La sequía no da tregua en el Chaco, donde el acarreo de agua es la constante

La dura temporada de sequía que castiga al Alto Paraguay, en el Chaco, hace que no paren los trabajos de acarrear agua a poblaciones afectadas. Los grandes establecimientos ganaderos contratan los servicios de camiones cisterna, que recorren cientos de kilómetros para juntar el vital líquido, en tanto que los pequeños productores dependen exclusivamente de la ayuda estatal. En este departamento no se producen lluvias de grandes volúmenes desde marzo.

Esta es la constante en el distrito de Fuerte Olimpo, donde también se acarrea agua a los pequeños ganaderos para salvar a los animales tanto vacunos como salvajes.
Esta es la constante en el distrito de Fuerte Olimpo, donde también se acarrea agua a los pequeños ganaderos para salvar a los animales tanto vacunos como salvajes.abc color

La sequía castiga duramente a Alto Paraguay, en el Chaco. El pedido de auxilio de los chaqueños que claman por agua es constante, de manera especial en las comunidades del distrito de Fuerte Olimpo, donde se localizan las mayores poblaciones y, por de pronto, un solo camión cisterna del municipio intenta llegar a todas las zonas, aunque por las grandes distancias no logra dar abasto ante tanta necesidad.

En el transcurso de la semana, el camión logró por fin llegar a la población denominada Karanday, distante a unos 200 kilómetros del casco urbano de Olimpo. En el sitio viven unas 40 familias de pequeños ganaderos rodeadas por grandes establecimientos que las mantienen prácticamente sitiadas debido a que impiden el uso de los antiguos caminos.

El único camino que tienen estos pequeños productores se encuentra en pésimas condiciones, a pesar de la sequía que se tiene. Es por esta razón que el camión cisterna no pudo llegar en un primer intento y solo utilizando caminos alternativos permitidos por los dueños de las grandes estancias pudo lograrlo en un segundo viaje para asistir con agua a los lugareños.

Lea más: Piden asistencia de agua en el Chaco

Los 20.000 litros que transportó este camión solo servirán para unos pocos días, ya que la necesidad del vital líquido es mayor. Tambores y pequeños tanques reservorios fueron utilizados por las personas para bajar el agua que -según sus propias expresiones- será utilizada para el consumo y la preparación de alimentos, mientras que para las demás necesidades, como el aseo, lavado de ropas y dar de beber a los animales menores, continuarán con lo que queda en los casi secos tajamares, que prácticamente son lodazales.

Otros sectores asistidos con acarreo de agua

Otro de los sectores asistidos con mayor frecuencia, debido a la facilidad de llegar al sitio, es la escuela internado Ñu Apua, donde estudian niños y jóvenes hijos de peones de estancias e indígenas del departamento. Se ubica a unos 100 kilómetros del casco urbano y en el lugar se cuenta con unas 200 personas, entre alumnos y trabajadores del lugar.

Las poblaciones donde se asiste con el vital líquido en este distrito son: San Carlos, María Auxiliadora y Toro Pampa, con un promedio de 2.000 personas, quienes dependen exclusivamente del acarreo de agua para sobrellevar esta dura temporada de sequía. Cuando el tiempo lo dispone, también se asiste a los pequeños productores, quienes se ven imposibilitados de pagar el costo de alquiler de un camión privado.

En contrapartida, los considerados grandes ganaderos, sobre todo aquellos ubicados en la zona de María Auxiliadora, contratan varios camiones cisterna que acarrean agua desde el río Paraguay, en una distancia entre 120 y 160 kilómetros, de manera permanente para llenar los tajamares secos, a fin de salvar a los animales vacunos y también a la fauna salvaje de los alrededores.

Lea también: Fauna silvestre del Chaco en riesgo por la dura temporada de sequìa

En marzo se produjeron lluvias que superaron los 150 mm en algunos sectores, mientras que en otras zonas solo se llegó a los 80 mm. Desde entonces, solo se registran pequeños aguaceros, que no dan para juntar agua en cantidades suficientes.

El promedio de lluvia de manera anual en el Alto Paraguay suele ser de entre 1.400 y 1.700 mm; sin embargo, desde el año 2019, las precipitaciones no superan los 800 mm anualmente, situación que prolonga la sequía y hace que se hayan secado grandes lagunas del departamento.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.