Noria trata de desmarcarse

CURUGUATY. El exgobernador de Canindeyú Alfonso Noria (cartista) negó que la estancia allanada ayer en el Chaco, donde la Fiscalía constató 6.000 hectáreas deforestadas, sea de su propiedad. Reconoció sin embargo que se trata de un inmueble de su padre.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ORC4BBQ3AVE7XI6C3QQ6CEOY3M.jpg

Noria dijo que la propiedad que asegura es de su padre y no suya cuenta solamente con 5.714 hectáreas y negó igualmente que haya deforestación. "No puede ser que la comitiva haya encontrado seis mil hectáreas de deforestación siendo que ni siquiera esa cantidad existe", manifestó.

Seguidamente, para tratar de desmarcarse aún más, señaló que "en realidad el inmueble tiene una demanda de usucapión promovida por mi padre, eso todavía no se definió, o sea ni siquiera le pertenece”.

PUBLICIDAD

“Esa demanda es por la posesión pacífica pública e ininterrumpida por más de 27 años, con ámbito de dueño contra la firma Kano Finanz Establishment, de un colono alemán. Mi padre tiene los documentos sobre el proceso de la demanda; tengo cómo demostrar que la propiedad no es mía, la gente hace esto para ensuciar mi nombre pero estoy con la conciencia tranquila”, señaló Noria Duarte.

“Los documentos dicen que el 4 de setiembre se había planteado la usucapión, porque eso requiere de un tiempo como establece la ley, en esa propiedad no hay deforestación, eso es bueno aclarar; allí lo que se hizo fueron mejoras”, dijo. Aclaró que no solamente su padre tiene tierras que habían dejado abandonada los colonos alemanes hace varios años en el Chaco.

Funcionarios de la Unidad Especializada del Medio Ambiente de la Fiscalía, encabezados por el agente fiscal Andrés Arriola, se trasladaron ayer en horas de la mañana hasta el Chaco paraguayo, específicamente en la zona del Pilcomayo, donde está ubicada la hacienda Solitario para corroborar una supuesta deforestación de un área de 6.000 hectáreas.

En tal sentido, la comitiva que contó con acompañamiento de funcionarios del Instituto Forestal Nacional (Infona), organismo dirigido por Cristina Goralewski, comprobó que no hay instrumentos que autoricen la deforestación.

Debido a que Noria no se encontraba en el lugar en el momento del procedimiento, el fiscal Arriola señaló que será llamado para declarar.

Ya en horas de la tarde, el mismo grupo del Ministerio Público se trasladó hasta otro establecimiento también ubicado en la Región Occidental, propiedad de Miguel Ávalos.

En ese inmueble también se comprobó que arrasaron con 2.000 hectáreas de espacio verde. Además, decomisaron armas de fuego comunes y de guerra, dos topadoras, dos aserraderos móviles y rescataron animales silvestres que estaban en cautiverio en el sitio.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD