#31M: El día de la quema del Congreso Nacional y un brutal asesinato

A instancias del entonces presidente Horacio Cartes, un grupo de legisladores pretendía modificar la Constitución Nacional para permitir la reelección presidencial. La ciudadanía, indignada ante una inminente violación de la carta magna, reaccionó, protagonizando una insólita quema del Congreso, la cual tuvo una respuesta policial que derivó en el asesinato de un joven dentro de la sede del principal partido político de oposición.

El 31 de marzo del 2017, la ciudadanía reaccionaba ante un intento de violación constitucional y protagonizaba una insólita quema del Congreso.
El 31 de marzo del 2017, la ciudadanía reaccionaba ante un intento de violación constitucional y protagonizaba una insólita quema del Congreso.

El 31 de marzo del 2017, diputados intentaron sancionar de manera sorpresiva la enmienda constitucional para habilitar la reelección presidencial del entonces mandatario colorado Horacio Cartes y el exjefe de Estado, miembro de la oposición, Fernando Lugo.

Rápidamente, cientos de manifestantes empezaron a congregarse y, al grito de “dictadura nunca más” incendiaron la sede del Congreso.

Fotografías de la quema del Congreso de la Nación del Paraguay fueron publicadas en los diarios más importantes del mundo. Esa tarde y parte de la noche, los manifestantes tomaron el palacio legislativo y la sede del Partido Colorado, ocasionando destrozos también en muchas calles del microcentro, mientras eran reprimidos violentamente por la Policía, que llevó a cabo violentas detenciones y hasta protagonizó torturas que luego fueron denunciadas.

Luego de que se calmara la situación cerca del Congreso y ya en horas de la noche, un grupo de policías ingresó violentamente a la sede del PLRA y asesinó al joven líder liberal, Rodrigo Quintana.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.