Viaje al pantanal, una aventura asegurada

Si aún no pudo visitar la zona del pantanal en el Alto Paraguay, estamos en la mejor época para llegar a esta lejana región del país, aprovechando la temporada de sequía, lo que hace que los caminos de tierra se encuentren en óptimas condiciones. Toda una aventura en medio de la agreste naturaleza.

Maravilloso atardecer en los palmares del Pantanal.
Maravilloso atardecer en los palmares del Pantanal.Carlos Almirón, ABC Color

La región de pantanal es bastante extensa y comprende parte de nuestro territorio, de Bolivia y en una mayor extensión el Brasil.

En nuestro país se extiende a lo largo del río Paraguay en un trazado de aproximadamente 450 kilómetros; se ubica en la zona del Alto Chaco, desde el distrito de Carmelo Peralta en el sur, llegando hasta el punto límite de la frontera en la zona norte en Bahía Negra.

A lo largo de todo este recorrido se pueden visualizar hermosos paisajes naturales, compuestos de una rica biodiversidad de flora y fauna silvestre, lo que hace que el traslado se convierta en una verdadera aventura por descubrir cada trayecto.

La falta de lluvias en la zona, hace que se produzca una acelerada bajante de las aguas del río, lo que posibilita la aparición de bancos de arena o islotes, sitios ideales escogidos por animales, como los yacarés y familias de carpinchos –considerados los mayores roedores–, para relajarse bajo el ardiente sol.

Cada tanto se pueden encontrar también grupos de nutrias, conocidas también como lobopé, jugando en las aguas del río, o simplemente buscando atrapar algún pez para su alimentación.

La gran cantidad de garzas en plena tarea de búsqueda de alimentos, como algún caracol, cangrejo o peces, es otra de las fascinantes atracciones naturales que a diario se observan en la zona del pantanal.

Este ecosistema constituye el humedal de agua dulce más grande de nuestro planeta, con una superficie aproximada de 340.500 kilómetros cuadrados de extensión total compartida entre nuestro país, Bolivia y Brasil.

Opciones para llegar

A esta remota zona se puede arribar de diferentes maneras, ya sea por tierra (en vehículos particulares) o a bordo de unidades del servicio de pasajeros que salen desde Asunción con dos frecuencias semanales. También se puede realizar el traslado mediante vuelos de aviones militares o –lo más placentero aún– a bordo de una embarcación.

Si decide viajar en un rodado particular, la mejor idea es llegar hasta la capital departamental, Fuerte Olimpo, distante unos 780 kilómetros de Asunción. En esta población se dispone de confortables posadas con precios accesibles, y se pueden alquilar embarcaciones menores para realizar viajes por la zona del pantanal.

Otro punto imperdible es Bahía Negra, distante 850 kilómetros de la capital de la República. Desde este lugar también se puede alquilar un bote y visitar la estación natural Los Tres Gigantes, administrada por la fundación Guyra Paraguay, ubicada en la misma triple frontera. En este punto se dispone de un pequeño hospedaje con cupos limitados, por lo que se debe hacer la reserva con antelación.

En esta última comunidad el servicio de transporte de pasajeros que llega desde Asunción solo tiene una frecuencia por semana, mientras que los miércoles se tienen vuelos de aviones del Transporte Aéreo Militar.

Esta última opción es un tanto complicada, ya que depende de la posibilidad de conseguir un billete, pues existe una alta demanda de pasajeros, y basta un pequeño aguacero para que ya no llegue el avión hasta Bahía Negra, donde se tiene una pista de aterrizaje de tierra.

En el histórico Aquidabán

Sin lugar a dudas la mejor opción para el visitante, si desea de verdad pasar unos días de aventura por la región del pantanal, es viajar a bordo de la emblemática embarcación Aquidabán, que parte los días martes desde Concepción hasta la lejana Bahía Negra, donde llega los viernes, y luego regresa por el mismo trazado.

La embarcación no es ningún crucero con lujos ni sobresaltos, pero posee el encanto para asegurar un recorrido muy placentero. Es todo un mercado flotante, ya que en su interior se puede encontrar cualquier tipo de productos, que son comercializados por varias vendedoras que viajan permanentemente, en cada puerto donde arriba el barco.

Posee pequeños camarotes con capacidad para 4 personas, y si no se logra conseguir esta comodidad, ya que son pocas, se pueden alquilar hamacas para disfrutar de horas de descanso en el recorrido.

Si opta por este medio, lo recomendable es llegar hasta la comunidad de Vallemí, en el departamento de Concepción, a través de un camino totalmente asfaltado, ya sea con vehículo propio o en colectivo, y desde allí abordar la embarcación los miércoles alrededor del mediodía.

A medida que se realiza el viaje aguas arriba, la embarcación se detiene en cada puerto de las comunidades, ya sea para bajar o alzar pasajeros, o simplemente para descargar mercaderías para los comercios. Estas paradas duran entre una y dos horas, tiempo ideal para que el pasajero pueda bajar y conocer a vuelo de pájaro cada poblado ribereño.

Desde la partida de Vallemí, las paradas se realizan en: Puerto Sastre, Carmelo Peralta, Puerto Guaraní, Fuerte Olimpo, Puerto Esperanza (comunidad de los ishir), y por último el destino, Bahía Negra.

Visitar la región del pantanal es aventura asegurada, es gozar de días en contacto con la naturaleza y, como ya dijimos, esta es la mejor época para hacerlo. La invitación está hecha y solo depende de que se decidan.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05