Con frío y hambre, más de 500 niños indígenas deambulan por la capital

Desamparados, enfrentando el frío intenso y el hambre bajo precarias carpas. Así se encuentran nuevamente más de 500 niños y adolescentes indígenas en diferentes espacios de Asunción. Las autoridades se lavan las manos.

Niños indígenas pasan necesidades en las narices de instituciones que deberían velar por su protección.
Niños indígenas pasan necesidades en las narices de instituciones que deberían velar por su protección.SILVIO ROJAS

La presencia de grupos indígenas en la Asunción se tornó permanente. En especial hay niños y adolescentes que deambulan por las calles pidiendo algo de dinero o comida para subsistir. De nuevo, y en menos de un mes, se observa el mismo y triste panorama: más de 500 menores de edad pasan hambre a la intemperie, muchos de ellos sin contar con un abrigo o calzado que les proteja del frío.

Ayer, mientras la temperatura oscilaba entre 1° y 9°, niños, jóvenes y embarazadas indígenas aguantaban el frío bajo improvisadas carpas y al lado de fogatas. El penoso paisaje se registraba en la Plaza Uruguaya, la de Armas, la ex Estación del Ferrocarril, sobre la Avenida Artigas (frente a la sede del Instituto Paraguayo del Indígena-Indi), que son los puntos de Asunción elegidos para la estadía. Además, de nuevo un grupo bloqueó la Avenida Artigas, frente al Indi.

Son diferentes comunidades nativas, provenientes de Caaguazú y Canindeyú, las que se encuentran actualmente en la capital. Cada una tiene su propio reclamo. Algunas indican que vienen a pedir víveres, que supuestamente la cantidad que les provee el Indi y la Secretaría de Emergencia Nacional (SEN) no alcanza. Otras, sin embargo, exigen el reconocimiento de nuevos liderazgos, o bien, dicen que vienen para dar seguimiento a pedidos hechos en materia de vivienda, caminos, insumos y otros. La comunidad instalada en Plaza de Armas, reclama haber sido desalojada.

Mientras realizan sus reclamos, los líderes indígenas exponen a necesidades básicas, como alimentación y vestimenta, a los niños y jóvenes. Según el Ministerio de la Niñez (Minna) hay 500 menores de edad en estas condiciones y sus líderes se niegan a que se los traslade a los refugios en días de mucho frío.

El Indi, el Ministerio de la Niñez y el Minna, la Comisión de Pueblos Indígenas del Senado y la Defensoría de la Niñez se pasan la responsabilidad respecto a esta reiterada situación. Ofrecen soluciones “parche” de asistencia y se excusan en que los líderes y padres indígenas deben ser procesados por tener en estado de vulnerabilidad a los más chicos. El viceministro de la Niñez, Eduardo Escobar, indicó que remitió al Ministerio de la Defensa Pública un informe sobre la situación en que se encuentran los niños y adolescentes. Por su parte, ayer el ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, se reunió con representantes de la Municipalidad de Asunción, la Policía, el Indi, el Ministerio de Urbanismo (MUVH) y otros entes, para “abordar” la situación y darle “una solución definitiva” a la problemática indígena. Mientras, los niños siguen pasando frío en la calle.