Contaminación en aguas bolivianas no afecta al Pilcomayo

En la zona de Potosí, Bolivia, a unos 60 kilómetros de donde nace el río Pilcomayo, el pasado 28 de julio se produjo un derrame de desechos mineros que se extendió por unos cinco kilómetros; sin embargo, no llegó hasta el río, por lo que las aguas del Pilcomayo siguen siendo aptas para beber, al igual que para el consumo de sus peces, aseguran.

Río Agua Dulce en Potosí, Bolivia.
Río Agua Dulce en Potosí, Bolivia.

El “escape” de desechos tóxicos, compuestos por cianuro, arsénico y otros, aguas abajo del dique de contención de desechos, alarmó a los pobladores paraguayos y bolivianos, por lo que ciudades de Bolivia así como de Argentina emitieron alertas locales, mientras que Paraguay esperará un resultado de muestreo.

“La Trinacional están tomando muestras en 20 lugares, va a llevar entre 15 días a un mes para tener resultado del muestreo. Ahí la Argentina y nosotros tomaremos la decisión de emitir una alerta”, explicó Artur Niedhammer, presidente de la Comisión Pilcomayo.

Agregó que Paraguay aún no está afectado, que las aguas no están contaminadas hasta el momento y que son aptas para su consumo. Sin embargo, comentó que en diciembre comienzan las riadas, por lo que habría posibilidad de que la contaminación llegue al Pilcomayo, aunque los bolivianos cuentan con tiempo para realizar la limpieza correspondiente.

Por su parte, la provincia de Salta ya se encuentra en alerta, “pero creo que es apresurado. Según los datos de la Trinacional, hay que hacer una alerta de no consumir agua y pescado, pero cuando estén los resultados del muestreo, aunque es muy difícil que suceda”, manifestó Niedhammer.

El Pilcomayo riega gran parte del Chaco paraguayo, proveyéndoles a los pobladores de agua para el consumo diario, además de varias zonas que se dedican exclusivamente a la pesca, por lo que la población se encuentra preocupada ante la situación ocurrida en aguas bolivianas.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.