Acueducto: el acarreo sigue siendo la solución inmediata ante la aguda sequía

CHACO CENTRAL. En marzo de este año, la fase tres del acueducto que llevaría el agua del río Paraguay a las familias vulnerables casa por casa, debería estar operativa, sin embargo, solo la mitad de las comunidades indígenas están recibiendo el vital líquido por este medio. Pese a la gran inversión que conlleva la obra, el acarreo sigue siendo la solución inmediata.

Menos de la mitad de las familias beneficiarias reciben el agua casa por casa, la obra debería estar funcional en marzo de este año.
Menos de la mitad de las familias beneficiarias reciben el agua casa por casa, la obra debería estar funcional en marzo de este año.

Pablo Adorno, del MOPC, encargado del proyecto “Agua para el Chaco”, conocido como acueducto, explicó que la obra fue inaugurada en agosto del 2020 e indicó que en ese entonces se hallaba terminada en la primera y segunda fase. La población chaqueña recibía esa noticia con entusiasmo ya que habilitaba un recurso más para combatir la insondable sequía que habitualmente azotaba a la zona. Desde el primer momento se habló que la administración de la obra estaría en manos de la ESSAP, pero la terminación de la fase 3 y el acarreo de agua a la población vulnerable serían realizadas por el MOPC.

Actualmente, a más de un año de la inauguración del acueducto, los principales beneficiarios siguen soportando la sequía. Si bien el agua se les acarrea a aljibes comunitarios, las conexiones casa por casa, que deberían de ser el “broche de oro” del proyecto, tiene demasiadas dilaciones.

Lea más: Acueducto sigue con sus innumerables fallas que deja sin agua al Chaco Central

El dinero invertido en la fase tres que asciende a G 47.109.712.480 millones (a cargo del Consorcio Chaco conformado por Tocsa y Rovella) todavía no garantiza que las más de 80 comunidades y aldeas van a recibir el agua en este momento en el que el Chaco atraviesa una sequía extrema. “En total son 87 aldeas agrupadas en 31 redes de distribución alimentadas por 31 tanques elevados, de los cuales hemos puesto en operación 11 tanques que benefician a 80 aldeas (comunidades)”, subrayó Adorno.

Mencionó además que el plazo de entrega de la tercera fase es el 31 de marzo del 2022, quiere decir que todos los tanques deben ser puestos a punto hasta para ese entonces; posterior a eso la contratista tiene un periodo de responsabilidad por defecto hasta el 31 de diciembre de este año, hasta donde hipotéticamente todo debería estar operativo.

Baja tensión

Una cuestión no menor que dificulta las labores de bombeo desde Puerto Casado es la energía eléctrica que es es bastante irregular y con constantes episodios de baja tensión. Siendo el Chaco un territorio llano, la fuerza del bombeo se ve afectada hasta llegar a las plantas aductoras que están en Loma Plata, Filadelfia y Neuland. Mientras tanto, el agua, cuando hay, es acarreado mediante la ESSAP, la SEN y el MOPC que recargan los camiones cisternas para llevarla a las comunidades.

Por su parte, el ministro de la Secretaría de Emergencia Nacional, Joaquín Roa, hizo también énfasis a que van a estar coordinando esfuerzos para asistir a las comunidades indígenas y rurales del Chaco con la provisión de 50 tanques de 10 mil litros y el trabajo logístico de camiones cisternas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.