Embajador mexicano: cuando llegaba aviso a México, Granda subía al avión

El embajador de México en Paraguay, Juan Manuel Nungaray, intentó justificar por qué el conocido como “canciller” de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Rodrigo Granda, no fue detenido en México. Alegó que justo cuando se enteraban del correo y llamadas que Paraguay hacía, el sospechado de estar detrás de la muerte de Cecilia Cubas abordaba un avión de regreso a Colombia.

Rodrigo Granda retorno a Colombia luego de saltar el código rojo de persona buscada por Interpol.
Rodrigo Granda retorno a Colombia luego de saltar el código rojo de persona buscada por Interpol.164056+0000 MAURICIO MORENO

“No se le permitió la entrada a México y nunca fue detenido por las autoridades mexicanas”, indicó este mediodía tras reunirse con el ministro de Relaciones Exteriores de nuestro país, Euclides Acevedo.

Según Nungaray en Migraciones del aeropuerto de México se activó “código rojo”. Para ellos significa que el ingreso de la persona es inadmisible. Recalcó que no se le permitió el ingreso a territorio mexicano, “siempre estuvo en área internacional”, aseguró.

Culpa el hecho a “llegada tardía” de pedido de detención

Consultado de por qué después de varias horas se reportó el hecho, el diplomático dijo que mientras Granda subía a un avión de la empresa Avianca, esta madrugada a las 01:00 de regreso a Colombia, Cancillería Nacional envió su nota de pedido de detención con fines de extradición. Comentó que fue por correo electrónico y vía telefónica.

Nungaray culpó básicamente a una cuestión de fallas en las comunicaciones entre las dependencias de Interpol. “Es una cuestión muy técnica, como se manejan cuando hay códigos rojos: son avisos de personas buscadas, pero no órdenes de detención”, agregó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.