Policía de Brasil investiga posible vínculo de universidad paraguaya con narcos disfrazados de estudiantes

Un reportaje de la prensa brasileña recoge detalles de las investigaciones de la Policía Federal del Brasil y también de las autoridades paraguayas contra el representante de la Universidad Central del Paraguay, el brasileño Aparecido Carlos Bernardo. La punta del ovillo es el presunto líder del Primer Comando Capital (PCC), Weslley Neres Dos Santos, alias “Bebeçao”, que fue detenido el 23 de marzo en un predio anexo a la seccional colorada de Pedro Juan Caballero, pero hay muchos más presuntos “narcos disfrazados de estudiantes de medicina”. La investigación no descarta posible lavado de dinero y Bernardo es vinculado por fotografías y documentos a reconocidos capos como Levi Adriani Felicio, Jarvis Pavao y Luiz Carlos da Rocha, alias “Cabeza Branca”.

Un reportaje emitido en programa Domingo Espectacular recoge las versiones tanto de las autoridades brasileñas y paraguayas, como de la Universidad Central del Paraguay (UCP). “Se está dando ese hecho de matricular (a narcos) como estudiantes en la universidades para poder transitar libremente entre Paraguay y Brasil”, explica uno de los referentes de la Policía Federal del Brasil sobre las sospechas.

Francisco Ayala, director de comunicación de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad) de nuestro país agrega que la Fiscalía está indagando y que “la sospecha es que la facultad podría estar envuelta en un esquema” para facilitar el tránsito de los narcos. “Bebeçao” es uno de los que más llamó la atención como supuesto estudiante de medicina de esta universidad, pero no es el único.

Aparecido Carlos Bernardo trató de desmarcarse de las sospechas diciendo que como institución no tiene obligación de indagar los antecedentes de sus estudiantes. “No está en nuestra función, no está en la ley, no tenemos una resolución donde la facultad está obligada a investigar quién ingresa a la institución”, sostuvo.

“El presentó sus documentos y está inscripto, y al inscribirse tiene un carnet, ¿por qué tiene ese carnet?, porque también se queda en la ciudad como estudiante de medicina”, alegó. Lo llamativo del caso “Bebeçao” es que contaba con dos carnet de estudiante de medicina de la misma universidad, uno para la sede de Pedro Juan Caballero y otra para Ciudad del Este.

Otro que supuesto “estudiante” de la casa de estudios, Cleverson Portelli también fue detenido por las autoridades brasileñas con 60 kilos de pasta base de cocaína y además unas 50 camisetas con el logo de la UCP y una de las que vestía en el momento de su aprehensión. Alfredo Montiel, abogado de la UCP se limitó a comentar que ellos no pueden controlar que personas extrañas compren los uniformes de la institución.

Otros dos sujetos también fueron detenidos hace poco por la Policía Rodoviaria de Brasil, ya que además de 3 kilos de marihuana y uno de cocaína, uno de ellos tenía constancia de ser matriculado de la UCP y el otro, llevaba el uniforme. “Tengo amigos que estudian ahí, que están haciendo online, entonces me interesó”, alegó uno de los detenidos.

Sin embargo, las investigaciones contra la UCP no se limitan al otorgamiento “displicente” de matrículas, sino tampoco se descarta que pueda estar ligada al lavado de dinero, tal como indicó Bernardo Mota, referente del Instituto de Profesionales de Prevención y Combate al Lavado de Dinero. Los expertos destacan que la falta de control a los matriculados, más aún en zona de frontera, es una forma que podría facilitar la comisión de hechos delictivos económicos.

De hecho, el reportaje destaca las sospechas sobre el repentino ascenso económico de Carlos Bernardo. “Yo descubrí mi camino, conseguí descubrir un inicio de mercado que es la educación en medicina en Paraguay, y eso hace lo que soy”, sostuvo el sospechoso.

No ayudan a evitar las sospechas, varias fotografías y documentos que lo vinculan a reconocidos capos de frontera. Entre otros, Carlos Bernardo aparece en fotografías con Levi Adriani Felicio, un conocido capo que si bien era relacionado más con el Comando Vermelho, más bien fungía como una especie de facilitador del tráfico incluso a la facción contraria, el Primer Comando Capital (PCC).

Con la detención de Adriani Felicio incluso se destapó una red de presuntos “narcopolicías” que respondían a sus órdenes. También se destaca el hecho de que una vivienda que actualmente está a nombre de Bernardo, pertenecía al narcotraficante detenido Luiz Carlos da Rocha, alias “Cabeza Branca”, y una estancia del también extraditado al Brasil, Jarvis Chimenes Pavaõ ambos grandes referentes del PCC.

Finalmente, Bernardo también aparece en imágenes con Edson Lima, sindicado como pistolero de Sergio de Arruda Quintiliano Neto, alias “Minotauro”, otros de los aspirantes a lider del PCC en Pedro Juan Caballero que fue detenido en el Brasil.