Amarilla insiste que los negocios de HC son eslabones de la cadena narco en América

La diputada liberal Celeste Amarilla dio detalles sobre su polémica entrevista en un programa de la cadena CNN ayer, miércoles, donde un periodista cortó la entrevista cuando vinculó al expresidente Horacio Cartes como uno de los eslabones en un esquema vinculado al lavado de dinero, el narcotráfico y el contrabando de cigarrillos.

Celeste Amarilla, diputada liberal.
Celeste Amarilla, diputada liberal.Captura de pantalla

Amarilla fue entrevistada el miércoles dentro del programa de la cadena CNN en Español llamado Conclusiones, con el presentador Fernando Del Rincón. La diputada vinculó el asesinato del fiscal Marcelo Pecci con el contrabando de cigarrillos paraguayos, una actividad ilícita a la que ha sido vinculado en repetidas ocasiones el expresidente Cartes (2013-2018).

La legisladora estuvo presente este jueves en el programa Mesa de Periodistas, de ABC TV. Allí contó que tras el abrupto corte del periodista Del Rincón - algo que ella calificó como censura - reclamó su derecho a réplica, que le fue concedido.

Amarilla recordó que le dijo al productor del programa “no me podés tratar así, yo soy una diputada respetada en mi país”. Seguidamente, hubo un minuto de silencio. “Después él (Del Rincón) dice que me van a hacer una deferencia, y al volver del corte dice que ‘le vamos a volver a tener a la diputada’. Lo que quería decirle es que no era una deferencia, sino mi derecho a réplica”, puntualizó.

Un eslabón en la cadena

Amarilla, que volvió a ser entrevistada tras el incidente, manifestó que lo que quería explicar era que no tiene indicios que vinculen a Cartes con el narcotráfico, pero sí con el contrabando de cigarrillos y el lavado de dinero, dos negocios que, a su entender, financian el tráfico de drogas.

“Lo que quería es explicar eso, creo que Cartes no es narcotraficante. Lo que él hace es con su historia del cigarrillo y el lavado del dinero es ser un eslabón en la cadena (de tráfico de drogas)”, sentenció.

La legisladora liberal indicó que “hablando mal y pronto”, los clientes de Tabesa, la tabacalera de Horacio Cartes, “llevan cigarrillos de contrabando y traen cocaína colombiana. Y de acá se va a Europa. Son miles de millones de dólares que hay que lavar; y hay dos o tres lavarropas acá en Paraguay. Entiendan cuando decimos que tiene una vinculación”.

Amarilla añadió que la empresa de Cartes jamás va a preguntar a qué se dedican sus clientes por el dinero que mueven cada año y que sus gerentes saben bien quiénes son. “Ellos saben quién está detrás, ellos saben bien que pasando la costa recibe el PCC; o en México a Sinaloa. (En Aruba) está su showroom”, finalizó.

Viral en redes

El caso se amplificó este jueves en las redes sociales, con los medios de comunicación y los perfiles cartistas divulgando el fragmento en donde el periodista de CNN corta la entrevista con Amarilla.

Sin embargo, el fragmento disponible en la web de CNN es el que le sirvió a la legisladora para hacer su réplica.

Esta tarde, Amarilla utilizó su cuenta de Twitter para referirse al tema, arrobando al periodista Del Rincón y a la cadena de noticias.

“Aunque tenemos una democracia imperfecta Ud. tiene mucho que aprender de la prensa paraguaya. Acá no nos censuran, por eso no estoy acostumbrada a que me digan de qué hablar. En mi país no me calla nadie y Ud tampoco pudo, tuvo que ceder a mi derecho a réplica”, dijo al comienzo del hilo que abrió.

Y agregó: “Si no quiere escuchar la verdad, no me llame nunca más. Hay muchos parlamentarios que pueden hablar del narcotráfico pues es su negocio y pagarían por una entrevista. Yo no le necesito a Ud. tengo toda la prensa que necesito en mi país. Y es prensa de las buenas, nada que ver con ustedes”.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.