Diputado Noguera, salpicado con obras fantasmas en Villarrica

Empresas ligadas al diputado Ever Juan Aricio Noguera (ANR, Añetete) recibieron casi G. 683 millones de la Municipalidad de Villarrica para trabajos de infraestructura, que fueron denunciadas como obras fantasmas. Un sistema de agua potable está inconcluso y no se pueden ubicar los empedrados y asfaltados que se debían hacer en la ciudad, según reveló el intendente Magín Benítez (PLRA).

El Diputado Ever Juan Aricio Noguera junto a los exintendentes de Villarrica, Gustavo Navarro y Alejandro Aguilera.
El Diputado Ever Juan Aricio Noguera junto a los exintendentes de Villarrica, Gustavo Navarro y Alejandro Aguilera.Carlos Avalos, ABC Color

Noguera está salpicado con tres presuntas obras fantasmas que forman parte del paquete de una docena de inversiones por valor de G. 2.244.059.792 que no existen, están inconclusas o no se pueden ubicar y que el intendente de Villarrica, Benítez, denunció días atrás. La mayoría de los desembolsos estuvieron a cargo del exintendente Gustavo Navarro y la rendición de cuentas fue en la administración del exintendente interino Alejandro Aguilera, ambos colorados oficialistas.

Entre el 2020 y 2021, Navarro transfirió G. 2.102.729.760 a la Comisión de Fomento y Desarrollo San Francisco Potrero, cuyo presidente es Wilfrido Sanabria y su tesorero Juan Manuel Paniagua. Esta comisión contrató a varias empresas y entre ellas figuran “El Emprendedor” e “Itapoty SA” para obras por valor de G. 682.329.760, según dio a conocer la Intendencia de Villarrica.

La empresa “El Emprendedor” es de Lisandro Ariel Noguera, hermano del diputado Ever Noguera, quien debía construir un sistema de agua potable en la compañía San Francisco Potrero. En abril del año pasado se le pagó G. 320 millones por esta obra, pero en una verificación sólo se encontró un pozo artesiano en el domicilio particular del presidente de la comisión en cuestión. No hay tanque ni mucho menos una red de distribución, infraestructura que también figuraba en el proyecto, detalló Magín Benítez. Lisandro no contestó los mensajes de WhatsApp ni las llamadas a su línea con terminación 377.

Mientras que la firma Itapoty S.A., que era propiedad de Noguera y que ahora está a nombre de sus cuñados Benedicto y Dora Cáceres, recibió G. 362 millones para empedrados y asfaltados en distintos barrios de Villarrica que no pudieron ser ubicados. Llamamos a los hermanos Cáceres, cuñados del diputado, a la línea baja de la empresa, pero no nos atendieron. Igualmente, se presume que la firma sigue siendo manejada por Ever Noguera y que sus familiares políticos simplemente son prestanombres.

Por su parte, el legislador Ever Noguera sostuvo que su hermano trabaja de forma independiente y que ya no tiene injerencia en su exempresa que transfirió a sus cuñados. Afirmó que está seguro de que el sistema de agua potable, los empedrados y los asfaltados existen y acusó al intendente liberal de desconocer la ubicación de las obras y de mentir solo con el fin de perjudicar su carrera política, ya que es precandidato a la Gobernación de Guairá. Agregó que las denuncias de Benítez son solo cortinas de humo para tapar su incompetente gestión como nuevo jefe comunal.

Millonarias obras que no aparecen

Además de lo que recibieron las empresas ligadas a Noguera, también hay sospechas de obras fantasmas en otras inversiones por valor de G. 1.881.730.032. El jefe comunal anunció que todas estas presuntas irregularidades se anexarán en una ampliación a la denuncia que hizo en diciembre pasado ante la Fiscalía Anticorrupción de Asunción por millonarios faltantes en las administraciones de los exintendentes Navarro (2015-2021) y Aguilera (febrero 2021-noviembre 2021).

Siguiendo con las contrataciones, Fulgencio Ramón Silvera Gallinar, secretario de Noguera, recibió G. 880 millones para construir un sistema de agua en la compañía Rincón y un empedrado en la Fracción Torres del barrio Santa Librada. El pavimento no pudo ser ubicado y con la segunda obra también solo se encontró un pozo, de acuerdo a la verificación del equipo de Benítez.

Frintex SA recibió G. 81.600.000 para empedrados que tampoco se encontraron y hay G. 450 millones que no se rindió y se desconoce su destino. La Municipalidad intimó al presidente de la comisión, Wilfrido Sanabria, a que responda sobre las obras fantasmas e informe sobre los fondos que no tienen rendición de cuentas, pero hasta el momento no lo hizo.

Empiezan las obras tras denuncias

Magín Benítez también verificó los empedrados que se tenían que construir frente a las escuelas San Antonio de Carovení Viejo y San Francisco de Asís de Costa Espinillo. No se encontró ninguno, pero en el caso de la compañía Costa Espinillo fue porque la obra se construyó a 300 metros del lugar visitado.

Pero no existe el empedrado en la compañía Carovení Viejo, que fue adjudicado por G. 81.330.032 y a través de un llamado a licitación a la firma Construsaci, representada por Liz Lorena Alvarenga Duarte. Se terminó de pagar ya en febrero del año pasado y recién después de un año, justo al día siguiente de que el intendente denunció las obras fantasmas, llamativamente los trabajos se iniciaron en el lugar.

La denuncia fue el martes y el miércoles también se empezó a colocar un tanque de agua en la compañía Costa Espinillo-Naranjandy, en donde solo había un pozo artesiano a medio terminar, relató Benítez. Esta obra correspondería al saldo de G. 450 millones que la comisión presidida por Sanabria no rindió, pero solo son presunciones, aclaró el jefe comunal.

El intendente agregó que el Departamento de Obras junto al equipo jurídico de la Municipalidad están recorriendo las obras en compañía de un escribano para certificar que las obras, totalmente pagadas, no existen o están a medias y que recién ahora se están comenzando a construir.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.