Denuncian terrorismo fiscal-judicial comandado desde el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados

Un exjuez de la ciudad de Hernandarias reveló cómo operan las roscas judiciales para “cocinar” millonarias causas. Los datos señalan que el esquema es comandado por miembros del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados.

El abogado Luis Gallardo, la fiscala Claudelina Corvalán y el juez penal de Garantías Amílcar Marecos.
El abogado Luis Gallardo, la fiscala Claudelina Corvalán y el juez penal de Garantías Amílcar Marecos.

La denuncia de larga de data sobre las alevosas injerencias en el Poder Judicial fue confirmada por el ex juez penal de Garantías de Hernandarias Nelson Ojeda Quintana.

Lea más: Gremios denunciarán a jueces que blanquearon a policías imputados por secuestros a turistas

El magistrado removido explicó que le enviaron un archivo de 21 páginas por intermedio de un amigo suyo, con la orden de imprimir y firmar la resolución prefabricada, pero al negarse fue destituido del cargo de forma unánime por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM).

La causa en la cual se le envió la resolución es en el marco de una investigación que se inició por los supuestos hechos de estafa y lesión de confianza que involucran a varios directivos de una empresa de agronegocios.

“El 1 de marzo de este año, por los mismos argumentos que me habían iniciado el enjuiciamiento me removieron, pero esta no fue la causa. En mi Juzgado, a mediados del mes de diciembre se abrió una causa bastante grande por lesión de confianza y estafa. La fiscal Claudelina Corvalán imputó en principio a diez personas. Cuando devolví la imputación por su redacción imprecisa, al contestar, acomodó los hechos y agregó a una persona más en la imputación. En esa causa supuestamente hay perjuicios millonarios en dólares, relacionados a empresas dedicadas a agronegocios”, explicó Ojeda.

Lea también: Jurado blanquea a juez que prohibió manifestación contra magistrados denunciados

En este proceso penal, después de varias correcciones realizadas por la fiscala Claudelina Corvalán, se aceptó la imputación contra los denunciados, pero la defensa planteó un incidente de prescripción, incidente de nulidad de acta de imputación y expresión de falta de acción contra la querella adhesiva. Fue ahí que se le envió la resolución redactada al juez Nelson Ojeda por intermedio del abogado Luis Gallardo, quien es su amigo, para resolver a favor del Ministerio Público.

Lea más: Jurado salva a criticado juez

Al no firmar, fue destituido en el marco de otra causa en la cual había dictado una medida cautelar que no llegó a ser aplicada. Luego, la causa fue derivada al juez penal de Garantías Amílcar Marecos, quien fue designado como interino para firmar íntegramente la resolución prefabricada, incluso con errores ortográficos.

Plantea una acción de inconstitucionalidad

El juez removido planteó acción de inconstitucionalidad contra la sentencia del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados y solicitó una medida cautelar para ser restituido en su cargo.

El abogado Luis Lezcano Claude, defensor del juez destituido, manifestó que por las características es un caso único y desde el punto de vista jurídico se puede apreciar la arbitrariedad en la sentencia. Mencionó igualmente que, por lo general, los magistrados no son destituidos por medidas cautelares que son reformables.

“En el enjuiciamiento hubo muchas irregularidades también de la causal del supuesto motivo que determinó que se configuraba el mal desempeño por el cual se destituyó al juez Ojeda. La acción ya está promovida, se presentó la acción de inconstitucionalidad. Desde el punto de vista jurídico, en cuanto a las inconstitucionalidades que existen en la sentencia, el caso es una cuestión fácil de resolver. Las irregularidades son muy categóricas y es muy fácil de apreciar la arbitrariedad”, puntualizó Lezcano.

Enlance copiado

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.