Hacia un amor más sano

Ya se sienten corazones, flores y bombones en el ambiente; es que está cerca el Día de los Enamorados o San Valentín. Algunos pasarán el día recibiendo uno de estos regalos o más, otros añorarán a alguna pareja del pasado o estarán conociendo a alguien nuevo.

Pareja de enamorados.
Pareja de enamorados.Shutterstock

Quien más, quien menos alguna vez estuvo enamorado, y también le rompieron el corazón en más de una ocasión, ¿cómo construir un amor más sano? Son muchas las aristas que envuelven a este tema y para entenderlo un poco más, en vísperas del Día de los Enamorados, hablamos con varios expertos en la materia.

Del deslumbramiento al amor

Al comienzo suele haber una fascinación por el otro, es la idealización de la fuente de amor por medio de la admiración, que caracteriza a la primera fase de conocimiento y enamoramiento, cuando se produce la sensación de encantamiento y deslumbramiento hacia alguien, desencadenando sensaciones físicas de placer que producen felicidad, o bien un camino al desengaño al contrastar las expectativas versus realidad, explican las profesionales Rocío Estigarribia, Lic. en Sicología Clínica, y Mónica Britos, Mag. en Sicología Clínica.

“Existen suposiciones teóricas contrapuestas: mientras algunas afirman que la idealización es una fuente de satisfacción y una forma de evitar el conflicto dentro de las relaciones, otras dicen que la idealización impide que haya un conocimiento real de la pareja, lo que dificulta la adaptación” (McNulty y Karney, 2004).

El amor pasaría por distintas etapas; bien es sabido que al empezar el romance uno se fija más en lo positivo del otro, pero el tiempo pasa y algunos desacuerdos aparecen. El objetivo es llegar a la etapa de la “tranquilidad” o sensación de que la estabilidad está presente en la pareja, pero ¿cómo llegar a ella?

Son varios los teóricos que hablan del amor; ambas profesionales citan a Robert Sternberg (1989), quien describe al amor como una emoción intensa y agradable que caracteriza al estado afectivo experimentado por una persona que siente atracción hacia el objeto de su amor. Este concepto de amor va de la mano con algunos ingredientes inseparables de este, como la intimidad, pasión y compromiso, siempre dependiendo de características socioculturales y modelos de aprendizaje y vivencias propias de cada pareja en cuestión, explican.

Más info

Facebook: Atención en Centro Psicológico Jerovia

¿Cuán importante es el componente sexual en una relación de pareja?

El sexo, además de ser una necesidad humana que genera bienestar, más allá del componente reproductivo, aporta su cuota en el desarrollo y crecimiento de la pareja, tanto para reforzar el vínculo como para permitir un espacio de conocimiento mutuo más profundo, explica la Lic. en Sicología Clínica Rocío Paredes, quien además está diplomada en Sexología Clínica y actualmente se encuentra en proceso de tesis para el grado de magíster en Sicología Clínica.

La misma aclara que el sexo es muy importante en una pareja, pues representa un modo de comunicación más íntimo, con el que se expresan temores, deseos, placeres. Si se trata de una relación de pareja estable y con proyección a futuro contribuye a generar una conexión emocional más fuerte. En otro tipo de relaciones de pareja, como el caso de los “amigos con derecho” o los que aún no tienen un título formal, las conductas sexuales permiten que cuanto más placenteras y satisfactorias sean para ambos, el tiempo de estar juntos sea más duradero, enfatiza.

Admiración y compañerismo sin conexión sexual

Muchas veces hay admiración intelectual, compañerismo y amor, pero no se logra la satisfacción sexual, ¿por qué sucede esto? Para explicarlo, la experta recurre a la Teoría triangular del amor de Robert Sternberg; él señala que para consolidar una relación de pareja debe haber tres componentes: intimidad, pasión y compromiso. Intimidad se refiere a la confianza de mostrarnos al otro tal cual somos, pasión al deseo sexual propiamente dicho y, el compromiso, es el tiempo que decidimos estar juntos.

Habla de una serie de combinaciones que dan como resultado varios tipos de amor. “En realidad, pienso que el mundo de las relaciones puede ser bastante complejo, toda pareja puede evolucionar, crecer y también romperse, cada uno elige con quién permanece de acuerdo a una diversidad de factores que van desde lo histórico, cultural, hasta lo biológico donde ubicamos al amor (desde una teoría cientificista, con una explosión química de las hormonas del placer cuando se está enamorado)”, agrega Paredes.

Puede existir amor sin sexo, así como el sexo sin amor; muchas veces la fórmula de la satisfacción depende de las necesidades y expectativas que, a su vez, van cambiando con el tiempo, y es por ello que a veces las parejas con más años juntos sienten la necesidad de reinventarse o recuperar esa llama perdida del deseo y la satisfacción para continuar, dice.

La especialista añade que, hoy en día, las parejas con poco tiempo juntas llegan también a manifestar la pérdida del deseo sexual a los pocos años de formalizar, debido al estrés, el estilo de vida y las complicaciones que trajo consigo la pandemia.

“Por supuesto, influyen las creencias de cada uno sobre el sexo; es decir, qué lugar ocupa o qué tan importante es en la vida de uno (algunos consideran que se puede convivir igual sin sentir deseos sexuales). Además de los prejuicios o las culpas que algunas personas pueden llegar a desarrollar equivocadamente sobre la sexualidad”.

Hacia una sexualidad sana y feliz

La responsabilidad de cada uno es ser feliz, en lo personal y profesional, y eso abarca varios aspectos, pero muchas veces se deja de lado el permitirse disfrutar de una vida sexual plena y satisfactoria. ¿Cuándo es momento de acudir a una consulta de sexología clínica?

Cada uno debería conocer su cuerpo y sus necesidades y si hay alguna duda no quedarse con ella, sino preguntar, informarse y, por supuesto, buscar ayuda, recomienda la profesional y aclara que los trastornos que requieren de un diagnóstico y tratamiento son la falta de deseo, excitación o rechazo sexual, la disfunción eréctil, eyaculación precoz, eyaculación retardada, vaginismo, disfunción orgásmica, entre los más conocidos.

La consulta puede ser individual o en pareja, teniendo mejores resultados el tratamiento cuando el compromiso de tratar aquello que está impidiendo el bienestar o satisfacción sexual se asume de a dos, comenta.

Consejos para una sexualidad saludable en la vida de a dos

Sin importar la edad o los problemas, siempre hay algo que aprender y poner en práctica para mantener una vida sexual saludable con la pareja. La especialista en el tema propone algunas recomendaciones:

1. Aprovechar el tiempo juntos para hablar, conocerse, compartir fantasías, disfrutarse mutuamente. Conocer lo que se quiere y no se quiere hacer sexualmente con la pareja, y respetar los acuerdos.

2. Darse un tiempo de desconexión (del trabajo, celulares, del mundo externo) y un tiempo de presencia (estar presente en mente y cuerpo), siempre y cuando no sea una relación a distancia.

3. La comunicación es clave. Hablar con la pareja sobre la sexualidad sin miedo a ser juzgado por el otro (abarca muchos aspectos: desde el erotismo, los valores, creencias actitudes, comportamientos).

4. Combatir la rutina, procurar hacer juntos cosas nuevas (desde volver a las citas románticas o ensayar una forma divertida de ir al supermercado o regalarse una sorpresa cada fin de semana, sin que necesariamente deba ser algo material caro). Puede ser algo simbólico como el desayuno en la cama, flores, cada pareja sabe qué cosas podría hacer diferente para que el resultado sea pasar un momento agradable y espontáneo juntos.

5. La vida sexual en armonía requiere vitalidad de ambas partes. Para ello es bueno descansar, reponer energías tras largas jornadas laborales, alimentación saludable, etc., para que a la hora del disfrute ambos puedan estar en sintonía y con fuerzas.

Más info

@crecer_consultorapsicologica

Claves para una sana relación de a dos

El amor tiene un componente emocional –el deseo– y otros tres componentes, lo racional, lo volitivo y lo ético, explica Osvaldo González, sicólogo clínico, magíster en acompañamiento sicoespiritual y terapeuta de adolescentes, adultos, parejas y familias. “Desde lo racional, analizamos lo conveniente o no de una relación, y desde lo volitivo, decidimos y mantenemos o no nuestra decisión para establecer una relación amorosa con alguien. Finalmente, desde lo ético, nos comprometemos con la otra persona de acuerdo a nuestros propios valores y principios en cuanto al amor”, señala.

Para que el amor sea sano, se necesita algo esencial: la libertad, aclara el especialista y agrega que sin libertad para desear, para pensar y decidir es imposible amar sanamente. Personas que tienen miedo a estar solas, y desde ese miedo deciden relacionarse con alguien que las trata mal, no están ante un caso de amor, advierte.

La pareja debe darse tiempo para conocerse, hablar de sus historias, de heridas emocionales, de sus miedos, sueños, frustraciones. Para eso hace falta intimidad, y esta se construye desde el respeto y la empatía hacia el otro.

También el espacio propio es fundamental para que una relación de pareja sea sana. Aunque no todas las personas lo necesitan en la misma cantidad. Cada pareja debe encontrar un punto de equilibrio; la pareja debe funcionar como una unidad, pero sin que ambas personas que la componen pierdan su identidad y su propia vida, dice.

Algunas señales pueden indicar que algo no anda bien en la pareja, como la disminución de la frecuencia en las relaciones sexuales, evitar compartir tiempo con el otro, peleas frecuentes y que van subiendo de tono, entre otras. ¿Es momento de acudir a terapia de pareja? El experto indica que siempre es bueno acudir a terapia de pareja, ya que a terapia se va no solo por problemas, sino también para ver qué se puede mejorar. Además, todos tienen algo por sanar, y sin tratamiento esto se traduce en problemas de pareja.

Más amor, por favor

Lo ideal luego de una decepción amorosa es darse tiempo para uno mismo, para estar mal, para llorar y extrañar a la persona que se fue; no es una carrera y no hay tiempos establecidos para superar algo así. “Cada persona debe atravesar, a su modo, a su tiempo, su duelo por ese amor que se tuvo. Este tiempo a solas también debería servir para analizar lo que pasó en la relación anterior de manera a fortalecer aquellos aspectos de uno mismo que quizás falten reordenar o sanar. La terapia es un espacio ideal para poder realizar esto”, enfatiza.

Sin embargo, no existe un momento en que se pueda decir “ahora sí, estoy listo para una nueva relación”, pues cada proceso humano es diferente; muchas personas, luego de una decepción amorosa, no se dan la oportunidad de estar con alguien porque no se sienten listas, pero eso puede ser una trampa, aclara el sicólogo.

Para alimentar la buena onda en una relación que está comenzando, recomienda tomarse el tiempo necesario para conocerse a un nivel más profundo, siendo sinceros acerca de qué tipo de relación desean, hablarlo y aclararlo todas las veces que haga falta.

Más info

Web: https://osvaldogonzalezrelacioneshumanas.com/

Facebook: Osvaldo González Relaciones Humanas

Instagram: https://instagram.com/ogrelacioneshumanas

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.