Sin registros ni investigación alguna sobre iraníes en territorio paraguayo

Mientras la Fiscalía de Argentina ya abrió una investigación, realizó allanamientos y hasta se incautó de varios elementos, en el Paraguay sigue sin ser iniciada una pesquisa sobre los movimientos realizados aquí por los iraníes, quienes estuvieron recorriendo ya varios países de la región y que estarían vinculados con grupos terroristas. El cargamento de cigarrillos que llevaron desde Paraguay salió a nombre de empresa ligada al contrabando, según informes.

El avión “fantasma” estuvo tres días en Paraguay. Nadie sabe qué hicieron sus tripulantes.
El avión “fantasma” estuvo tres días en Paraguay. Nadie sabe qué hicieron sus tripulantes.183004+0000 SEBASTIAN BORSERO

Nadie sabe, nadie vio. Al menos hasta ahora no se tienen datos sobre los movimientos que realizaron en Paraguay los tripulantes del avión venezolano-iraní que recorrió la región y que estuvo en nuestra nación el pasado 13 de mayo.

Mientras tanto, en Argentina ya se ordenó la apertura de una investigación penal. Ayer el juez federal Federico Villena dispuso efectuar un allanamiento durante el cual la Policía del vecino país incautó computadoras y teléfonos celulares.

Tres días, sin datos

Se trata de un avión Boeing 747 con matrícula YV3531, propiedad de la aerolínea Emtrasur SA, que está retenido en Argentina, donde aterrizó el 6 de junio.

La misma aeronave había aterrizado el 13 de mayo último en el Aeropuerto Guaraní, en Minga Guazú. Dejó el Paraguay tres días después, el 16 de mayo.

No existen registros de los movimientos realizados por sus tripulantes. Solo se sabe que los mismos estuvieron hospedados en el hotel Dazzler de Ciudad del Este.

La presencia del avión también llamó la atención debido a que en ese momento llegó con una tripulación confirmada de 18 personas. Habitualmente esa clase de vuelos se realiza con entre seis y siete tripulantes.

De aquellas 18 personas que llegaron al Paraguay, siete son iraníes y los otros 11 son venezolanos.

El capitán del vuelo desde Venezuela hasta Alto Paraná fue Gholamreza Ghasemi, quien sería miembro de la Fuerza Qud, ala de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, señalada como organización terrorista por el gobierno de Estados Unidos desde 2019. Así lo confirmaron autoridades de Paraguay y de Argentina.

Además, Ghasemi es administrador de Fars Air Qeshm, aerolínea iraní sancionada por el gobierno de Estados Unidos.

El diario Clarín de Argentina hizo notar ciertas contradicciones de parte de las autoridades del vecino país. Esto, luego de que el ministro del Interior, Aníbal Fernández, confirmara el vínculo pero luego hablaran de un caso de homonimia.

El avión iraní y sus 18 tripulantes se habían quedado en territorio paraguayo por tres días. Volvió a levantar vuelo rumbo a Aruba el 16 de mayo.

La aeronave llevó un cargamento de cigarrillos de la marca Ibiza, producida por Tabacalera del Este SA (Tabesa), propiedad del expresidente Horacio Cartes.

Otro punto llamativo es que los miembros de la tripulación no estuvieron involucrados en el proceso de carga de la mercadería.

Documentos y relatos a los que tuvo acceso ABC Color dan cuenta de que el embarque de la mercancía se realizó con un montacarga.

El proceso duró unas cuatro horas, según los documentos. Se inició a las 22:00 y a las 03:00 el vuelo ya partía rumbo a la isla caribeña mencionada.

Llamativamente, se utilizó un carguero con capacidad de 140 toneladas para transportar un cargamento de poco más de 80.000 kilogramos de cigarrillos.

Sin seguimiento

Las autoridades paraguayas no solo no abrieron investigación hasta el momento, debido a que no consideraron de gravedad la presencia del avión iraní, sino que no se realizó seguimiento alguno a los tripulantes de la aeronave, por lo que nadie sabe -hasta el momento- de los movimientos que realizaron en territorio paraguayo los tripulantes del vuelo que encendió alarmas.

Vínculos con supuestos contrabandistas

Otro punto que llama la atención es el cargamento que fue transportado desde Paraguay a bordo del avión iraní-venezolano.

La aeronave llevó cigarrillos de la marca Ibiza, una de las marcas producidas por Tabacalera del Este SA (Tabesa), propiedad del Grupo Cartes.

De acuerdo a documentos a los que tuvo acceso ABC, el cargamento fue facturado a nombre de la empresa Tabacos USA Inc, también del Grupo Cartes. Sin embargo, el consignatario o destinatario final es la firma Tabacal Free Zone NV, con sede en la Free Zone (zona libre) de Aruba, la pequeña isla caribeña que forma parte del Reino de los Países Bajos.

Según consta en la web OpenCorporates, Tabacal Free Zone tiene como presidenta a Izaira Marie Mansur. De acuerdo a informes a los que tuvimos acceso, la misma es miembro de la familia Mansur, de origen libanés que es propietaria de “Al Mansur Holdings” y que fue señalada en varias oportunidades por sus vínculos con el contrabando, narcotráfico y lavado de dinero.

Al Mansur Holdings tiene sede principal en El Cairo, Egipto, pero la familia lleva años asentada en Aruba.

De acuerdo a una nota publicada en marzo del 2001 por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, en inglés), ya entonces la familia Mansur era considerada como una de las que manejaba el contrabando de tabaco en Aruba. “En Latinoamérica las grandes tabacaleras se asocian con lavadores de dinero y contrabandistas”, señalaba el material.

En agosto de 1994, Estados Unidos acusó a los primos Eric y Alex Mansur junto con otras 52 personas de estar presuntamente involucrados en un esquema masivo de lavado de dinero y narcotráfico.

En 1996, el entonces presidente de EE.UU. Bill Clinton señaló a Aruba como punto clave del contrabando y narcotráfico.

Los primos Mansur fueron extraditados a Puerto Rico en marzo de 1998. Después de pagar una fianza de más de US$ 1.000.000 y pasar varios años bajo fianza viajando entre Miami y Puerto Rico, se les permitió regresar a Aruba.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.