Dan de alta a la última paciente de COVID-19 del bloque respiratorio del Hospital Nacional

Hoy dieron de alta a la última paciente internada en el pabellón de contingencia del Hospital Nacional de Itauguá. La imagen de un galeno solo recorriendo los pasillos contrasta completamente con los 16 meses “de guerra” que se vivieron en el nosocomio. Sin embargo, si bien los pacientes de coronavirus disminuyeron, las internaciones por diferentes afecciones van subiendo.

Tras 16 meses, la sala COVID del Hospital Nacional está vacía.
Tras 16 meses, la sala COVID del Hospital Nacional está vacía.foto, gentileza

Hoy amaneció liberado el bloque de 15 camas, quedando los “sospechosos” que esperan el resultado laboratorial para descartar o confirmar la enfermedad, de acuerdo a lo señalado por la jefa del bloque respiratorio, doctora Patricia Sobarzo.

“Retroceder en el tiempo y recordar que hemos enfrentado a un enemigo desconocido en una guerra desigual y encontrarnos con todos los compañeros en el final es motivo de alegría para nosotros”, señaló Sobarzo.

La profesional, sin embargo, tiene sentimientos encontrados porque, al mismo tiempo que se van liberando las camas destinadas al coronavirus, ya las van ocupando pacientes “polivalentes”, sin dar respiro al personal que está sin descanso desde hace casi dos años.

Hospital Nacional colapsó por casos graves de COVID: “Estoy desesperada ya”

Agregó que llegaron a atender a 125 pacientes en un lugar destinado para 115 camas para casos respiratorios. “Inmediatamente el bloque ya está siendo ocupado por 95 pacientes polivalentes. No tenemos respiro y por eso no hay que relajarse y creer que el COVID ya desapareció, porque no es así. Debemos seguir con el protocolo sanitario, ya que constantemente los especialistas nos recuerdan que podemos llegar a una próxima ola, que ya no sabemos qué número es”, señaló la jefa del modular respiratorio.

Hospital Nacional está al borde del colapso

Por su parte, la directora general, doctora Yolanda González Barrios, pidió a los galenos que se encuentran todavía luchando en el servicio de terapia, haciendo todo lo posible por los pacientes que siguen con COVID, no decaer y así poder en poco tiempo dar el alta al último paciente terapizado.

“Solo agradecimiento a los colegas médicos, personal de enfermería, de limpieza y los de apoyo por haber asumido la difícil tarea. Lo bueno es que ningún personal cayó abatido en el campo de batalla. Eso significa que hicimos bien el trabajo, porque mi mayor preocupación era hacer hasta lo imposible de proteger a quienes tenían que estar en primera línea y hoy podemos decir que cumplimos con el sagrado deber como servidores públicos”, expresó.

Agregó que se siente muy contenta de que todo el personal médico siga junto, pese al cansancio que significó hacer frente a esta guerra desigual.

“Veía cómo se morían los médicos en los hospitales de Europa y era mi mayor quebranto, pero gracias a las buenas decisiones que tomamos y a la inversión millonaria destinada en equipamientos principalmente, no tuvimos ningún personal afectado en la atención de los pacientes con COVID-19 hasta ahora”, señaló la doctora Yolanda González Barrios.

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05