Administración municipal de Carlos Echeverría obtuvo calificación “cero” en control interno

LUQUE. Un informe de evaluación de efectividad del Sistema de Control Interno (SCI) realizado por la Contraloría General de la República (CGR) concluyó que la Municipalidad de Luque, administrada hasta mediados de julio de este año por Carlos Echeverría (cartista), quien busca el rekutu, obtuvo calificación “cero” durante el ejercicio fiscal 2020, ya que no implementó lo requerido para mejorar sus servicios. El exjefe comunal se excusó con la pandemia tratando de justificar el incumplimiento exigido.

De izq. a der.: Horacio Cartes, el acusado Óscar González Daher y el intendente de Luque Carlos Echeverría, quien es cuestionado.
De izq. a der.: Horacio Cartes, el acusado Óscar González Daher y el intendente de Luque Carlos Echeverría, quien es cuestionado.Archivo, ABC Color

La Contraloría adoptó desde el 2016 como marco para el control, fiscalización y evaluación del Sistema de Control Interno de las instituciones sujetas a su supervisión, la Norma de Requisitos Mínimos (NRM), precisamente para su control. El objetivo principal del proyecto es lograr la excelencia dentro de cada institución para optimizar los servicios ofrecidos a través del profesionalismo de los funcionarios.

En este contexto, la CGR cursó notificación al exintendente cartista Carlos Echeverría el pasado 12 de enero de 2021, a fin de solicitar documentos que respalden la fase de diseño de la NRM y que evidencien las acciones de mejoras realizadas durante el ejercicio fiscal 2020.

Pero el 4 de febrero de este mismo año, Echeverría respondió al equipo auditor del ente contralor para justificar el incumplimiento de la norma exigida, excusándose en “la pandemia” del covid-19.

“Cumplimos en informar que en el año 2020, no ha sido posible avanzar en la implementación como consecuencia de los hechos conocidos por todos, cual es la pandemia covid-9, que ha afectado a todas las instituciones y nuestro municipio no ha sido la excepción, en primer lugar porque debido a la reprogramación del presupuesto que ha sido adecuado a la ley de emergencia, no ha sido posible utilizar rubros para capacitaciones y/o charlas que estaban previstas con el fin de ir avanzando en la implementación; por otro lado, también el Municipio por un problema de índole presupuestario se vio en la obligación de descontratar hasta en un 40% del plantel de funcionarios, situación que conllevó a reorganizar las tareas en las diferentes reparticiones; a esto le podemos agregar que en el año 2020 de abril a diciembre se ha establecido trabajar por cuadrillas en días intercalados, situación que sumada a la menos cantidad de funcionarios, derivó en una carga laboral extra, lo cual no ha permitido respetar en muchos casos los niveles de procesos establecidos”, dijo el aspirante colorado, nuevamente a la intendencia de Luque, Carlos Echeverría.

El alcance que pretende la implementación del Sistema de Control Interno en las instituciones es “promover la efectividad, eficiencia y economía en las operaciones y la calidad de los servicios, además de proteger y conservar los recursos públicos contra cualquier pérdida, despilfarro, uso indebido, irregularidad o acto ilegal”. También busca cumplir las leyes, reglamentos y otras normas gubernamentales, elaborar información financiera válida y confiable, presentada con oportunidad, aseguran los auditores.

“Calificación cero”

La valoración de la ejecución del SCI es del 0 al 5, es decir, de deficiente a excelente. La Municipalidad de Luque obtuvo calificación cero (deficiente) en los parámetros evaluados como ambiente de control, control de planificación, control de implementación, control de evaluación y control para la mejora.

Recomendación

Al respecto, la auditora Maura Martínez, la directora de la Dirección de Análisis Sectorial Irma Delfino y la directora general de Control Gubernamental Gladys Fernández recomendaron en mayo pasado a las autoridades de la Comuna luqueña elaborar un plan y cronograma para la implementación del Sistema de Control Interno, además de gestionar la capacitación del personal directivo y funcionarios sobre la norma a fin de apoyar su efectiva implementación.

También se deben arbitrar las medidas administrativas para que la auditoría institucional proceda a evaluar la efectiva implementación de la Norma de Requisitos Mínimos al cierre del ejercicio fiscal 2021, utilizando la matriz de evaluación por niveles de madurez, cuyo resultado deberá ser remitido “a más tardear” el 28 de febrero de 2022, adjuntando las evidencias correspondientes a cada uno de los principios por componente de control, dice el documento.