Cónsul de Paraguay fue condenado por corrupción y tiene su offshore

Un italiano que fue condenado por uno de los mayores escándalos de corrupción en su país natal figura hoy como cónsul honorario de Paraguay en el principado de Mónaco, además utilizó al bufete Mossack Fonseca para crear una offshore en Panamá.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/RG2WCQYWT5A43CIQWLANBDODYQ.jpg

El cónsul honorario de Paraguay en Mónaco, Carlo Sama –salpicado por uno de los mayores escándalos de corrupción en Italia durante la década de los 90–, es el beneficiario real de la empresa MIUNG DEVELOPMENT SA, creada en 2008 en Panamá con la finalidad de aparecer como propietaria de bienes raíces en el lujoso Principado de Mónaco, donde reside hace años.

Luego de que se desatara el escándalo mundial de los Papeles de Panamá, Sama decidió cambiar de agente registrado y abandonar a Mossack Fonseca. Los encargados de realizar las gestiones fueron los empleados de COGEFI SAM, un despacho europeo.

“¿Cuál es el problema?”

PUBLICIDAD

Fue en medio de ese intercambio de correos para realizar el traspaso de agentes que los representantes de Mossack Fonseca se percataron de los antecedentes de Sama. Los empleados de la sede central del bufete en Panamá alertaron a sus colegas en Ginebra, Suiza.

“Uno de los apoderados, Sr. Carlos Sama, apareció con resultados adversos”, alertaron los empleados de MF.

Según el reporte, Sama fue arrestado en 1993 por orden de un tribunal de Milán por un caso de corrupción por el que fue condenado dos años más tarde, en 1995 a pena carcelaria. 

“Con respecto al señor Sama, ¿cuál es el problema? Son historias viejas”, respondieron sus representantes.

Tanto era el apuro por el cambio de agente registrado para pasar de manos de Mossack Fonseca a Pardini & Asociados, otro estudio panameño, que los representantes de Sama llegaron a amenazar con demandas tanto en Panamá como en Suiza si no procedían cuanto antes con el cambio solicitado.

Del lujo a los problemas

De acuerdo a reportes periodísticos de los 90 de los diarios Independent del Reino Unido, New York Times de Estados Unidos y El País de España, Sama formó parte de los mayores escándalos de corrupción de Italia.

Sama está casado con Alessandra Ferruzzi, la menor de las hijas de la dinastía Ferruzzi, una familia que había construido el segundo mayor conglomerado empresarial en Italia. Sus negocios iban desde los alimentos hasta el petróleo, pasando por medios de comunicación, equipos deportivos y grandes extensiones de tierra en América Latina.

Carlo Sama era la mano derecha del líder del grupo empresarial, Raúl Gardini, cuando sobre el grupo Ferruzzi cayeron denuncias por supuestos sobornos a funcionarios públicos para la adquisición de una petrolera. Además se detectó que habían utilizado una empresa fantasma creada en Curacao, las Antillas Holandesas, para hacer desaparecer el equivalente a unos US$ 200 millones.

Además de sus multimillonarios negocios, la familia Ferruzzi era propietaria de innumerables propiedades en Sudamérica, algunas para vacacionar y otras para labores agrícolas. En la década del 70, en plena dictadura stronista, uno de sus miembros, Livio, adquirió casi 400.000 hectáreas en Paraguay. Sama es hoy uno de los propietarios de la firma Agropeco.

Los miembros de la poderosa dinastía llevaban una vida de lujos que se vio sacudida de pronto. The Independent cuenta que tras el escándalo, “el señor Sama se quejaba de no tener dinero suficiente siquiera para comprar gasolina”. 

Desde este gobierno

El vínculo entre Sama y el Gobierno paraguayo es poco claro.

El boletín oficial del Principado de Mónaco señala que el presidente Cartes nombró a Sama el 18 de noviembre de 2016 y el mismo se presentó ante el secretario de Estado de Mónaco en febrero de 2017.

Sobre su nombramiento no hay registro ni en la web de la Presidencia de la República ni en la de Relaciones Exteriores. Hay publicaciones de finales de 2017 en la web de Cancillería que hablan de él ya como cónsul honorario. Documentos revelan que el 13 de abril de 2016, el Ministerio de Relaciones Exteriores recibió un informe de Interpol sobre Sama. Recién vuelve a ser mencionado a finales de ese año, en un documento enviado a Sama por la embajada en Francia en la que habla de un “agreement” (acuerdo).

Revelaciones de Panamá

En Paraguay, Carlo Sama es presidente de la empresa Agropecuaria y Comercial del Paraná - Agropeco. Fue visto varias veces en eventos de alta sociedad y realizó trabajos con comunidades indígenas. Su nombre aparece en la nueva filtración de documentos de Mossack Fonseca compartida por el diario alemán Süddeutsche Zeitung con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ).

juan.lezcano@abc.com.py

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD