A por ellos

Con seguridad muchos habrán escuchado o leído esta expresión con protagonistas españoles de por medio, anunciando de ese modo que irían a buscar a sus rivales deportivos, bélicos, políticos o de otra índole.

Si bien de este lado del Atlántico ya nos es suficiente con decir “vamos por ellos”, la expresión de los hispanos no es incorrecta, al unir a ambas preposiciones para impedir una posible ambigüedad.

Ir por ellos puede significar irnos por causa de ellos, pero ir a por ellos es inequívocamente ir a buscarlos.

No es poco lo que ocurrió el viernes dentro de nuestro sistema de justicia.

Ese día la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia declaró inadmisible el recurso de casación que presentaron los defensores de Ramón González Daher y su hijo Fernando González Karjallo.

De ese modo queda firme la condena que recibieron de 15 y 5 años de cárcel respectivamente, 15 años para González Daher por usura, lavado de dinero y denuncia falsa, y 5 para González Karjallo por lavado de activos.

Además se establece un comiso especial de bienes por más de 240 mil 500 millones de guaraníes y poco más de 11 millones 700 mil dólares, o si se quiere, unos 47 millones de dólares en su conjunto, al considerar el tribunal que este enorme monto de dinero es fruto del interés excesivo e ilícito cobrado en los préstamos realizados a las víctimas de usura.

Entre la sentencia que los condenó y la decisión de la sala penal que deja firme la condena hubo 9 jueces a quienes hay que recordar con sus nombres y apellidos:

Claudia Criscioni, Yolanda Portillo y Yolanda Morel, quienes decidieron las condenas en primera instancia, Arnulfo Arias, Gustavo Santander y Andrea Vera, miembros del tribunal de apelación que confirmaron la condena, y los ministros Alberto Martínez Simón y Luis María Benítez, además del camarista Digno Arnaldo Fleitas, quienes desde la sala penal rechazaron el último recurso presentado por ambos condenados para evitar ir a prisión.

La investigación fiscal documentó que en 5 años toda esta maquinaria de concesión ilegal de préstamos y cobro exagerado e ilícito de intereses movilizó más de 6,5 billones de guaraníes.

“Hemos golpeado a una estructura gigantesca de la justicia al servicio de la delincuencia” nos decía el viernes en la 730AM Julio Mendoza Yampey, una de las víctimas de usura y quien impulsó la denuncia que empujó todo este proceso como solitario querellante inicial, a quien luego se agregaron otras víctimas.

Mendoza también anticipó que presentará otra denuncia penal por lavado de dinero contra Delcia Karjallo, esposa de González Daher, al demostrarse en el juicio que también estuvo plenamente vinculada al sistema de blanqueo de dinero proveniente de una actividad ilegal como la usura.

“No vamos a descansar hasta que esté en Tacumbú... adonde mandó a varios de mis clientes” anunció además sobre Ramón González Daher el abogado Federico Campos, quien destacó que 155 víctimas son las que se animaron finalmente a formalizar sus denuncias para impulsar un proceso que es histórico porque simboliza la victoria contra un sistema que tuvo como cómplices a jueces y fiscales quienes servían de agentes de cobranza, de coacción y chantaje de este esquema de usura y aprietes.

Esa es precisamente la otra gran pata de esta historia emblemática que resume cómo operan el poder político y económico para triturar a la gente con la complicidad del poder judicial.

Es por eso el turno de ir a por ellos, para investigar a fondo a jueces y fiscales que fueron funcionales a esta miserable máquina de aprietes y extorsión.

guille@abc.com.py

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.