Asesinado en anfiteatro disputaba territorio con temible clan Rotela

La Policía y la Fiscalía concluyeron anoche que el objetivo del atentado en el anfiteatro de San Bernardino era Marcos Ignacio Rojas Mora, quien falleció al igual que la mediática Cristina “Vita” Aranda. Los narco pedrojuaninos heridos fueron víctimas colaterales.

Marcos Ignacio Rojas Mora, asesinado.
Marcos Ignacio Rojas Mora, asesinado.

Marcos Ignacio Rojas Mora, de 29 años de edad, acusó en total ocho balazos durante el ataque a balazos en el Ja’umina Fest en San Bernardino. Justamente, uno de los disparos que atravesó a Marcos también mató a la mediática Cristina Isabel Aranda Torres (29), más conocida como Vita Aranda, quien era la esposa del futbolista de Olimpia, Iván Arturo Torres Riveros (29).

La influencer, hija de un comisario general retirado, sufrió un balazo en la cabeza.

El sicario usó probablemente una pistola Glock calibre 9 milímetros, con un cargador largo de 30 municiones.

El arma aparentemente estaba modificada con el sistema de selector de tiros, que permitió que efectuara disparos en ráfaga.

El ataque del domingo a la noche en el anfiteatro José Asunción Flores de San Bernardino dejó además seis heridos, dos de los cuales tienen antecedentes relacionados con el narcotráfico.

Se trata de José Luis Bogado Quevedo, de 38 años, alias Kuré, nacido en Pedro Juan Caballero y reclamado en extradición por Brasil, donde tiene una condena pendiente de 17 años de cárcel por tráfico internacional de cocaína.

El otro es Marcelo Eladio Monteggia Díaz, de 40 años, también pedrojuanino, con antecedente en Paraguay por violencia familiar y reclamado por Bolivia para ser juzgado por homicidio.

Bogado continúa internado en el sanatorio Migone de Asunción, en tanto que Monteggia ya fue trasladado anoche a la Agrupación Especializada.

La hipótesis

Al menos hasta anoche, la principal hipótesis de la Policía y la Fiscalía era que el objetivo del matón solo fue el ahora fallecido Marcos Ignacio Rojas Mora y que tanto Aranda como los heridos fueron víctimas colaterales.

A falta de una confirmación oficial de parte de las autoridades, anoche trascendió que los investigadores descubrieron importantes conexiones del fallecido Marcos Ignacio Rojas Mora con el tráfico de drogas.

Aparentemente, Rojas era un distribuidor de cocaína de mediano porte en el departamento Central, territorio controlado por el clan Rotela, que a su vez lo dirige desde Tacumbú el preso más importante de la República, Armando Javier Rotela Ayala.

En la camioneta del fallecido Rojas Mora se hallaron dos cargadores de pistola, pero no el arma, lo que hace sospechar que el citado hombre también pudo haber entrado armado al festival Ja’umina Fest.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.