El liderazgo positivo, una llave que abre las puertas del éxito

En un grupo laboral, en un trabajo de facultad, en un movimiento juvenil y hasta en un partido de fútbol, que una persona dé el paso al frente y tome el rol de líder es importante. Conviene operar en equipo, pero también es vital que haya una cabeza.

La presencia de un líder que genera motivación une a su grupo, los hace mejorar y produce que todos juntos remen hacia el éxito.
La presencia de un líder que genera motivación une a su grupo, los hace mejorar y produce que todos juntos remen hacia el éxito.Gentil

El liderazgo es una característica con la que no todos nacen; ser el que delega responsabilidades para un grupo y pone la cara ante cualquier anomalía no es un trabajo sencillo y se necesita de mucha actitud. A lo largo de la historia, tanto en lo empresarial, lo social, lo político y hasta lo deportivo, siempre se han destacado líderes positivos que encabezaron sus grupos y los introdujeron en el camino del éxito.

Para las empresas es muy necesaria la presencia de una persona que se destaque por su liderazgo positivo, ya que en el ambiente laboral, contar con alguien que firmemente mantenga a los empleados activos y trabajando en pos del buen andar de sus respectivas áreas supone una mejoría constante. Un líder tiene que contar con una visión que vaya más allá del corto plazo, debe tener las ideas claras y el convencimiento de que el trabajo de hoy es el éxito de mañana.

Un líder positivo es visto como una autoridad, pero no como una amenaza y mucho menos como alguien a quien temer; es una persona que genera respeto por su buen relacionamiento con los empleados y, por sobre todo, por la justicia que imparte al estar a cargo. En cualquier tipo de ambiente, el que lidera debe tener en mente que cada día se aprende algo nuevo, que cada error tiene un significado y que la responsabilidad es innegociable.

Para delegar tareas, el análisis, el ojo crítico y la templanza constituyen características fundamentales para tomar una buena decisión. Otra de las claves para que se produzca un buen trato en cualquier ámbito donde exista un líder es la comunicación; sin malentendidos, direcciones que no llegan y sin confusiones, el ambiente se vuelve mucho más sano y productivo.También es de mucha ayuda que el de “arriba” se ponga al mismo nivel que los empleados y que con el ejemplo se gane la admiración de estos.

En varios ámbitos sucede lo mismo; la presencia de una cabeza que genera motivación, une a su grupo, los hace mejorar y produce que todos juntos remen hacia el éxito. Hasta en los deportes de equipo nos encontramos con algo parecido; un capitán que no deja de animar a sus compañeros y que pone el ejemplo peleando cada jugada es un valor agregado que no tiene precio.

La capacidad de encabezar un grupo positivamente y llevarlo por buen camino es una habilidad que no posee la mayoría. Así que una persona que cuente con la virtud del liderazgo no debería quedarse cruzada de brazos, sino sacar a relucir sus cualidades.

Por Diego Benítez (19 años)

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05