Una cuestión de primos

El fiscal general, Javier Díaz Verón, colocó a Federico Espinoza como nuevo fiscal adjunto Anticorrupción. Ambos son primos y mantienen una estrecha relación.

/pf/resources/images/abc-placeholder.png?d=2004

Cargando...

Díaz Verón fue consultado en entrevista concedida a la radio 780 AM sobre si hay parentesco con el fiscal adjunto Federico Espinoza, pero eludió la pregunta.

Altas fuentes confirmaron a ABC Color que los padres de Díaz Verón y de Espinoza son primos hermanos y que, a más del parentesco, al fiscal general y al nuevo fiscal adjunto Anticorrupción los unen fuertes lazos de amistad.

Cabe destacar que Díaz Verón fue el “padrino” de Espinoza ante la Corte Suprema de Justicia para que este sea nombrado como fiscal adjunto.

Anteriormente, Espinoza se desempeñó como fiscal penal y durante poco tiempo estuvo en Anticorrupción. Su condena más relevante fue la de Adolfo Trotte, sentenciado a 30 años de cárcel, más 10 de seguridad, por haber asesinado a su esposa Sonia Vera.

Trotte lo confesó todo en el juicio, por lo cual el trabajo del fiscal no fue tan complicado, según fuentes judiciales. Luego de este caso, Díaz Verón abogó antela Corte para que Espinoza sea ascendido a adjunto, cuestión que finalmente se concretó.

El grado de confianza es tan elevado que Díaz Verón encomendó a su primo encabezar la investigación de la muerte en un accidente aéreo del general (SR) Lino César Oviedo, líder del partido político Unace.

Espinoza últimamente tuvo a su cargo el Chaco paraguayo, pero por decisión de su primo en segundo grado Díaz Verón, desde el lunes será el nuevo fiscal adjunto Anticorrupción, en reemplazo de Carlos Arregui.

Aparte de ser su pariente, Espinoza es uno de los leales a Díaz Verón, por lo cual fue “premiado” con una de las unidades más importantes del Ministerio Público, según las fuentes.

Enlance copiado
Content ...
Cargando...Cargando ...