La fórmula que aplicó Carter para cuantificar nuestras pérdidas en Itaipú

Ingreso no percibido en Itaipú = energía del Paraguay cedida al Brasil, por el precio de mercado de la energía eléctrica en Brasil, menos los costos de mantenimiento, administración y financieros; menos los de transmisión y la suma recibida por compensación, es la fórmula que resolvió Miguel Carter en su pesquisa sobre Itaipú.

El politólogo paraguayo-norteamericano expuso la última semana las conclusiones de su investigación sobre la distribución de los beneficios de Itaipú en dos ocasiones, con gran afluencia de público: el jueves 22 en el Teatro de Las Américas, en un panel-debate que organizó la Asociación de Profesionales Paraguayos Egresados en los EE.UU., y el sábado 24 en la sede central del El Lector, invitado por la Escuelita Patriótica.

Carter, doctor en ciencia política y estudios latinoamericanos por la Columbia University de Nueva York, explicó al público que su trabajo tuvo como “inspiración principal” el método que había desarrollado el equipo del economista norteamericano Jeffrey Sachs.

Que durante el desarrollo del trabajo hizo numerosas consultas a los economistas que ayudaron a desarrollar el informe Sachs (2013).

Que como resultado de la aplicación de esta metodología surgió el “informe Sachs 2.0” y el informe DEMOS, que abarcó el período 1985-2016, ampliándolo con precios del mercado brasileño y con una mayor precisión en cifras mediante el acceso a otras fuentes.

“El avance científico es una carrera de postas”, dijo a los asistentes para que comprendieran que jactarse del producto de su trabajo no estaba en su ánimo.

En ese sentido, dijo que construyó una base de datos con informes de la propia Itaipú sobre producción y suministro de energía, así como sobre el costo del servicio de electricidad.

La base, además, incorpora datos de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (ANNEL) sobre el costo de transmisión de la energía de Itaipú. 

Para la obtención de los precios del mercado de energía eléctrica en Brasil recurrió a la Cámara de Comercialización de la Energía Eléctrica (CCEE) y al Instituto de Pesquisa Económica Aplicada (IPEA).

Admite que en los tramos en que faltaban algunos datos hizo “algunas estimaciones razonables”, más una amplia revisión de la bibliografía existente. 

De las conclusiones de Carter extraemos, a nuestro criterio, las más relevantes (vea los cuadros); por ejemplo, que en el lapso 1985-2016 nuestro país recibió en concepto de “compensación por energía cedida” US$ 4,3 mil millones, pero que por esa misma cantidad de energía cedida, si le hubieran pagado con los precios vigentes en el mercado mayorista brasileño, debió recibir US$, 36,9 mil millones, 54,5 mil millones con las cotizaciones del mercado de largo plazo de las hidroeléctricas; US$ 54,5 millones con los de los consumidores industriales, US$ 60,5 mil millones si les comparaba con los del mercado del petróleo y US$ 103,3 mil millones con los precios de la categoría residencial.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.