Tras denuncia de irregularidades, la Contraloría auditará la INC

La Contraloría General de la República (CGR) confirmó que en septiembre iniciará una auditoría general a la INC, tras denuncias de irregularidades en la administración del presidente de la empresa, Ernesto Benítez.

Molino de US$ 12 millones que entregó Engineering a la INC está en estas condiciones y piden intervención de la Contraloría en la empresa estatal.
Molino de US$ 12 millones que entregó Engineering a la INC está en estas condiciones y piden intervención de la Contraloría en la empresa estatal.Archivo, ABC Color

El Sindicato de la Industria Nacional del Cemento (INC) de Trabajadores Turnistas confirmó hoy a ABC que ya recibieron una respuesta del contralor Camilo Benítez, para iniciar una intervención en la empresa estatal, luego de las denuncias de irregularidades en el manejo de la cementera.

Se cuestiona principalmente la escasa producción y, además, el pésimo estado de las máquinas que le costaron millones a la cementera. A través de una nota, con fecha del 8 de julio, el titular de la CGR señaló que el organismo de control ya dispuso a través de una resolución la realización de una auditoría financiera y de cumplimiento a la empresa del Estado, lo cual se iniciará en septiembre de este año.

Vale señalar que miembros del sindicato señalaron que el actual titular de la cementera blanqueó a la empresa Engineering (de Juan Andrés Campos Cervera), por recepcionar el cuestionado molino de US$ 12 millones que la “superproveedora” entregó a la empresa del Estado y que sigue con serios problemas hasta la fecha.

Justamente, los funcionarios de la cementera denunciaron hechos de corrupción que son de “público conocimiento”, como los faltantes de las materias primas utilizadas en la INC, el nepotismo imperante por la ubicación de familiares de los miembros de otros sindicatos, para que estos hagan caso omiso a la situación de la empresa y, sobre todo, en la mala administración del actual.

Señalaron que a más de dos años de gestión de Benítez, la INC ni siquiera se encuentra produciendo las cantidades mínimas de su capacidad productiva lo que llevará a la empresa a quiebra técnica y, en consecuencia, a su quiebre financiero poniendo en grave riesgo el puesto laboral de cientos de trabajadores y sus respectivas familias en forma directa e indirecta.

Entre las anomalías que son denunciadas constantemente por los obreros de la empresa se puede mencionar que el molino 1 de Villeta dejó de funcionar desde noviembre del año pasado y que el molino 2, proveído por Engineering, que se instaló como parte de la inversión de US$ 80 millones de los bonos soberanos en la cementera, tampoco funciona como debería.

Pero los problemas no solamente se registran en Villeta, también en Vallemí, donde el horno nuevo no produce lo que se esperaba. “Antes de la inversión producía 2.100 a 2.300 toneladas (de clínker) en 24 horas, después de la inversión de US$ 80 millones ahora está produciendo 1.600 a 1.800 toneladas en 24 horas”, resaltó un trabajador de la empresa.