Decano de María Serrana afirma que 11 estudiantes trajeron certificados falsos y deslinda responsabilidad

El decano de la Universidad Privada María Serrana, recientemente clausurada por el CONES, se desligó de la responsabilidad por la existencia de certificados de estudios falsos. Dijo que fueron 11 estudiantes los que trajeron estos documentos adulterados, supuestamente provenientes de otras universidades y los presentaron para convalidar sus estudios.

La carrera de Medicina en la Universidad María Serrana fue clausurada en Asunción y en Ciudad del Este.
La carrera de Medicina en la Universidad María Serrana fue clausurada en Asunción y en Ciudad del Este.https://serrana.edu.py/

El doctor Ignacio Mendoza, decano de la carrera de Medicina Universidad Privada María Serrana, declaró a ABC Cardinal que las acusaciones en contra de la casa de estudios “parten de premisas falsas”, y que esta acción que se tomó “ya estaba preestablecida”. D

Con respecto a las denuncias de irregularidades y supuesta emisión de certificados falsos, señaló que las denuncias se basan en antecedentes del 2017 y 2018, pero él argumenta que asumió en el 2020.

Comentó que en el 2018 y 2019 se les pidió su título a algunos de los que estudiaron la carrera, pero cuando fueron al Ministerio de Educación les bloquearon la emisión porque encontraron que 11 personas tenían sus documentos con un certificado falso del ministerio.

Lea: Cones cierra dos carreras de Ciencias Médicas de la universidad privada María Serrana

No cuestionaron porque tenían firma y sello

Estos eran certificados supuestamente provenientes de otras universidades que vinieron a María Serrana a convalidar y continuar la carrera.

Estas universidades tenían sello y firma del Ministerio, por tanto no cuestionaron, dice.

Pero al detectar esta irregularidad, recordó que la facultad solicitó intervención de la Fiscalía para investigar esta situación, como había mucha gente que estaba en ese paquete de pedido de títulos, y por culpa de esas 11 personas no se les podía entregar sus títulos a otras personas.

Continuó relatando que pidió la participación del MEC para que corrobore si esta irregularidad era falsa o verdadera. El MEC, por su parte, decidió solicitar un informe técnico al Cones.

Lea más: Solicitan que registro profesional médico solo sea para egresados de carreras acreditadas por ANEAES

Intervención se extendió irregularmente, dice

Por su parte, el Cones decidió una intervención, que duró seis meses, y culminó con un dictamen final.

Contó que por más de que el reglamento dice que debe haber un solo dictamen final de los interventores, se da por terminada la intervención, esto se prorrogó tres meses más, y se cambió a uno de los interventores, nombrando a un adjunto y pidiendo los mismo documentos de vuelta.

El decano dijo que es mentira que no se entregaron documentos y sostuvo que siempre recibieron a los interventores.

Se mostró sorprendido por la clausura, ya que el martes todavía les estaban pidiendo legajos de documentos.

En otras universidades tampoco los reconocen

El interventor investigó estos 11 casos y constató que sus certificados de estudios eran de diferentes universidades, y al preguntar en estas respectivas casas de estudios estos alumnos no fueron reconocidos como alumnos.

Expresó que le parece muy temeraria la acusación del presidente del Cones, que aún no les dio la resolución de la clausura, hecho que le parece poco serio, porque ya dio una conferencia de prensa anunciando la clausura de la carrera.

La carrera de Medicina de la Universidad María Serrana estaba en proceso de acreditación por la Agencia Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior (Aneas), aseguró el decano. Sin embargo, ahora, la carrera está clausurada en las sedes de Asunción y de Ciudad del Este.

“Inventaron” certificados para inscribirse

Se desmarcó de la responsabilidad diciendo que los descubiertos son certificados de estudios que estos estudiantes “inventaron para venir a inscribirse”, pero se defendió diciendo que ellos no tienen la culpa y que tampoco les entregaron sus títulos a estos estudiantes irregulares.

Con respecto a la existencia de alumnos que nunca concurrieron a cursar la carrera, respondió que tienen control de la presencia de los estudiantes, al menos en el periodo en el que él es decano.

Llamativamente, dijo desconocer quién era el decano anteriormente, tratando de desligarse de la responsabilidad, y diciendo que las irregularidades son de la época anterior a su mandato.

Con respecto a los convenios para práctica de estudiantes que supuestamente no se firmaron, sostuvo que estos acuerdos se firman entre la Dirección Nacional Estratégica de Recursos Humanos en Salud (DNERHS) y la universidad, y no con los hospitales.

Explicó que la DNERHS es la entidad que regula y normatiza la presencia de los estudiantes en los centros de práctica.

Comentó que anteriormente, hace 10 años atrás, se hacían convenios con hospitales, pero cuando aumentó la cantidad de alumnos, la DNERHS comenzó a regular estos convenios, determinando a dónde irían a practicar los estudiantes, en qué cantidad y en qué horarios.

La universidad María Serrana pertenece a la doctora Norma Aquino Saucedo.

Deben transferir a estudiantes

Con respecto a los alumnos afectados con el cierre de esta carrera, mencionó que la reglamentación indica que cuando se toman medidas de este tipo, también la autoridad regulatoria tiene que dar opciones de adónde irán transferidos esos alumnos.

Dio a entender que se trató de un cierre arbitrario con algún tipo de interés de parte de otras universidades, pues contó que cuando empezó la intervención “ya había gente de otras universidades ofreciendo matrícula gratis en el portón”.

En la universidad María Serrana el régimen para la carrera de Medicina que se manejaba era de 10 semestres, con una carga horaria de aproximadamente 8.000 horas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.