Ni las hamburguesas ni los lomitos se salvan de la suba de precios

El incremento del precio de la carne, las verduras y el pan obliga a los vendedores de comidas rápidas como lomitos y hamburguesas a subir los precios para los consumidores. Las lomiterías de Ñu Guasu son muy concurridas, pero también sufren con el costo de la materia prima.

La inflación y la suba del precio de la carne encarecieron los precios de las comidas rápidas.
La inflación y la suba del precio de la carne encarecieron las comidas rápidas.Shutterstock

Para los lomiteros no solamente sube el precio de la carne, sino también hablan del queso, los panificados y hasta el gas. Es por ello que se ven obligados a incrementar en G. 1.000 los precios tanto de lomitos como de hamburguesas. Los lomitos van de G. 17 mil a 20 mil y las hamburguesas de G. 12 mil a 13 mil, informó Rodolfo López, periodista de ABC.

“Todo está caro: la carne, el queso, pan, aceite, jamón, aceite... La carne cada semana sube G. 2.000, G. 3.000. El lomito comprabas por 40 (mil guaraníes el kilo), ahora está 55, 57, 58 mil. Semanalmente sube. Alzamos cada producto en G. 1.000″, dijo Liz Jara, una de las dueñas de un carro lomitero en Ñu Guasu.

“A todos nos está afectando, no solo a los lomiteros. Este año, cuando comenzó, comprábamos (el lomito) a G. 37.000, luego subió a G. 43.000 y ahora estamos comprando a G. 57.000. Eso les afecta a todos, especialmente al cliente que viene a comprar. Nosotros tuvimos que hacer un reajuste de G. 1.000 más en los productos”, añadió Gustavo Ríos.

Por su parte, Natalia Salinas dijo que aún no subió los precios de sus productos, pero que podría hacerlo en breve para equiparar los gastos. “La verdad es que nosotros aún no aumentamos porque comprando en cantidad nos sale un poco más barato, pero si sigue con esto del aumento nosotros vamos a tener que aumentar también un poco los precios para poder equiparar los gastos”, manifestó.

Solo fines de semana

De hecho con la suba de los precios, la gente asiste menos a las lomiterías exceptuando los viernes y sábados, días que aumentan los consumidores, testimoniaron los vendedores.

“Hay menos gente, porque todo está caro. Te conviene quedarte en tu casa a comer tortillita con pan que venir a gastar por un lomito que antes te costaba G. 18.000 y te cuesta ahora G. 19.000, G. 20.000. Hay menos gente; aparte de esta pandemia que nos está matando, nos van a matar con la carne”, expresó Liz Jara.

Natalia Salinas apuntó que “se siente bastante la disminución de gente por la zona, ya que el precio de la carne nos afectó bastante a todos acá” y Gustavo Ríos lamentó que “todo subió” y que los clientes se acercan un poco más los fines de semana, pero “muy poco” entre semana.

Comer carne en casa, más caro

Para una familia, dependiendo de la cantidad, una cena en casa con productos cárnicos le sale más cara y es por ello que optaron por irse a la lomitería.

“Hoy en día hacer una comida en casa también sale caro por el tema de la carne. Ayer justamente para hacer el tema de los ñoquis estaba comprando y estaba G. 50.000 el kilo el de primera, de segunda casi ya no hay. Entonces, uno opta por esto y si somos pocos al menos no es mucho”, aseguró Dady Orué, una de las clientas que compartieron con su familia en uno de los puestos.

Habitualmente, nueve lomiterías están abiertas frente al Parque Ñu Guasu y cada sitio tiene su propia clientela, según los propietarios.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05