El portunhol salvaje de Douglas Diegues

Un caso radical de invención de una neolengua poética es la mezcla de portugués, español y guaraní, contaminada con aportes del inglés y otros idiomas, llamada «portunhol selvagem». En ella escribe el poeta de Ninguna Parte Douglas Diegues.

https://arc-anglerfish-arc2-prod-abccolor.s3.amazonaws.com/public/FJ7WBGOCF5BWZOW3UQAQ7FFLEE.jpg

Vento Norte, la editorial cartonera de la ciudad de Santa María (Río Grande do Sul, Brasil), ha coeditado, con otros sellos cartoneros –de Suramérica (Cartonazo, La Regia, La Joyita y Casimiro Bigua) y de España (Karakartón)– el último libro de poesías del legendario escritor del «portunhol salvaje» Douglas Diegues: Tudo lo que vocé non sabe es mucho más que todo lo que vocé sabe (Iberoamérica y España, Coedición internacional, 2015).

En el prólogo, el poeta chileno Eduardo Embry nos recuerda que los libros cartoneros son acaso tan antiguos como los famosos «pliegos valencianos» del Siglo de Oro español: colecciones de pliegos sueltos impresos que no alcanzaron a ser libros por la censura eclesiástica de la época. Pliegos grandes doblados en cuatro partes, como ¡los mismísimos libros cartoneros de hoy!

El libro está compuesto de poemas propios y de versiones de poemas de otros autores. Poemas propios, escritos con el estilo inconfundible del autor, como «Mi abuelo Robert Crumb cruza la frontera», «El sentido de la vida segundo las yiyis guaraníes & nivaklés», «So’o plastificada» y «Argentina mon amour». Entre las versiones o traducciones, o, si se quiere, apropiaciones de poemas de otros autores, tenemos algunos de Baudelaire («A uma passante» y «The albatroz»), de Pierre Louys («A las tetas de una yiyi grecoguaranga»), de Leopoldo María Panero («Canción para una disko») y de Nazim Hikmet («Amor impossibelle»), además de una canción de Billy Idol y de cantos ceremoniales de los pai tavytera («Fragmento del kanto ritual de nostro abuelo grande primero») y de los ayoreo («El xamán milagroso»), entre otros textos capturados por el filtro de amor del portunhol salvaje.

PUBLICIDAD

Entre los poemas propios sobresale «La morte y la Bomboncita» (suena inmediatamente en la memoria, al oír este título, el cuarteto de cuerdas de Schubert «La muerte y la doncella»):

«La morte poderia ser La Bomboncita

miss kolita mojada forever.

PUBLICIDAD

La morte poderia ser la

Bomboncita

miss tanga ad honorem.

La muerte poderia tener

las tetitas de la Bomboncita.

La muerte poderia tener

la kola de la Bomboncita.

La muerte poderia tener

los piezitos de La Bomboncita.

La morte poderia tener

la sonrisa de la Bomboncita.

La muerte poderia ser

la Bomboncita diziendo

ahora de cuatro

forever solo para mim.

La muerte poderia ser

la llubia de la Bomboncita

calmando minha loucura.

La muerte poderia ser

la Bomboncita me esperando

numtelo de Baires.

La muerte poderia tener

la mirada de la Bomboncita.

La muerte poderia bailar la cumbia

y el rockanrroll y todo lo que quiera

desnuda para mim

solo para mim como la Bomboncita.

La muerte poderia ser

La Bomboncita halagadamente halagada

dicéndome “te voy a extranhar, meubem”».

Entre las apropiaciones –antes que traducciones, el autor las ha denominado en ocasiones «transdeliraciones» o «transinvenciones», particulares capturas con el cedazo del portunhol salvaje, en suma– debe citarse un poema de Bai Juyi (Po Chu Yi, en escritura antigua), poeta de la dinastía Tang y gobernador de Hangzhou: «Po Chu I también habla el portunhol selvagem»:

«Desde que he

abandonado che valle por um bom puesto

ofizial

Hay 7 años que vivo en Xangan

Qué he ganado? He ganado a ti mio broder

Yuan

Es muy difícil encontrar amigos de berdade

Hemos kurtido kavalgar bajo árboles en flor

Hemos kruzado la nieve a patas

Hemos kalentado nostros korazonzitos con

vino

Nos kruzamos & nos despedimos en la Puerta

Oeste

Ninguno de nosotros se ha preocupado en

ostentar sombreros and galardones

Non nos presentamos juntos al examen

Nunka servimos nel mismo departamento de

estado

Lo que nos une es mais bello, mais profundo

que nostras máskaras

Los ríos de nostras almas ojerá del mismo

ykuá».

La lengua de Douglas Diegues, conviene recordarlo después de haber leído estas dos muestras, incorpora palabras de origen «selvático» a su guaranhol-portunhol de base. Nacido en 1965 en Río de Janeiro, crecido en Ponta Porã, de padre brasileño lusoparlante y madre paraguaya de habla hispano-guaraní, Douglas Diegues es un poeta de todas las fronteras y de todos los países, de todos los climas y todas las lenguas.

Con la editorial Yiyi Jambo (http://yiyijambo.blogspot.com/), que empezó a publicar libros en Asunción en el año 2007 y que actualmente prosigue su trabajo editorial en Amambay y más allá de Campo Grande, es el introductor, en Paraguay, del movimiento editorial cartonero, iniciado, como se sabe, en Buenos Aires allá por el 2003.

La poesía de Douglas Diegues está escrita en un «portunhol selvagem» creado en la triple frontera lingüística (portuguesa, castellana, guaraní) que corresponde a la triple frontera geográfica de Brasil, Paraguay y Argentina. Libro esencial: El Astronauta Paraguayo (Asunción, Yiyi Jambo, 2008).

Sin fronteras, el portunhol salvaje ha abducido y adobado el tesauro terrícola como un ovni cargado de poesía.

* Poeta y editor

PUBLICIDAD

Te puede interesar

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD