RGD seguía denunciando a víctimas desde la cárcel, según documentos

Ramón González Daher (RGD) hizo al menos una decena de denuncias contra las víctimas de sus préstamos usurarios mientras se encontraba recluido en la Agrupación Especializada. El condenado por usura seguía utilizando el sistema de apriete pese a que ya tenía abierta una causa penal, según las quejas. El Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados todavía no abrió una sola investigación sobre fiscales y jueces cómplices del clan luqueño.

Ramón González Daher y su hijo Fernando González  Karjallo cuando fueron detenidos en noviembre de 2019. Están imputados por los delitos de lavado de dinero y usura.
Ramón González Daher y su hijo Fernando González Karjallo cuando fueron detenidos en noviembre de 2019. Fueron condenados por los delitos de lavado de dinero y usura.Archivo, ABC Color

Solo entre enero y junio de 2020, el recientemente condenado por usura Ramón González Daher presentó al menos diez denuncias por supuesta estafa contra las víctimas de sus préstamos usurarios. Así lo revela una lista de causas abiertas por el exdirigente deportivo luqueño preparado por quienes sufrieron los aprietes del mismo y su clan y al que tuvo acceso ABC Color

Desde la cárcel

Ramón González Daher y su hijo Fernando González Karjallo fueron detenidos el 15 de noviembre de 2019. Ese mismo día fueron enviados a la Agrupación Especializada por orden del juez Humberto Otazú.

Sin embargo, permanecer recluido no le impidió a González Daher seguir utilizando el sistema de apriete contra las víctimas de sus préstamos usurarios.

En 2019 llegó a presentar 36 denuncias hasta antes de ser imputado. El esquema paró, pero brevemente.

El 14 de enero de 2020, estando aún recluido, Ramón González Daher presentó cuatro denuncias, de acuerdo a documentos y testimonios a los que tuvo acceso nuestro diario.

Ese día González Daher denunció por estafa a Hugo César Caffarena Cano y a Carlos José Fugarazzo Velázquez. Ambas denuncias quedaron en manos del fiscal Francisco Gabriel Torres Núñez, de la Unidad 1 de Luque.

Ese mismo día también denunció a María Marta Segalés de Gutiérrez por estafa y apropiación. Presentó una denuncia más contra Armindo Vera Ferrer, también por estafa. Estas dos causas terminaron en manos del fiscal Silvio Rubén Alegre Santacruz.

Luego de que se publicara la lista de fiscales que manejaron las denuncias presentadas por González Daher, Alegre manifestó hace unos días que a él simplemente le cayeron las causas por sorteo y que “no se molestó siquiera a las personas denunciadas”.

Armindo Vera Ferrer fue una de las víctimas que testificó durante el juicio contra González Daher. En conversación con ABC reveló que el usurero le seguía llamando y amenazando desde su lugar de reclusión.

Vera Ferrer es abogado y era propietario de una empresa inmobiliaria. Relató que la firma nunca tuvo problemas hasta que unos pagarés por valor de US$ 150.000 cayeron en manos de González Daher.

Varias veces más

Recordó que terminaron pagando G. 7.500 millones, muy por encima del monto original, lo que llevó a la quiebra a su empresa. “Desde la cárcel, él seguía llamando a requerir, pedía dinero en efectivo porque decía que necesitaba y hasta presentó una denuncia en mi contra”, contó.

“La presión se iniciaba cuando veíamos a ministros de la Corte desfilar por su oficina”, afirmó Ferrer. Incluso relató que González Daher le exigía que los pagos sean en dinero en efectivo porque “necesitaba” en su lugar de reclusión.

El prestamista usurario y exdirigente del Sportivo Luqueño y la Asociación Paraguaya de Fútbol (APF) volvió a la carga contra sus víctimas en junio de 2020.

Según revelan los documentos, el 9 de junio de 2020 presentó otras seis denuncias contra sus deudores.

La primera fue presentada contra Carlos Augusto Sosa González y Farid Yinde por los supuestos hechos de apropiación y estafa.

La causa quedó en manos de la fiscal Fátima Villasboa, quien también aseguró hace unos días que los procesos quedaron en sus manos por mero sorteo aleatorio y que nunca se movieron.

Ese mismo día efectuó otras tres denuncias por apropiación y estafa. La primera fue contra Wildo Luis González Rodríguez y Felipe Santiago Barreto; la segunda contra Higinio Riveros Gaona y Osvaldo Saúl Chaparro Torres; y la tercera contra Jorge Alfredo Agüero Cálcena. Todas las denuncias quedaron en manos de la fiscal Mirtha Ortiz, quien también negó haber formado parte del esquema de González Daher.

Las últimas dos denuncias quedaron en manos de la fiscala Sandra Ledesma, quien igualmente dijo que no movió las causas. En esas fueron denunciados Maribel Martínez Pastore y Édgar Waldemar Troche Ortiz; y Osvaldo Ramon Araújo Velázquez y Francisco Benicio Salmena Espinoza.

Apriete que no se investiga

Estas son tan solo algunas de las más de 200 personas que fueron denunciadas por Ramón González Daher por supuesta estafa durante el período investigado para el juicio. De las 227 denuncias, 156 fueron citadas durante el proceso judicial al usurero.

Tanto la Fiscalía como el Tribunal de Sentencia coincidieron en señalar que González Daher utilizó a fiscales y jueces como agencia de cobro para sus préstamos usurarios. El esquema era el mismo: presentaba denuncias con base en las garantías desmedidas que había solicitado, las causas avanzaban con imputaciones, juicios y hasta pedidos de prisión contra sus víctimas, según se mostró en el juicio.

El Tribunal que condenó a González Daher pidió que se investiguen las causas en las que este aparecía como demandante. Sin embargo hasta ahora ni la Corte Suprema, ni la Fiscalía General ni el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados (JEM) iniciaron investigación alguna.

De hecho, el JEM fue parte clave del sistema de apriete. Desde ahí, el hermano de Ramón, el condenado exsenador cartista Óscar González Daher (+) se encargaba de enjuiciar a quienes no se prestaban a los aprietes, según las acusaciones.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.