La vacuna es el único camino para volver a las aulas, dice director del Acosta Ñu

El doctor Pío Alfieri, director del Hospital Pediátrico Acosta Ñu, afirmó este miércoles que si se llega a aprobar una de las vacunas antiCOVID para los niños desde los cinco o seis años, él sin duda recomendaría la aplicación siempre y cuando se cumplan los protocolos de seguridad. Reafirmó que los niños deben regresar a las aulas y que para eso es necesario un retorno seguro. Añadió que las secuelas sociales de la pandemia repercutieron fortísimo en los más pequeños.

El cierre de las aulas por la pandemia ha trastornado la instrucción de niños y jóvenes  alrededor del mundo.
El cierre de las aulas por la pandemia ha trastornado la instrucción de niños y jóvenes alrededor del mundo. (Foto ilustrativa).Archivo, ABC Color

“Los hijos tienen que volver a la escuela, tenemos que recuperar la escuela como el lugar de desarrollo emocional, intelectual, social, no hay ninguna duda. Para volver a la escuela de modo seguro tienen que estar vacunados, así que si sale una vacuna para los de 5 a 6 años en adelante, yo adhiero a que se vacunen sin lugar a dudas”, dijo el doctor Alfieri este miércoles en conversación con ABC Cardinal 730 AM.

El médico dijo además que siempre se debe tener la premisa de cumplir con los protocolos de seguridad, lo cual implica estudios científicos que avalen la efectividad de las dosis en los niños.

“No tengo dudas: si hay un trabajo que demuestre un perfil de seguridad, claro que hay que usar. Hay que volver a la escuela de modo seguro (...) Es cierto que uno puede poner muchas objeciones a la industria, pero en estos casos tenemos que aceptar siempre con los controles de seguridad que va a ser la única forma de controlar esto también”, manifestó.

Secuelas importantes

El doctor Alfieri contó que el no asistir a las clases presenciales impactó de forma muy importante y negativa en los niños. Muchos de ellos tuvieron ataques de pánico y subieron de peso mucho más de lo que debían. También hubo casos de depresión y trastornos en la conducta, algo que se intensificará en los próximos años como consecuencia de la pandemia.

“Ellos mismos piden la vacuna. Todo este tiempo hablamos de muertes (...) Todo eso tiene su consecuencia, claro que sí. Eso se va a despejar seguramente en la escuela”, expresó.

Como ejemplo, contó que diagnosticó ataque de pánico a un niño de solo siete años. “En 30 años de pediatra vi dos (casos de ataques de pánico en menores); ahora vi más de 20. Niños de nueve, diez años están con ataques de pánico. El más chico es el de 7 años (...) Me di cuenta en la tercera consulta: le faltaba el aire, tenía taquicardia”, recordó.

Síndrome multisistémico

Alfieri dijo que los niños sufren el COVID de una forma distinta. “Los niños no hacen la neumonía que hace el adulto, la que saturó todos los servicios del mundo. En pediatría es poco agudo, es más bien un cuadro banal, una gripe, pero después de 20 a 30 días aparecen con ese cuadro nuevo que se llama se llama síndrome inflamatorio multisistémico”.

Este síndrome, según el doctor, producía un daño cardíaco muy fuerte que hacía que los pacientes ingresaran a terapia, “pero tenía un tratamiento fijo y seguíamos ese tratamiento y anduvieron bien”.

Finalmente, el director del Acosta Ñu contó que actualmente no hay menores internados por COVID en el sitio y recordó que solo uno de los más de 50 que ingresaron a terapia con el síndrome falleció.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05