Del contrabando al lavado

Los nombres ligados a las firmas investigadas como parte de un gigantesco esquema de lavado de dinero asentado en Ciudad del Este ya habían sido denunciados en diversas ocasiones por sus vínculos con el contrabando. Aun así, seguían operando impunemente

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/BITAUJX3DZEFZNUTOEOTOB72FA.jpg

Walid Amine Sweid y Ricardo Galeano Fariña son dos de los nombres señalados como cabecillas del gigantesco esquema de lavado de dinero detectado por la Fiscalía en Ciudad del Este y que habría operado durante años de manera impune, llegando a blanquear unos US$ 1.200 millones.

No es la primera vez que estos dos hombres son señalados por sus vínculos con delitos trasnacionales. Ya hace más de una década que el nombre del empresario Sweid fue vinculado con el ingreso ilegal de mercaderías provenientes de China a nuestro país; sin embargo, las causas en su contra nunca prosperaban. Diversas denuncias señalan que el esquema encabezado por el ciudadano de origen árabe contaba con la protección de influyentes políticos de la zona y hasta del hoy titular de la Cámara de Diputados y otrora fiscal adjunto de Ciudad del Este, Hugo Velázquez.

El propio Velázquez reconoció la tarde del sábado ante ABC Color que durante los años en que fue fiscal adjunto en Ciudad del Este acompañó allanamientos a locales comerciales de Sweid ante denuncias de contrabando. Cuando se le consultó qué había pasado con todas las denuncias, dijo no estar al tanto pues él no manejaba directamente las investigaciones, ya que ocupaba rango de jefe de los fiscales y que eran los agentes de marcas los que llevaban adelante las investigaciones.

Una situación similar se da con Ricardo Galeano Fariña, conocido despachante aduanero que opera desde la capital del Alto Paraná. Este abogado de profesión fue también vinculado en diversas oportunidades a cargamentos de mercaderías que ingresaron a territorio paraguayo de manera ilegal.

Los últimos casos de supuesto contrabando que salpicaron a Sweid y Galeano Fariña tuvieron lugar en 2013 y 2014.

El 24 de mayo de 2013, el entonces fiscal penal ordinario Marcelino González retuvo 18 camiones y dos furgones repletos de mercaderías provenientes de China Continental. Por orden del fiscal adjunto Alejo Vera, la causa fue remitida al fiscal de Marcas Juan Marcelo García de Zúñiga, quien en cuestión de horas dispuso la liberación de los cargamentos.

El procedimiento le costó el cargo a González, pues fue destituido por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados por intervenir en cuestión marcaria, que no le competía.

El 7 de noviembre de ese mismo año, nuevamente fueron retenidos 110.00 kilos de mercaderías chinas. Había también teléfonos celulares y ropas, presuntamente falsificados. La investigación quedó a cargo del fiscal de Marcas de Ciudad del Este, Carlos Giménez, pero poco o nada avanzó.

Entre las mercaderías detectadas había una importante cantidad de ropas de la marca brasileña Dudalina, que se presume eran reproducciones ilícitas, debido a que la dueña del sello no tiene sucursal en dicha nación. Los representantes legales de la firma afectada, Leticia Bóveda y José Ibarra, estaban seguros de que los productos son falsos.

Igualmente, se habían detectado electrónicos de las marcas Samsung, Apple y Nokia, entre otras presuntamente con software pirata. La mayor parte de las mercancías fue liberada y solamente una pequeña parte fue retenida.

El 5 de diciembre de ese año se retuvo otro cargamento de 115.000 kilos de mercaderías chinas, consistentes mayormente en celulares de diferentes modelos, sin marcas. Además, había accesorios para mujeres, receptores satelitales y piezas de automóviles que fueron desaduanizados sin que ninguna sea sometida a una pericia para determinar si infringen o no leyes marcarias.

En este caso actuó la fiscala de Marcas, Liz Carolina Alfonzo, a quien le bastó poco más de ocho horas para revisar la carga antes de disponer su total liberación.

En todos los casos, las mercaderías fueron introducidas al país por la empresa de transporte aéreo Global Logistics Solution SA, perteneciente a Ricardo Galeano y Walid Amine Sweid. Estaban a nombre de las importadoras Fortune International, Michigan, Paraguay Informática, Amanecer Representaciones SA, Vancouver Representaciones SA, GGR SA, Importadora Audi, Paraná Importaciones, Evertek, Grupo Cel Motion SA y La Roma SRL.

Global Logistics Solutions SA es investigada actualmente como la empresa que encabeza el gigantesco esquema de lavado de dinero detectado en Ciudad del Este y que había blanqueado unos US$ 1.200 millones en los últimos años. Así también, fueron intervenidas todas las empresas a cuyos nombres ingresaban las mercaderías de supuesto contrabando y que serían firmas de fachada para las operaciones ilícitas.

En las causas abiertas luego de las intervenciones hechas por denuncias de ingreso de mercaderías chinas supuestamente con marcas falsas, por el aeropuerto Guaraní, no hay procesados. Los fiscales de Marcas en todos los casos terminan liberando los cargamentos.

Denuncias y datos a los que tuvo acceso ABC Color dan cuenta de que la impunidad con la que operaban los supuestos contrabandistas y hoy investigados por lavado de dinero habría sido construida en base a poderosas protecciones políticas.

Sweid y Galeano aparecieron el año pasado en una fotografía durante un viaje al Líbano junto a Hugo Velázquez, el titular de la Cámara de Diputados y quien fue fiscal adjunto durante varios años en Ciudad del Este, donde opera el esquema de contrabando y lavado de dinero supuestamente dirigido por aquellos.

Ese viaje había sido gestionado por el embajador paraguayo en el Líbano, Hassan Khalil Dia.

Pero Velázquez no es el único contacto político poderoso y bien ubicado con el actual gobierno que posee Sweid, sino que son varios los hombres fuertes del coloradismo los que tendrían algún tipo de vínculo, cuanto menos “amistoso”, con los componentes del esquema de lavado.

Versiones a las que tuvo acceso este diario dan cuenta de que Walid Amine Sweid es amigo íntimo de Javier Zacarías Irún, uno de los asesores políticos más influyentes del presidente Horacio Cartes, vicepresidente de la ANR, esposo de la actual intendenta de Ciudad del Este, Sandra McLeod, y cabeza de un clan que hace y deshace en esa zona del país.

De hecho, algunas fuentes afirman que Sweid habría sido incluso un importante financista de campañas proselitistas del Partido Colorado en el Alto Paraná, algo que se mantiene bien oculto debido a la inexistencia de una ley de financiamiento político y de transparencia en nuestro país.

Otro nombre que aparece vinculado a Global Logistics es el de Wildo Ramón Almirón Rojas, apoderado de la ANR. Almirón figura como síndico de la firma, de acuerdo a una actualización de la sociedad en 2014, y es otro hombre muy cercano a Velázquez y a Javier Zacarías Irún.

Tanto Zacarías Irún como Hugo Velázquez son dos de los hombres más fuertes del oficialismo colorado y tienen trato directo con el presidente de la República, Horacio Cartes. De hecho, el mismo mandatario aparece en fotografías posando sonriente junto a Sweid.

juan.lezcano@abc.com.py - @juankilezcano

Mañana: Favorecidos por los Zacarías  y vinculados a otro caso de supuesto lavado

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD