Mazzoleni afirma que hay varias negociaciones en torno a vacunas y, a más tardar, llegarán en mayo

El ministro de Salud, Julio Mazzoleni, aseguró que están negociando de varias maneras la compra de las vacunas contra el COVID-19 y Salud puede hacer una adquisición directa gracias a la nueva ley. No quiso dar fechas estimativas, pese a que países vecinos ya están realizando las jornadas de inmunización, pero aseguró que en el peor de los casos llegarían en mayo. Recalcó que la distribución será gratuita y priorizando a los grupos vulnerables.

El ministro recordó que se va a priorizar a los grupos vulnerables.
El ministro recordó que se va a priorizar a los grupos vulnerables.shutterstock.com

Mazzoleni brindó una serie de argumentos relacionados a por qué se retrasa la compra de las vacunas contra el COVID-19, siendo que países vecinos como Argentina ya están inmunizando a sus habitantes.

Aseguró que están negociando directamente con muchas de las farmacéuticas que ya tienen etapas más avanzadas y recordó que gracias a la modificación de la Ley de Vacunas se puede hacer una compra directa.

“Nuestra intención es llegar al primer trimestre del año”, señaló y agregó que, en el peor de los casos, las dosis llegarían en mayo.

Indicó que uno de los problemas para la adquisición es la producción de las vacunas, puesto que las farmacéuticas pueden producir cantidades limitadas que distribuyen a los países dependiendo de los niveles de prioridad.

“Cuando hacemos acuerdo por fuera del mecanismo Covax, la premisa es que puedan proveernos antes de mayo”, agregó.

Además, Mazzoleni indicó que en el caso de Bolivia ya recibieron las dosis porque el país forma parte de las naciones beneficiadas con vacunas gratuitas del mecanismo Covax y también tienen acuerdo directo con el fondo ruso para las vacunas Sputnik.

Lea además: Países vecinos ya iniciaron vacunación pero para Salud el avance es que las dosis llegarían en marzo

Confidencialidad hasta la firma del contrato

El ministro señaló que las compañías piden la firma de acuerdos de confidencialidad que indican que no se puede dar a conocer la negociación hasta la firma del contrato.

Sin embargo, adelantó que ya hablaron con todas las que están en la fase tres y aprobadas para uso de emergencia, como las de Oxford, Aztrazeneca, la Sputnik, Pfizer, Moderna y también una china.

Sobre la cantidad de dosis que se va a comprar, recalcó que en principio a nivel mundial se apunta a inmunizar primero a la población más vulnerable, que implica el 20% del total a nivel país; es decir, Paraguay requerirá alrededor de un millón y medio de vacunas en esta primera etapa.

Señaló que es imposible, logísticamente hablando, adquirir dosis para el total de la población nacional y es algo que ocurre en el mundo entero. “Ni las potencias más grandes del mundo lograrán vacunar a toda su población antes de fin de año”, aseveró.

Sector privado

Por otra parte, aseguró que el sector privado podrá distribuir las vacunas, pero deberá respetar el criterio de prioridad en el cual primero deberán inmunizarse los trabajadores esenciales y los pacientes de riesgo y de la tercera edad.

Es decir, inicialmente ni siquiera el sector privado podrá aplicar las vacunas a nadie que no forme parte de la población de riesgo. Eso se debe a la cantidad de dosis que estarán disponibles en la primera etapa.

Nota relacionada: COVID-19: Dudas sobre los efectos adversos de la vacuna

Efectos leves

Por otra parte, recordó a la ciudadanía que la mayoría de los llamados efectos adversos de la vacuna son muy leves y hasta el momento no hay registros de síntomas graves tras la aplicación de la dosis contra el COVID-19.

“Grandes enfermedades que generaron incluso más estragos están eliminadas de la faz de la Tierra gracias a las vacunas. Cuando escuchamos reportes de efectos colaterales son casi en un 100% leves (…) Son vacunas seguras. El beneficio frente al riesgo es abrumadoramente superior”, aseguró.

Lea también: Denuncian “descontratación masiva” de médicos en IPS

Crisis en IPS

En otro momento, el ministro de Salud habló sobre la crisis generada por la descontratación masiva en el Instituto de Previsión Social. Dijo que esperan que el problema se solucione ya antes de que los médicos decidan iniciar una huelga que afecte el servicio.

Aseguró que intentarán mediar desde el Ministerio de Salud, debido a que es una de las funciones que les compete como institución rectora de todo el sistema público, más allá de la independencia que posee el IPS.

“Confiamos en que a través del diálogo, sin necesidad de que se tome una medida de fuerza, se pueda llegar a una solución”, declaró.

Cabe recordar que el último día del año unos 60 profesionales del IPS recibieron la información a través de grupos de WhatsApp de que sus contratos no iban a ser renovados para 2021. Como no recibieron ninguna notificación oficial, acudieron a trabajar pero se encontraron con que sus datos habían sido borrados del reloj biométrico.

Le puede interesar: Afirman que son “castigados” por reclamar mejores condiciones laborales

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05