Juez recalca que policías de Torín cometieron extorsión y no secuestro

El juez Carlos Vera Ruiz justificó esta mañana el cambio de la figura penal contra los policías que tomaron a una pareja brasileña en Torín. Aseguró que debido a que el lapso de tiempo del secuestro fue breve y a todos los hechos registrados la figura penal que se enmarca en el caso es la de la extorsión agravada.

Los cuatro suboficiales procesados por el secuestro de la pareja brasileña.
Los cuatro suboficiales procesados por el rapto de la pareja brasileña.Archivo, ABC Color

Ayer los cinco policías imputados por el caso de extorsión a una pareja brasileña registrado en la localidad de Torín fueron beneficiados con el arresto domiciliario. El juez Vera Ruiz defendió el cambio de la carátula, puesto que los uniformados pasaron de estar acusados por secuestro a ser imputados por extorsión agravada.

Dijo que si bien al principio fueron acusados de secuestro, luego nuevos agentes fiscales que se sumaron a la causa también analizaron la figura penal y se toparon con que el concepto y la misma jurisprudencia hacen que el caso se enmarque mejor en una extorsión.

“Cuando la toma no se produjera por un periodo prolongado de tiempo, se toma la figura de extorsión agravada, cuya expectativa máxima de pena es de 15 años”, añadió.

Detalló que la extorsión es tomada contra quienes, “con la intención de tener para sí o para un tercero un beneficio patrimonial indebido, mediante fuerza o amenaza pusieran a otro ciudadano en situación de riesgo”. Agregó que se agrava cuando las víctimas están en riesgo de vida, lo cual pasó en caso de la pareja de brasileños.

Así también, alegó hoy que la medida alternativa a la prisión fue otorgada debido a una acordada emitida por la Corte en marzo pasado, que indica que se debe asegurar un procedimiento y juicio que sean adecuados para lograr la pena, y no ser “celosos de la prisión preventiva”.

“La acordada dice que hay que celar no tanto a la prisión preventiva como respuesta, de qué sirve dictar en casos si después no se aseguran y en el juicio oral consiguen la absolución; lo que debe interesar a la Justicia es asegurar los mecanismos procesales para que los que hayan cometido la inconducta lleguen a juicio oral y reciban una pena ejemplar”, argumentó.

El hecho se inició en la tarde del 18 de enero pasado, cuando los brasileños Mateus Mangiocca y Julia de Lima Venancio fueron capturados en una barrera montada sobre la Ruta PY02 por policías de la localidad de Torín, departamento de Caaguazú.

Los extranjeros denunciaron que los policías paraguayos pidieron 50.000 reales (G. 60 millones al cambio actual) para no ser incriminados en narcotráfico y prostitución. Las víctimas contactaron con los familiares quienes lograron reunir 25.000 reales.

Al día siguiente, los policías escoltaron a la pareja hasta Ciudad del Este. La mujer fue liberada para que pueda cruzar al Brasil y retirar el dinero de un banco, mientras que su pareja quedaba retenido. El caso fue descubierto por la Policía del vecino país, luego de que la joven se quebrara al no poder extraer todo el dinero.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05