Desayunando como rey, tendrás la panza llena y el corazón contento

“Desayunar como rey, merendar como príncipe y cenar como mendigo” constituye un consejo muy popular para lograr una dieta balanceada. La comida del monarca representa el plato principal del día pero, ¿qué hay de cierto en esta receta tan divulgada?

Las proteínas de los lácteos, las fibras de los cereales integrales y el azúcar simple de las frutas y la miel componen el desayuno ideal.
Las proteínas de los lácteos, las fibras de los cereales integrales y el azúcar simple de las frutas y la miel componen el desayuno ideal.ABC COLOR

Huevos revueltos, tocino, tostadas, jugo de naranja y café representan el desayuno norteamericano que siempre vemos en los filmes de Hollywood. Normalmente, en estas tomas de ficción, observamos al personaje principal dar unos mordiscos a un pedazo de pan, tomar el jugo sin siquiera pestañear e ir corriendo hasta el auto con el vaso de café en las manos, dejando el resto del plato intacto, para dirigirse al trabajo o al colegio.

Las arepas con mermelada, en Colombia, el cocido caliente y la galleta cuartel, en el Paraguay, y los huevos rancheros, en México, constituyen algunos de los platos tradicionales que nutren las mañanas de los madrugadores. Sin embargo, no solo los protagonistas de los filmes estadounidenses evaden el primer plato del día, denominado por los nutricionistas como “la comida más importante de todas”.

Despertar y preparar un desayuno nutritivo no es tarea fácil, pues requiere una inversión de tiempo que podría formar parte de nuestras horas de sueño. Dormir tarde, atrasar el despertador y, por ese motivo, salir apurado con destino a tu oficina o colegio, con frecuencia, son los hábitos que nos impiden empezar el día bien alimentados.

PUBLICIDAD

Así pues, las empanadas fritas o las tortillitas con mandioca del tereré rupa reemplazan el desayuno de muchos paraguayos que se saltan la primera comida del día. No obstante, los alimentos que ingerimos al despertarnos, de acuerdo a la licenciada en nutrición Katherin Arévalos, deben contener nutrientes esenciales para preservar la salud, pues el desayuno constituye el empujón de energía que nos permite arrancar bien, después del descanso nocturno.

Las proteínas de los lácteos, las fibras de los cereales integrales y el azúcar simple de las frutas y la miel componen el desayuno ideal, con una equilibrada proporción de todos los macronutrientes, que la licenciada recomienda ingerir todas las mañanas.

Por otro lado, el desayuno no solo goza la reputación de ser el alimento imprescindible para mantener una dieta equilibrada, pues también está muy extendida la creencia de que estos nutrientes, consumidos a la mañana, evitan el sobrepeso. La nutricionista explica que saltarse la primera comida puede ocasionar el aumento del peso corporal porque se altera el ritmo adecuado de distribución de comestibles ingeridos diariamente y este cambio ocasiona que lleguemos con más hambre al almuerzo.

Un buen rendimiento escolar, más energía durante las mañanas, menos estrés y el buen hábito de lograr una adecuada distribución de las comidas diarias representan algunos de los beneficios que trae desayunar balanceadamente, según la profesional.

Despertar un poco más temprano para prepararte un desayuno nutritivo o, en el caso de que no quieras sacrificar ni un solo minuto de sueño, preparar antes de acostarte lo que vas a comer a la mañana constituyen algunas de las técnicas que te permitirán empezar el día con la panza llena y el corazón contento. ¡Ya no hay excusas!

Por Agustina Vallena (19 años)

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD