“Adalberto Martínez nos da un abrazo a los pobres del Paraguay”

Monseñor Adalberto Martínez hizo historia para nuestro país al convertirse en el primer cardenal paraguayo este sábado durante el consistorio en la Basílica de San Pedro en la Ciudad del Vaticano, donde el papa Francisco también brindó unas palabras al compatriota. Al respecto, el padre Pedro Velazco –reconocido por sus años de trabajo en el Bañado Sur–, dijo que Martínez “abraza a los pobres” considerando que decidió celebrar su primera misa como cardenal en una parroquia del bañado.

El primer cardenal paraguayo, Adalberto Martínez, durante el consistorio, en la Basílica de San Pedro.
El primer cardenal paraguayo, Adalberto Martínez, durante el consistorio, en la Basílica de San Pedro.

El domingo 4 de septiembre en la parroquia San Felipe y Santiago del Bañado Sur, el nuevo cardenal paraguayo Adalberto Martínez celebrará su primera misa en el país. Este acto litúrgico será a partir de las 10:00 y prevén la asistencia de 1.000 personas en la ceremonia que está organizada y coordinada por el padre Pedro Velazco, acompañado de los feligreses de la comunidad.

Al respecto, el padre Velazco –quien es reconocido y apreciado por todos sus años de servicio en el Bañado–, manifestó que el cardenal realiza un “gesto maravilloso, profético y desafiante” al decidir realizar su primera misa en otra iglesia que no sea la Catedral Metropolitana.

Asimismo, el religioso manifestó que Martínez incluso “se atrevió a ir mucho más allá” al romper rompió el protocolo de la iglesia, pero esto fue “en favor del evangelio” y con ello brinda “un abrazo a los pobres del Paraguay”.

“Este es un acontecimiento para todo el país, que su catedral sea el Bañado Tacumbú es un gesto muy evangélico y demuestra que la pobreza en Paraguay requiere una atención muy especial. Nosotros tenemos que trabajar para que la pobreza en nuestro país desaparezca”, refirió.

Aguardan a 1.000 personas

Continuando con su relato, el padre dijo que esperan “como mínimo” a 1.000 personas para esta misa, siendo esto un acontecimiento que genera mucho entusiasmo en la gente y toda la comunidad, citando que no solamente se trata del bañado Tacumbú, sino todos los bañados de Asunción, los asentamientos, los campesinos sin tierras, las comunidades indígenas y todos los sectores “marginados” de nuestro país.

No elegimos la pobreza, pero trabajamos para superarla. Jesús tuvo eso muy claro, vino para que se tenga vida en abundancia y por eso la Iglesia tiene que comprometerse con la justicia, con la paz y con los más pobres”, finalizó.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.