Pandemia y vacunación: “Esto es un fracaso y lo seguirá siendo”

La Dra. Nancy Garay, jefa de Cardiología del Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu, afirmó que el fracaso del Gobierno en el combate al COVID-19 no es ninguna sorpresa. Lamentó que se haya regateado para conseguir las vacunas y la manera en que el presidente Mario Abdo Benítez se refiere a la situación por la que atraviesan los paraguayos.

Con disponibilidad de 1.600 millones de dólares, en muchos vacunatorios la ciudadanía recibe solo una ridícula fotocopia del carnet de vacunación en lugar de la cartulina impresa a color.
Con disponibilidad de US$ 1.600 millones, en muchos vacunatorios la ciudadanía recibe solo una ridícula fotocopia del carnet de vacunación en lugar de la cartulina impresa a color.Archivo, ABC Color

La profesional manifestó que desde hace años los médicos denuncian las paupérrimas condiciones de los hospitales públicos y la crónica falta de insumos básicos, que ya anunciaban el desastre que vendría.

Lea más: Alza incontrolable en cifra de muertos y demanda de camas de internación

“Eso repercute y sigue repercutiendo en el resultado final. Es lamentable que siendo un país tan pequeño se haya podido llegar a esta situación sin un cambio de rumbo, de timón radical”, manifestó Garay.

A esto, la doctora le suma la sordera de la clase política, principalmente la del partido de gobierno, que sigue inmune al dolor de la gente. El ejemplo claro es la falta de vacunas por una gestión, cuando menos, inadecuada.

“No se puede regatear por insumos que valen la vida de los paraguayos, de ciudadanos, de seres humanos. Yo diría que está completamente en una modalidad de vuelo automático, sin rumbo fijo”.

Lea más: Paraguay podría sumar 2.800 muertes más por covid en los próximos 21 días

En cuanto a la vacunación, resaltó que la fragmentación etaria es una cortina de humo más para tapar la ineficiencia del Gobierno. “Para mí que se está limitando la edad de la vacunación como un distractor. Al saber que no hemos podido comprar vacunas a tiempo, que no llegan los cargamentos encomendados, entonces se pone ese límite y se culpa a la gente, lo cual es patético, responsabilizar a la sociedad civil porque no hubo una campaña de vacunación”, refirió.

“¿Por qué no se dispuso de la sanidad militar y no se llegó a las casas de esas personas? Vacunaciones domiciliarias se hicieron por el programa del PAI en Paraguay por mucho tiempo. ¿Por qué no se involucró a las gobernaciones y municipalidades? Esto es un fracaso por donde se lo mire, siempre fue un fracaso y seguirá siendo un fracaso”, cuestionó.

Lea más: Con lágrimas de frustración, gestantes peregrinaron tras vacunas anticovid

“Me parece grave que un presidente de la República haga como un alarde de ‘qué mejor campaña de vacunación que 10.000 muertos’. Esa no es la forma de hablarle a un pueblo que está en permanente luto desde hace un año”, lamentó.

Mientras tanto, la Dirección de Vigilancia de la Salud advierte que la curva epidémica en el país sigue con tendencia ascendente, indicando que -de mantenerse las proyecciones- el total de muertes en el país podría superar las 29.000 para setiembre.