Ciclista crea el “antinalgadas” para castigar a los acosadores en las calles

Una mujer, cansada del acoso que sufre cuando utiliza su bicicleta, creó como respuesta un llamativo elemento al que nombró “antinalgadas”.

Fotografía ilustrativa de una ciclista.
Fotografía ilustrativa de una ciclista.

Las denuncias por acoso de mujeres ciclistas cuando circulan en bicicleta por diferentes sitios son múltiples. Una de ellas, llamada Noelia Zelaya, denunció el lunes pasado que un motociclista la había manoseado en Villa Elisa.

En un posteo en su cuenta de Facebook, la mujer escribió que le asustaba la forma en que ella misma parecía normalizar ese comportamiento cada vez que sufría ese tipo de acoso; es decir, confirmó que es una situación que sucede con frecuencia.

“Me asusta la forma que yo misma estoy normalizando que cada vez que un motoqueiro depravado me da una nalgada sea algo normal o un ‘no importa’. Lo digo así porque es verdad: hacés una demanda por acoso callejero y los policías nada hacen. En vez de buscar cámaras por las zonas e identificar al depravado, estos casos quedan en el ‘opareí’ (en la nada)”, lamentó.

Ese día, el 28 de marzo, luego de haber sido manoseada cerca de la misma comisaría de Villa Elisa, dijo que el hecho sucedió también cerca de un colegio. “Si ese mismo depravado ve a alguna colegiala le va tocar; así que, chicas, a cuidarse. El tipo tenía una moto negra, sin casco, campera gris con rayas. No le deseo el mal, pero ojalá se caiga de su moto y se pudra”, arremetió.

El “antinalgadas”

Al día siguiente, el 29 de marzo, la ciclista contó que decidió inventar un rudimentario “antinalgadas” con el propósito de castigar a los agresores sexuales. Se trata de una esponja cubierta con alambre de púas que coloca dentro de la calza deportiva que viste. Además, puso una cadena vieja en el manubrio de la bicicleta para, en el caso de que pueda, arrojarla a las ruedas del potencial acosador, con el fin de que este se caiga.

“Hoy ya vine preparada con el antinalgadas: es una esponja a la que le coloqué alambre de púas para que le clave en las manos al que me nalguee. Coloqué bajo la calza, en mi retaguardia izquierda, el lado que queda más expuesto para pegar. No molesta ni nada al pedalear, ni clava porque tiene el lado de la esponja más dura como superficie. La cadena vieja la llevo al manubrio por si me dé tiempo de reaccionar y tirarle entre las ruedas de su moto. Y así nace una doña Bárbara”, escribió Noelia.

El caso de Fiorella Migliore

En agosto de 2014, Fiorella Migliore, modelo y actriz paraguaya, había denunciado haber sido manoseada por un joven a quien acusó a través de las redes sociales y pidió ayuda para su identificación. Se trataba de Héctor Antonio Ocampos.

El hecho había sucedido en la zona del colegio Goethe, en el barrio Ykua Satí de Asunción. “Me desplazaba lentamente en mi bicicleta porque se trataba de una arribada y siento un fuerte golpe en la nalga izquierda y pienso que alguien que conocía me hizo una broma, pero veo un tipo sentado en la parte de atrás de la camioneta y comencé a temblar primeramente porque tenía miedo de perder el equilibrio y caerme”, había dicho Migliore.

El caso de acoso se había hecho viral a través de las redes sociales porque Fiorella atinó a registrar a su agresor en imágenes y consiguió además videos de una cámara de seguridad que demostraban lo ocurrido.

Ocampos fue encontrado aceptó pedir disculpas a su víctima y hacer una donación de G. 500 mil guaraníes a la fundación Kuña Aty.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.