Transportistas, molestos porque no cobrarán por buses chatarra

El viceministro de Transporte, Víctor Sánchez Chamorro, informó este sábado que el Gobierno decidió mantener el precio del pasaje ya con la nueva tarifa técnica porque decidió no subvencionar, de momento, la flota total de colectivos del Área Metropolitana, excluyendo a los buses chatarra y los que no están operativos. Esto molestó a los transportistas, que abandonaron una reunión entre las partes en la mañana de este sábado.

Los transportistas ya no cobrarán por los colectivos chatarra o los que no estén operativos y por eso se puede mantener el precio del pasaje, informó este sábado el viceministro Víctor Sánchez.
Los transportistas ya no cobrarán por los colectivos chatarra o los que no estén operativos y por eso se puede mantener el precio del pasaje, informó este sábado el viceministro Víctor Sánchez.

El viceministro de Transporte, Víctor Sánchez dio detalles este sábado del por qué el Gobierno decidió mantener el precio del pasaje a pesar de la suba de combustibles. Explico que, para fijar la tarifa técnica – en la que se está trabajando hace unos meses y que ya está terminada – se tienen en cuenta varios datos que fueron sistematizados desde la implementación del billetaje electrónico.

“El Gobierno ha determinado, para tranquilidad de todos, que el pasaje no va a subir. El subsidio será para el pasajero. Tuvimos una reunión con los gremios del sector del transporte en donde expusimos los criterios que tuvimos para estructurar esta tarifa técnica”, dijo Sánchez en una conferencia de prensa virtual dada alrededor del mediodía de hoy.

“Les explicamos que aquí se encuentran estos valores, que son valores prácticamente cerrados, valores que vienen del Centro de Control y Monitoreo, valores que podemos ir cruzando con otras bases de datos para poder determinar, por ejemplo, la cantidad y edad de la flota operativa y, en base a eso, trabajar en la depreciación y remuneración de las máquinas”, añadió.

Esencialmente, lo que el viceministerio explicó fue que, a raíz de estos datos y una inspección a las terminales de las empresas, se detectó que los transportistas declaran por unidades descompuestas, pero que ya son casi irrecuperables y de nada les servirá el subsidio para repararlas. Además, muchas de ellas, que estaban en condiciones, tampoco circularon, lo que se conoció como “reguladas”.

En consecuencia, los transportistas se molestaron. “Ese fue el momento en donde tuvimos una diferencia conceptual con el sector transporte, porque ellos pretenden que toda su flota registrada sea depreciada y sea remunerada. Como Gobierno tomamos la postura de remunerar solo aquellas flotas que estuvieron en operativo. Esta tarifa puede ser variable en el tiempo y puede ser estudiada cada dos meses”, detalló, adelantando así que el precio del pasaje podría cambiar si es que los transportistas no aplican las reguladas o si realizan mejoras en sus flotas.

Como dato curioso, el viceministro contó que los representantes del sector transporte se levantaron y abandonaron la reunión por esta molestia y el encuentro tuvo que ser suspendido.

“Entonces, aquellos buses que salen a operar evidentemente entrarán dentro de la planilla, cosa que no le gustó para nada al sector transporte (…) ¿cómo vamos a pagar por esas máquinas que prácticamente ya no van a entrar en operación? Nuestra decisión es no ceder en este ítem”, se reafirmó Sánchez, quien contó que el próximo lunes está prevista otra reunión con el consejo asesor para avanzar en la aplicación de la tarifa técnica.