Colombiana presa no acepta cargos, pero podrían utilizarla como testigo

La colombiana Margareth Lizeth Chacón Zúñiga, una de las que pagó a los sicarios que mataron al fiscal paraguayo Marcelo Pecci, no aceptó los cargos imputados por la Fiscalía y buscaría ser utilizada como testigo del caso.

Margareth Lizeth Chacón Zúñiga, tras ser deportada de El Salvador a Colombia.
Margareth Lizeth Chacón Zúñiga, tras ser deportada de El Salvador a Colombia.gentileza 23-01-2023

Margareth Chacón, de 42 años, nacida en Barranquilla, una de las ciudades más importantes de Colombia, fue arrestada el miércoles 18 de enero pasado en San Salvador, que a su vez es la capital de El Salvador, en el marco de las investigaciones por el asesinato del fiscal Marcelo Pecci.

La mujer fue deportada a su país el sábado 21 de enero y, al día siguiente, el 22 de enero, se hizo vía telemática la audiencia de legalización de captura ante el juez del municipio de Cartagena, Juan David Florez García.

Durante la diligencia, el fiscal Mario Andrés Burgos Patiño leyó durante más de una hora los elementos que incriminan a la mujer en el asesinato del que en ese momento era el fiscal delegado de Crimen Organizado de Paraguay, Marcelo Daniel Pecci Albertini, quien tenía 45 años de edad cuando lo atacaron a tiros el 10 de mayo del año pasado en la isla de Barú, correspondiente justamente al municipio de Cartagena.

Luego de hablar con su abogada Yessica Troncoso Márquez, la barranquillera Margareth Chacón respondió “no acepto los cargos” cuando fue requerida por el juez, tras lo cual quedó oficialmente imputada por homicidio agravado y porte ilegal de armas agravado.

Los mismos hechos punibles habían sido atribuidos al esposo de Margareth, Andrés Felipe Pérez Hoyos, de 40 años, y al hermano de este, Ramón Emilio Pérez Hoyos, de 48 años, quienes fueron capturados el 14 de enero pasado.

Francisco Luis Correa delató a Margareth Chacón

La diferencia radica en que el esposo y el cuñado de Margareth sí aceptaron los cargos imputados por la Fiscalía de Colombia e incluso pidieron perdón, con lo que automáticamente se hicieron acreedores de una rebaja de hasta el cincuenta por ciento de su sentencia.

Aunque el hecho de que Margareth no aceptara los cargos parecería que puede empeorar su situación, en realidad sería parte de una estrategia mediante la cual ella solicite ser procesada como testigo del crimen, con lo que podría obtener aún más beneficios procesales, tal como lo hizo el articulador Francisco Luis Correa Galeano, quien fue el que delató a ella y a los hermanos Pérez Hoyos.

Los hermanos Pérez Hoyos y Margareth son los que recibieron desde Paraguay el pedido y la plata para mandar matar a Marcelo Pecci y quienes contrataron a Correa Galeano para que este organizara el atentado.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.