallecido pertenecía al Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI) de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y ambos estaban viviendo en concubinato desde hacía tiempo.

El comisario detalló que desde el primer momento se percataron de que la cédula que facilitó esta persona con el supuesto nombre de Naomi Martínez no le pertenecía a ella, sino a otra persona, pues no coincidían los rasgos físicos.

Crimen está esclarecido

El comisario mencionó que como Veloso cambió sus versiones y dijo muchas mentiras, ya es difícil creer lo que manifiesta. Pero, en esencia, tras su confesión el crimen está esclarecido.

El sargento Aguayo falleció a causa de varias heridas de arma blanca durante la madrugada del lunes 28 en su domicilio en Yasy Cañy.

Sin embargo, el peritaje de la escena del crimen no arrojó indicios de que haya habido una pelea en el sitio, lo que hace presumir a los investigadores que el militar fue atacado mientras dormía.

Avisó del crimen mucho después, según fiscal

El agente del Ministerio Público a cargo del caso, Lucrecio Cabrera, comentó que la pareja de la víctima avisó del supuesto asalto y muerte del militar “mucho después” de ocurrido el hecho, habiendo tenido incluso tiempo de higienizarse y cambiarse de ropa.

El arma homicida aún no fue encontrada. El fiscal especuló que se trataría de un asesinato “por celos”. Indicó que familiares de la víctima afirmaron que ese era un motivo frecuente de peleas en la pareja.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.