Mendoza en Vendimia (4)

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/ILPENQUFYBDGLNVR7HOGP5I6MA.jpg

Al llegar, ya era el final de la tarde; tras algunos inconvenientes, con parte del grupo en poder ocupar sus dormitorios, fue haciéndose la noche, por lo que tuvimos el placer de ver desde la altura del Valle de Uco, como todo iba poniéndose oscuro y las luces iban encendiéndose en el horizonte. Una vista espectacular que además fue beneficiada con una hermosa luna. Marcada estaba la hora del encuentro para ir a cenar en grupo; como siempre, la atención fue muy agradable y, sobre todo, probamos excelentes vinos. Algunos de ellos los descubrimos esa noche, como el caso de su vino de alta gama Primus, esta vez en la cepa Chardonnay, que fue toda una sorpresa. Llegada la medianoche, fuimos todos a descansar, ya que al día siguiente tendríamos muchísimo que visitar y conocer (cuatro bodegas en total).

¡Llegó el gran día! 

Era una mañana de aquellas espectaculares, lindo sol y excelente clima. Comenzamos con un buen desayuno y a las 10:00 teníamos marcada la visita a la Bodega Salentein (cuyos vinos son importados en el Paraguay por El Imperio SRL). Como siempre, moverse en grupo es algo difícil, así que llegamos cinco minutos atrasados y nuestro guía, “Beto”, ya nos aguardaba en compañía de una pareja de brasileños, quienes nos acompañaron, y puedo certificar que se divirtieron mucho con nosotros.

PUBLICIDAD

Visitar esta bodega, que hoy día ya tiene 20 años, impresiona, sea por donde sea: su arquitectura, la majestuosidad del edificio, los detalles técnicos para elaborar los vinos; todo —pero absolutamente todo— es de primer nivel, y el estar en el medio de esta fantástica “catedral del vino” lo hace a uno imaginarse lo buenos y ricos que deben ser sus vinos. 

Fuimos recorriendo la bodega, todo a 12 metros bajo tierra, hasta llegar a la sala donde se van guardando los vinos de las viejas añadas, un verdadero museo de vinos de la Bodega Salentein. Allí nos esperaba una mesa, montada como si fuera un altar, y ahí ya a todos, por más que eran las 10:45, ¡ya se nos hacía agua la boca! y estábamos listos para, un día más, probar y degustar los vinos de Mendoza.

Degustación

Comenzamos con un vino blanco, Numina, de un corte viognier con Chardonnay, que realmente estaba exquisito y, para mí, fue uno de los grandes descubrimientos en este viaje. Lastimosamente, este vino aún no llega a nuestro mercado, pero, de seguro, no demorará mucho en estar presente. 

El segundo era el Salentein Reserva Pinot Noir, un vino elegante y muy sedoso, una excelente opción para nuestro mercado, creo yo, si les gusta el vino tinto no muy fuerte. 

Ya el tercer vino fue un Numina Gran Corte Blend tinto, más apreciado por los conocedores gracias a su blend, que lo hace muy interesante, tanto aromática como gustativamente. 

Por supuesto, no nos retiramos sin que descorcharan aquel vino que muchos llamamos “Súper Premium” o “ícono”: el Gran VU “Valle de Uco” Blend 2013, elaborado con uvas Malbec y Cabernet Sauvignon y con más de 30 meses de barrica de roble francés nuevo. Para poder disfrutarlo en todo su esplendor, estuvo decantado por más de una hora.

Como siempre, la pasamos regio, se disfrutó, se probaron las uvas, los vinos, y creo que muchos quisieran repetir la experiencia.

Apreciados lectores, hasta el próximo sábado, les continuaré contando las aventuras por Mendoza en la época de vendimia, y espero verlos en la Gran Feria Ñam organizada por la ARPY (Asociación de Restaurantes del Paraguay) los días 17 y 18 de abril, en los salones de eventos del Paseo La Galería. ¡Salud!

Fotos: Fabiola Gayet.

oligayet@hotmail.com

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD