COVID-19: obesidad también es un factor de riesgo

La obesidad también incrementa el riesgo de sufrir consecuencias graves cuando se contrae coronavirus, de acuerdo a un estudio de investigadores asociados a la Universidad Johns Hopkins, Estados Unidos, y publicado en la revista científica The Lancet. Es por ello que las autoridades sanitarias recuerdan la importancia de tratar el sobrepreso.

https://cloudfront-us-east-1.images.arcpublishing.com/abccolor/UTRRMYLDJNAFPHP4TKY66PEENI.jpg

El sobrepeso es el factor de riesgo más subestimado que impacta en todo el mundo y en gran medida a la población joven que contrae COVID-19, destacó la nutricionista Rocío Argüello, del Departamento de Obesidad Humana del Hospital de Clínicas.

La profesional recordó que la revista científica The Lancet publicó un estudio que concluyó que la obesidad es un factor de riesgo que se suma a los grupos vulnerables, como las personas adultas y las que cuentan con enfermedades de base como diabetes o hipertensión, informó la periodista de ABC Lorena Aponte.

“Pensamos al comienzo que afecta más a los adultos mayores y sobre todo eran ellos los que más entraban en terapia. Este estudio, que se hizo en 265 personas, vio que realmente los jóvenes están protegidos si no tenían obesidad. Es decir que la obesidad empeora la situación; es una de las comorbilidades de riesgo para, digamos, el mal pronóstico del COVID-19”, señaló Rocío Argüello.

Desde el Departamento de Obesidad Humana de Clínicas, los nutricionistas insisten en el tratamiento del sobrepeso para prevenir complicaciones en caso de que una persona contraiga el nuevo coronavirus.

PUBLICIDAD

Lea también: Elaboran protocolo para atender a pacientes con obesidad ante riesgo por COVID-19

“Lo ideal sería una alimentación saludable (...) Nosotros lo que hacemos en el consultorio en el día a día es la educación nutricional. Educamos al paciente en una alimentación saludable”, dijo la nutricionista Argüello.

Nota relacionada: Los hombres obesos, víctimas muy frecuentes del coronavirus

El estudio científico publicado en la revista científica británica The Lancet fue liderado por el argentino Oscar Cingolani, médico y director del Centro de Hipertensión Arterial y de la Unidad de Cuidados Críticos Cardiovasculares del hospital Johns Hopkins de la universidad estadounidense del mismo nombre y ubicado en Baltimore, Maryland.

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD