En tres meses, ACA-EP recorrió 284 kilómetros, cometió ocho golpes y mató a tres civiles

El grupo terrorista ACA-EP, que secuestró y ejecutó al joven Jorge Manuel Ríos Barreto (24), lleva cometidos ocho golpes en este año 2021, entre ellos tres asesinatos y otros dos intentos de secuestro. Los sanguinarios criminales, literalmente, se pasearon durante los últimos tres meses por casi todo el departamento de Concepción, recorriendo nada menos que 284 kilómetros, siempre burlando al CODI, que sin embargo afirma tenerlos “controlados”.

Leticia Jara Larrea (fallecida), Antonio Ramón Bernal Maíz (muerto), Feliciano Bernal Maíz (prófugo) y Hugo Bernal Maíz (buscado), los primeros jefes de la ACA-EP.
Leticia Jara Larrea (fallecida), Antonio Ramón Bernal Maíz (muerto), Feliciano Bernal Maíz (prófugo) y Hugo Bernal Maíz (buscado), los primeros jefes de la ACA-EP.

Cuando fue refundada, en el año 2019, la Agrupación Campesina Armada – Ejército del Pueblo (ACA-EP) estaba conformada solo por cuatro miembros, que eran Leticia Jara Larrea (tenía 19 años), Antonio Ramón Bernal Maíz (27), Feliciano Bernal Maíz (21) y Hugo Bernal Maíz (20).

Estos cuatro fueron echados de la otra banda terrorista, Ejército del Mariscal López (EML), porque uno de los hermanos Bernal Maíz embarazó a Lourdes Teresita Ramos Ramírez, quien es la hija del líder de dicha banda, el exdirigente campesino Alejandro Ramos Morel. Este último, por su parte, había sido expulsado del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en el año 2015 con toda su familia, conformada por su esposa Lourdes Bernarda Ramírez de Ramos y sus hijos Alejandro Antonio y Lourdes Teresita.

Volviendo a Leticia Jara Larrea y los tres hermanos Bernal Maíz, estos perpetraron su primer golpe como ACA-EP el 21 de abril de ese mismo año 2019, cuando atacaron el casco central de la estancia Oro Verde, en el municipio de Arroyito.

Sin embargo, menos de un mes después, Leticia Jara Larrea cayó abatida por el Comando de Operaciones de Defensa Interna (CODI) en un enfrentamiento en jurisdicción de Horqueta.

El 18 de octubre de 2019, la ACA-EP detonó una bomba contra una camioneta de la estancia Santa Silvia, aunque afortunadamente este atentado no produjo víctimas fatales. Sucedió el 18 de octubre de 2019, en Horqueta.

Posteriormente, colocaron una bomba en una propiedad de la conocida familia Barboza Vera, dedicada a la producción de soja, en Loreto. El explosivo, afortunadamente, fue neutralizado antes de que estallara. Fue el 11 de noviembre de 2019.

Otro duro golpe propinó el CODI a la ACA-EP el 11 de junio de 2020, cuando los militares y policías eliminaron al que hasta ese día era el cabecilla, Antonio Ramón Bernal Maíz, quien cayó en un enfrentamiento en zona de Loreto, cerca del camino que lleva a Paso Barreto.

Desde entonces, los hermanos Feliciano Bernal Maíz (ahora tiene 23 años) y Hugo Bernal Maíz (22) quedaron solos, aunque supuestamente incorporaron como miembros de su banda a los también hermanos Elizandro Balbuena Marís (21) y Laubrindo Balbuena Marís (19), oriundos de la ciudad de Puentesiño. Las casas de estos dos últimos fueron allanadas el lunes último en dicho distrito fronterizo.

Así, los hermanos Bernal Maíz, los hermanos Balbuena Marís y otros dos a tres jóvenes aún no identificados serían los responsables de la serie de ataques cometidos por la ACA-EP en los últimos tres meses.

Por ejemplo, el 28 de marzo de 2021 quemaron el retiro Campo Natural de la estancia San Jorge, en Arroyito. Este hecho se produjo en la misma zona donde fue secuestrado el policía Edelio Morínigo, aunque fue al otro lado de la Ruta PY05.

El 2 de abril de 2021 asesinaron al discapacitado Celso Torales Acosta (52), en un intento de secuestro, en Paso Mbutu. La víctima, quien tenía síndrome de down, iba como acompañante en una camioneta manejada por su sobrino, quien aparentemente era el objetivo de los terroristas.

El 18 de abril de 2021, ocurrió el ataque al casco central de la estancia Reunidas, en Horqueta. Fue en el establecimiento contiguo a la estancia San Francisco de donde fue secuestrado en 2016 el hasta ahora desaparecido Félix Urbieta.

El 22 de abril de 2021, aparecieron en el retiro Campana de la estancia Diamante, en Paso Barreto. Este establecimiento queda al lado del Rancho Z, de donde fue secuestrado en 2009 el ahora senador Fidel Zavala.

El 25 de abril de 2021, acribillaron y quemaron la subcomisaría 20° de Frontera Curuzú Ñu, en Loreto. Dos policías que estaban de guardia resistieron el embate y lograron hacer retroceder a los malvivientes.

El 12 de junio de 2021, asesinaron al peón brasileño Jonás Fernando Alves (38), en un ataque a la estancia San Jorge, en Puestesiño. En realidad, los criminales pretendían secuestrar al hijo del dueño de la estancia, pero este escapó al iniciarse el tiroteo. Por error, los terroristas se llevaron retenida a la esposa de Jonás Fernando Alves, quien fue liberada cinco días después.

El 18 de junio de 2021, los mismos malvivientes aparecieron en un retiro de la estancia Machuca Cue, que fue incendiado, en Paso Barreto.

Y el 28 de junio de 2021, cometieron el secuestro y posterior asesinato del joven Jorge Manuel Ríos Barreto (24), quien fue llevado de la estancia Dos Hermanos, en Puentesiño, pero que apareció ejecutado a siete kilómetros de distancia, a orillas del río Apa, pero en el lado brasileño.