¿Buen aprendiz?

Carlos Echeverría Estigarribia (43) nació en Felipe Matiauda, departamento de San Pedro, pero desde muy pequeño llegó junto a su familia a Luque. Vivía con sus padres y hermanos en el barrio Yka’a y sus ahora “ex” amigos recuerdan que lo habían apodado cariñosamente “Calí”. “Vestía siempre la misma camisa y el mismo pantalón, jugaba descalzo el partido. Tenía una simpática moto siendo concejal, pero luego se olvidó de los amigos”, refieren.

En 2006 ingresó a la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) y su salario era apenas G. 1.500.000. En 2007 presentó su primera declaración jurada y su patrimonio neto era de G. 147 millones. No tenía ni una sola propiedad a título personal según el documento. Solo disponía de un ahorro de G. 20 millones, de unas pocas joyas, electrodomésticos básicos y un automóvil del año 89.

En 2010, incursionó tímidamente en la política y solito logró ser electo como concejal de Luque por la ANR (independiente). Percibía mensualmente G. 14.000.000 y se ganó la confianza y el respeto de la gente siendo el principal opositor del intendente de ese entonces, el liberal César Meza Bría, hoy su rival en las elecciones municipales.

En 2015, llegó a la Intendencia, pero se empotró y comenzó a rendir pleitesía a los pies del cartista Óscar González Daher, su protector político hasta hoy. Recordemos que el exsenador está condenado a siete años de prisión por enriquecimiento ilícito y declaración falsa. El mismo tiene fama de haber acumulado riquezas, supuestamente, a través de la usura.

En 2016, “Calí” presentó su segunda declaración jurada donde de G. 147 millones su patrimonio neto trepó meteóricamente a G. 4.478 millones, y de no tener ninguna propiedad a su nombre pasó a poseer nueve inmuebles que valen más de G. 3.400 millones, además de tres rodados valuados en G. 625 millones, entre otras riquezas.

También es accionista en la empresa Enerpy SA Comercial e Industrial, en Recolectora Ecológica de Residuos SA, en Ciudad Limpia SRL y Aseo Urbano SRL, todas dedicadas a la recolección y disposición final de residuos. Tiene un depósito de material llamado Chacosur, conjuntamente con el concejal colorado (independiente) Diego Romero que también busca ser reelecto, además de una embotelladora de agua mineral llamada “Corporación Santa Isabel”.

Carlos, al igual que su mentor, en poco tiempo ya amasa una gran fortuna, pero desconocemos el secreto de su éxito. ¿Será un buen aprendiz en el mundo del negocio?

Su gestión en estos últimos años fue duramente cuestionada por muchos motivos y “San Google” es testigo. Hoy es un día clave para el futuro de la bella y hacendosa ciudad de Luque. Sin dudas, los luqueños merecen mejores condiciones de vida y de ellos mismos depende el cambio.

gladys.villalba@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.