Pareja de hijo de Fretes apenas tenía un auto cuando se abrió casa de préstamos

Adriana Florentín Oliver -nuera del ministro de la Corte, Antonio Fretes- tenía en el año 2015 como único patrimonio un automóvil avualuado en G. 20 millones. En ese entonces, su pareja Asdrúbal Fretes Valenzano constituía la casa de préstamos Ahoraite SA. Para 2019 -escasos cuatro años después- Adriana ya declaró ante la CGR que tenía acciones por G. 200 millones en esa misma entidad crediticia, además de ahorros por G. 135 millones en dos bancos de plaza.

Asdrúbal Fretes y su pareja no reportaron fortunas en sus DD.JJ.
Asdrúbal Fretes y su pareja Adriana Florentín Oliver, funcionaria judicial.Archivo, ABC Color

La fortuna no solo le sonrió a Asdrúbal Antonio Fretes Valenzano -hijo del ministro de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Antonio Fretes- sino también a otros miembros del clan. Tal es el caso de la nuera del miembro de la máxima instancia judicial, Adriana Florentín Oliver, pareja de Asdrúbal.

Declaraciones juradas presentadas por la misma ante la Contraloría General de la República (CGR) evidencian que Adriana accedió a un puesto en el Poder Judicial en el año 2015. Entonces, la flamante nuera decía que su único patrimonio era un automóvil de la marca Mitsubishi del año 1996, cotizado en nada más que G. 20 millones. NO TENÍA INMUEBLES NI AHORROS y su salario mensual era un poco más de G. 4.500.000.

Lo cierto es que mientras Adriana declaraba CASI NADA, su pareja Asdrúbal junto a la abogada Lourdes Beatriz González Gómez constituían el 14 de abril de 2015 la casa de préstamos Ahoraité SA. Asdrúbal, entonces un funcionario del Ministerio Público, apenas tenía un salario mensual de G. 9.910.000.

Adriana Florentín, cuatro años después

Pasaron escasos cuatro años para que Adriana tenga un drástico crecimiento patrimonial. Y es que en su declaración jurada del 6 de octubre de 2019 ya dice tener acciones por G. 200 millones en el negocio crediticio creado por su pareja Asdrúbal Fretes. Además de ahorros por G. 135 millones en dos bancos de plaza.

Sorpresivamente, el viejo auto ya no aparecía como un activo de la nuera del ministro de la Corte, Antonio Fretes.

Sin declarar ante la Contraloría

Adriana Florentín Oliver no tenía CASI NADA en 2015, mientras su pareja Asdrúbal Fretes era parte de empresas con millones en capital, pero no estaban consignadas en sus declaraciones juradas.

Asdrúbal tuvo el golpe de fortuna en abril de 2015 cuando constituyó la casa de préstamos Ahoraité SA, con un capital de G. 5.000 millones. En ese lapso, igualmente ya aparecía como director titular de la empresa Río Salado SA, con un capital de G. 20.000 millones, según los documentos en poder de ABC.

El hijo del ministro Antonio Fretes, aún siendo empleado de la Fiscalía para el 26 de abril 2016, ya se presentada ante la asamblea ordinaria de Río Salado SA con acciones por G. 2.100 millones.

Sin embargo, NADA DE ESTO, quedó plasmado en su última manifestación de bienes del 14 de setiembre de 2016.

Según fuentes judiciales consultadas por nuestro diario, Fretes pudo haber incurrido no solamente en declaración jurada falsa tipificada con hasta 5 años de cárcel, sino también en indicios de enriquecimiento ilícito y hasta posible lavado de dinero, ya que se desconoce la fuente de los ingresos.

En el 2017, Asdrúbal Fretes Valenzano ya figuraba como accionista del Banco Continental, con su propio nombre y a través de sus empresas, según aparecía en el balance de esa entidad bancaria.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.