En 2017 ya ligaban negocio de Cartes con el financiamiento del terrorismo

Un informe presentado en el año 2017 ante el Congreso de EE.UU. ya señalaba que el negocio de cigarrillos era una fuente principal de ingresos para el grupo Hezbollah, considerado terrorista por ese país. Entonces, ya se mencionó al expresidente Horacio Cartes en el esquema. El arribo del avión iraní para llevar una carga de Tabesa, propiedad de Cartes, reactivó las dudas, según la última denuncia de la Senac.

Facsímil de la publicación de nuestro diario sobre el informe presentado ante el Congreso de Estados Unidos.
Facsímil de la publicación de nuestro diario sobre el informe presentado ante el Congreso de Estados Unidos.

ABC publicaba en el año 2017 la presentación ante el Congreso de Estados Unidos del informe elaborado por la Foundation for Defense of Democracies, un influyente think tank (grupo de expertos) con sede en Washington D.C., sobre actividades terroristas en América Latina. El material había sido presentado entonces por Emanuele Ottolenghi, exprofesor de Oxford e investigador en el tema.

Según el reporte de ese tiempo, existía la convicción de que se intensificaron y profundizaron los lazos en nuestra región, y en la Triple Frontera en particular, entre lo que llaman la “Delincuencia Organizada Transnacional” (DOT) y grupos considerados terroristas.

Dentro de la DOT se incluía el contrabando de cigarrillos no como algo secundario, sino como una de sus piezas más importantes, de acuerdo al documento.

El informe igualmente señalaba que las redes del terrorismo islámico estaban expandiendo su influencia a lo largo del hemisferio occidental mediante una creciente cooperación con el crimen organizado, “a menudo con la asistencia de élites políticas corruptas”.

“Este nexo tóxico está alimentando el yihadismo global y el colapso de la ley y el orden en América Latina”, subrayaba el informe, que llamaba a darle la más alta prioridad y a apuntar primordialmente “al aliado más mortal de Irán, el grupo terrorista libanés Hezbollah”, según el reporte.

Indicaba que el Hezbollah ayuda y provee servicios a carteles criminales y a mafias locales para enviar sus mercancías a los mercados finales y lavar las rentas resultantes a través del comercio de bienes de consumo, con lo cual obtiene grandes beneficios que luego destina a sus actividades mortales.

El informe se refería a diferentes orígenes de recursos del terrorismo en la región y, entre ellos, hace hincapié en el creciente involucramiento del Hezbollah y de compañías afines en el contrabando de cigarrillos, principalmente de Paraguay.

Paraguay, principal fuente del comercio ilegal de cigarrillos

“Paraguay es considerado la principal fuente del comercio ilegal de cigarrillos en el hemisferio occidental. La mayor parte de su producción anual de 68.000 millones de cigarrillos es exportada ilegalmente, con solamente un 3% consumido en el mercado doméstico. De acuerdo con algunas estimaciones, tiene una participación del 10% en el comercio ilegal en el mundo”, agregaba el informe presentado ante el Congreso de Estados Unidos.

“El Hezbollah participa en el contrabando de cigarrillos de Paraguay a Brasil en sociedad con el Primeiro Comando da Capital (PCC), aprovechando “la impunidad que gozan en un país donde el principal productor es también el Presidente de turno”, puntualizaba el documento haciendo referencia a Horacio Cartes, principal accionista de Tabacalera del Este SA (Tabesa).

En los últimos días el presunto apoyo y financiamiento de terrorismo por parte de ese negocio se reavivó tras la denuncia presentada por una Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) ante la Fiscalía. Esta institución presentó una serie de documentos llamativos basados en un informe de inteligencia sobre el sospechoso arribo de un avión iraní-venezolano para llevar casi 80 toneladas de cigarrillos de Tabesa, en mayo pasado.

La aeronave, con una tripulación de 18 personas (11 venezolanos y 7 iraníes) y bajo emblema de la empresa venezolana Emtrasur, está retenida desde el 8 de junio pasado en Ezeiza por decisión de la Justicia argentina. Y es que tripulantes que llegaron al vecino país –casi los mismos que estuvieron por el nuestro sin dejar rastros– tendrían supuestos vínculos con organizaciones catalogadas como terroristas por EE.UU.

De acuerdo a la denuncia de la Senac, la operación comercial utilizada para la llegada del avión al país habría sido solo de fachada porque aparece que Tabesa tiene como comprador final de los cigarrillos a Tabacos USA, de la cual también son accionistas Horacio Cartes y su hermana, Sarah Cartes.

Investigación sobre avión iraní avanzada en Argentina

La Justicia argentina registra un avance importante en la investigación realizada en torno al viaje del avión de Emtrasur a ese país, mientras aquí la fiscalía sigue pasiva. Las sospechas en Argentina están centradas en supuestos hechos de terrorismo, su financiamiento u organización, esto, luego de informes de inteligencia, incluido uno del FBI, en el cual se señala a uno de los tripulantes como presunto miembro del terrorismo.

Se trata de Gholamreza Ghasemi, miembro de Al Quds, ala de la Guardia Revolucionaria de Irán, sindicada como organización terrorista por Estados Unidos. Además, de este tripulante, en los últimos días aparecieron denuncias sobre otros integrantes por supuestas cirugías de cara y cambio de identidad en Cuba.

En ese sentido, se mencionan presuntos vínculos con Edgardo Rubén “Soheil” Assad, líder de la comunidad chiita cubana y responsable en Latinoamérica del grupo Hezbollah, considerado terrorista por EE.UU.

Reacción en Ecuador y Chile

Ecuador y Chile se suman a las investigaciones sobre el verdadero objetivo de los viajes del avión iraní por la zona. Según Infobae, el canciller ecuatoriano, Juan Carlos Holguín, dijo que algunos de los tripulantes de la aeronave también estuvieron por ese país y se está investigando el motivo. En Chile comenzó una pesquisa sobre Conviasa, matriz de Emtrasur.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.