Molino de la INC de Engineering de nuevo paró y denuncian “cacería de brujas” en la empresa

Luego que la Industria Nacional de Cemento (INC) haya “arreglado” el molino averiado de Villeta, con viejas piezas traídas de Vallemí, la máquina que Engineering proveyó a la cementera del Estado, por US$ 12 millones, volvió a parar esta madrugada. Sindicatos denuncian persecución a los trabajadores tras denunciarse la crisis con la que atraviesa la cementera del Estado.

Transformador del Molino de Villeta "reparado".
Transformador del Molino de Villeta "reparado".GENTILEZA

Según los trabajadores de la empresa, esta vez se soltó la correa de la bomba fuller del molino chino de la “superproveedora” y, en estos momentos, están buscando una urgente solución. Mientras tanto, la estatal ya tiene poco cemento para entregar a las distribuidoras, por lo que todos los sindicatos preparan una movilización en la fecha, a partir de las 11:30.

El presidente de la empresa estatal, Ernesto Benítez, informó que ahora se están cambiando la correa y que en una hora estaría de nuevo operando la máquina.

El molino de Engineering entró nuevamente en operación desde ayer en horas de la tarde. La máquina dejó de funcionar porque el transformador de corriente “se quemó totalmente”. Los técnicos de la planta trajeron piezas de un viejo transformador en desuso de Vallemí, que se adaptó al molino de Villeta, por lo que se trata de una solución “parche” y no se sabe hasta cuando funcionará.

Benítez señaló que las piezas colocadas “eran de un transformador que fue sustituido hace unos años en Vallemí” y que “siempre se dejan las piezas sanas por si se necesitan en otros sectores”. Los trabajadores de la planta creen que la máquina no podrá operar 72 horas de seguido con esta solución “parche”.

Manifestó que adquirirán “otros transformadores de reserva”, pero en el mercado local no hay repuestos del molino chino que proveyó la “superproveedora”. “Por lo pronto, sabemos que hay en China, pero estos pueden servir en último caso como back up de emergencia, ya que no son muy confiables. Estamos buscando algunas marcas más reconocidas por la calidad”, expresó.

Lo cierto es que los técnicos de la INC se ingeniaron para reparar el molino, porque Engineering, que proveyó la máquina, “hizo la vista gorda”.

La cementera tiene dos molinos para la producción de cemento en la planta de Villeta, pero solo el molino “nuevo” que suministró Engineering seguía operando, porque el motor del molino viejo se desmontó y fue llevado a Vallemí (Concepción), para producir clínker, ya que allí hubo fallas de otra de las maquinarias.

Recordemos que la INC reactivó la producción de clínker el pasado fin de semana luego de reemplazar el motor averiado del molino de crudo de la línea industrial de Vallemí, para lo cual se llevó el motor del molino viejo de la planta de Villeta.

El costoso molino “chino” que la llamada “superproveedora” del Estado, Engineering, entregó a la Industria Nacional del Cemento (INC) por US$ 12 millones no para de tener fallas y varias veces ya afectó a la producción. Esta máquina se compró con una parte de los US$ 80 millones provenientes de la colocación de bonos soberanos que recibió la estatal, durante el Gobierno del expresidente Horacio Cartes, y que debía mejorar la producción de la empresa, lo que no ocurre hasta ahora.

Denuncian “cacería de brujas” por denuncias de irregularidades

Los sindicatos de la empresa estatal denunciaron que el presidente de la INC Ernesto Benítez está haciendo una “cacería de brujas” en la empresa, por las denuncias de la situación crítica de la cementera. Esta mañana presentaron una nota al presidente de la Republica, Mario Abdo Benítez, solicitando la destitución del titular de la cementera, a quien responsabilizan de los números negativos que arroja la empresa.

“Presionan a los contratados para la firma de apoyo al presidente y condiciona el pago de horas extras atrasadas a la firma de una nota de apoyo al presidente”, expresó uno de los voceros sindicales y manifestó que ya hay traslado de algunos funcionarios.

Los trabajadores hicieron correr un video en el que se ve a un trabajador recolectando firmas a favor de Benítez. “Denunciamos este nuevo atropello que hace este presidente de la INC, abogado Ernesto Benítez, que dio orden a dos compañeros, que se llaman Néstor Sosa y Pedro Yegros, para sentarse en el pórtico fábrica Villeta y bajo amenazas están apretando para que firme a favor de este presidente, Esto con la intención de demostrar al Presidente de la República que él tiene apoyo de sus trabajadores”, resalta la denuncia.

Respecto a estas denuncias, Benítez señaló: “Cacería de brujas no existe. No hay brujas en la fábrica. Hay necesidad de contar con funcionarios que cumplan las funciones que les fueron encomendadas en cada cargo, si no lo hacen pues no se los puede mantener y si aún así se los mantiene en un puesto ya se podría pensar que tienen privilegios”.

Pese a la crisis de la cementera, el Gobierno sigue protegiendo a Benítez y esto sería porque el titular de la INC recepcionó el molino de Engineering, pese a los cuestionamientos. Esta empresa tiene vínculos en las altas esferas de este Gobierno, por lo que llegó a convertirse en una “superproveedora”.

Según los datos, la empresa estatal registra una pérdida de casi G. 44.000 millones en lo que va de este año, mientras la deuda a corto plazo de la firma representa G. 443.671.219.169. En este sentido, los compromisos más importantes de la cementera tienen relación con obligaciones pendientes con proveedores (en moneda extranjera), que suman G. 80.669.743.059; con acreedores por productos a entregar, por G. 32.199.114.185; obligaciones con proveedores de bienes y servicios, G. 180.889.773.048; y financiamiento temporal de caja, que llega a G. 70.676.502.779.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05