Extensa red vincula casos más importantes de últimos meses

Los casos más grandes de crimen organizado que sacudieron Paraguay en los últimos meses estarían vinculados por algunos de sus protagonistas, de acuerdo a los datos de los investigadores. El Operativo Turf, “A Ultranza Py” y el caso del avión iraní ligado a organizaciones terroristas tienen en común nombres de empresas y personas que están relacionados estrechamente una con la otra, según los expedientes que constan en el Ministerio Público. Además, los informes revelan cercanos vínculos con políticos de varios sectores.

El avión Boeing 747 con matrícula YV3531 de Emtrasur retenido en el aeropuerto de Ezeiza de Argentina.
El avión Boeing 747 con matrícula YV3531 de Emtrasur retenido en el aeropuerto de Ezeiza de Argentina.SEBASTIAN BORSERO

En lo que va del 2022, varios operativos realizados con apoyo extranjero terminaron desmontando importantes redes de narcotráfico y lavado de dinero. A ellos se sumó en las últimas semanas el caso del avión iraní, vinculado con organizaciones terroristas, retenido en Argentina y que estuvo por Paraguay en mayo pasado.

Aunque los casos parecen aislados, informes de los investigadores revelan estrechos vínculos entre los protagonistas de la trama del avión iraní con personas investigadas en “A Ultranza PY” y en el “Operativo Turf”.

Hay varios nombres que se repiten en las carpetas y que a su vez tienen vínculos con políticos de varios sectores.

Del avión a “Ultranza”

La denuncia presentada por René Fernández, ministro de la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) ante la Fiscalía sobre la presencia del avión iraní con vínculos terroristas es el primer expediente que revela los cercanos vínculos.

En concreto, la ampliación presentada días atrás, reveló que los miembros de la tripulación iraní-venezolana se encontraron con un hombre ligado a una empresa vinculada a un investigado en el marco del operativo “A Ultranza Py”.

De acuerdo a la denuncia, Ezequiel Santoro Da Silva es el nombre del ciudadano uruguayo que supuestamente se encargó del traslado de los miembros de la tripulación del avión iraní vinculado a organizaciones terroristas.

Santoro Da Silva supuestamente fue contratado por José Melot, propietario de la firma Mike Air Service, para el traslado y alojamiento de los miembros de la tripulación de la aeronave.

Santoro Da Silva se presentó ante los investigadores como propietario de la firma Adshey Turismo y Transporte de Ciudad del Este y afirmó haber subcontratado a la firma TyT Mauani, propiedad de Eugenio Díaz Ocampos.

Lea más: Ligado a “Ultranza” se reunió con los iraníes que llevaron cigarrillos de Cartes

Santoro Da Silva y Díaz Ocampos son investigados por estar supuestamente ligados a una red de trata de personas, de acuerdo a los elementos colectados y presentados por la Senac.

De acuerdo a datos que constan en la Secretaría Nacional de Turismo (Senatur) y la Itaipú Binacional, el propietario de Adshey Turismo y Transporte es realmente Federico Ezequiel Santoro Vassallo, quien es hijo de Santoro Da Silva.

Según los informes entregados al Ministerio Público, Santoro Vassallo es además muy cercano al también uruguayo Sebastián Marset Cabrera, cabeza del esquema de narcotráfico y lavado de dinero desmantelado en el marco del operativo “A Ultranza Py”.

Santoro Vassallo es considerado como un hombre clave en el esquema del lavado de dinero y narcotráfico encabezado por Marset y Alberto Koube Ayala. Incluso, viajaron juntos a Dubái en abril del año pasado, de acuerdo a la carpeta fiscal de “A Ultranza”.

Marset estaba vinculado además al Deportivo Capiatá, club manejado durante años por el diputado colorado cartista Erico Galeano Segovia, también ligado a otras personas del esquema.

En el marco de “A Ultranza”, la Fiscalía allanó una casa en el barrio cerrado Aqua Village de Altos que figuraba a nombre del diputado Galeano, quien dijo que la vendió a Hugo González Ramos, miembro del esquema de Marset y cercano al clan González Daher de Luque, grupo familiar que forma parte de Honor Colorado.

El clan González Daher también tenía estrecha relación con el asesinado Mauricio Schwartzman, quien se señalado como otro supuesto miembro más del esquema criminal encabezado por Marset.

Cigarrillos

Volviendo al diputado Erico Galeano, el mismo es propietario de la firma Mercury Tabacos SA (Metasa), empresa mencionada en un informe de inteligencia financiera remitido a la Fiscalía en el que se habla de un esquema de supuesto lavado de dinero provenientes del contrabando de cigarrillos.

Lea más: Diputado habría montado red para lavar dinero del contrabando de cigarrillos

El informe se centra en las actividades de las empresas del expresidente Horacio Cartes, entre ellas Tabacaleras del Este SA (Tabesa). Según el informe, Metasa es uno de los clientes más importantes de la firma del exmandatario.

Tabesa fabricó los cigarrillos que fueron transportados por el avión iraní.

Terroristas, mafias y narcos

De acuerdo a informes proveídos por la Oficina Federal de Investigación (FBI) de Estados Unidos, el avión iraní que estuvo por Paraguay está vinculado a hechos de tráfico de armas para favorecer a grupos considerados terroristas como el Hezbolá libanés.

Datos presentados ante el Senado estadounidense, a su vez, revelaron un cercano vínculo del grupo extremista con el grupo criminal brasileño Primeiro Comando Da Capital (PCC), a su vez ligado con la ‘Ndrangheta, la temible mafia calabresa.

Lindomar, Espíndola y más

Los investigadores señalan además que Lindomar Reges Furtado, uno de los narcotraficantes más buscados de Brasil, estaría ligado a la organización criminal de Marset y Koube.

Lindomar tenía empresas con las que pretendía ser proveedor del Estado paraguayo y llegó a prestar una camioneta al exministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, lo que motivó la renuncia del mismo al cargo.

Lindomar era buscado en el marco del “Operativo Turf”, que tenía como otro de sus objetivos principales al también narcotraficante brasileño Marcus Vinícius Espíndola Marqués de Padua.

Espíndola es pareja sentimental de Jussara Cabral, quien es accionista de Tabesa, la tabacalera del expresidente Cartes. Cuando saltó el caso, desde el grupo empresarial del exmandatario afirmaron que Cabral es accionista minoritaria y no tenía participación activa en el manejo de la firma.

Precisamente, Lindomar consiguió huir del Paraná Country Club durante el “Operativo Turf” a bordo de la camioneta de una empleada de Tabesa.

Denuncias revelan más llamativas conexiones

La última denuncia de la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac) revela más conexiones entre otros sonados casos, como de la prófuga Dalia López con una asidua empresa proveedora de Tabacalera del Este SA (Tabesa), de Horacio Cartes. Para coincidencia, el empleado de esa firma también salta en la investigación del arribo del avión iraní-venezolano Emtrasur, en mayo pasado.

La documentación detalla que la compañía ligada a la prófuga Dalia López es High Point SA que, según registros del Instituto de Previsión Social (IPS), tiene como empleado a Osmar Santiago Caballero Benítez. Este último figura como el firmante del manifiesto de exportación de las casi 80 toneladas de cigarrillos de la marca Ibiza, producidos por Tabesa. y transportados en el avión iraní-venezolano.

High Point SA es el que aparece como proveedor de Tabesa, detalla la denuncia obrante en Fiscalía.

Lo curioso es que Caballero Benítez declaró ante la Dirección Nacional de Aduanas (DNA) que era personal contratado de Mike Air Service, de José Melot, que asumió los pagos por la llegada del avión iraní.

Siguen ocultando documentos sobre pago

A casi dos meses de la presencia en Paraguay del Boeing 747 iraní con vínculos terroristasn y que luego fue retenido en Argentina, todavía quedan numerosas dudas por aclarar.

Uno de los puntos que hasta el momento no ha sido contestado es quién pagó el flete aéreo que llevó desde el Aeropuerto Guaraní un cargamento de cigarrillos fabricados por Tabacalera del Este SA (Tabesa).

Hasta ahora continúa sin aparecer alguna factura u otro documento que demuestre quién fue el responsable del pago por el transporte aéreo.

Así lo refiere la ampliación de la denuncia presentada por René Fernández, titular de la Secretaría Nacional Anticorrupción (Senac), ante la Fiscalía.

“A pesar de los requerimientos realizados por la Dirección Nacional de Aduanas a los distintos actores vinculados con la operación de exportación, no ha sido obtenida documentación fehaciente con la contratación y pago del flete aéreo”, señalan los documentos entregados al Ministerio Público y a los que tuvo acceso ABC Color.

La denuncia refiere que el documento constituye “un elemento de prueba fundamental para determinar el origen del financiamiento del vuelo del Boeing 747″.

Fernández planteó que el Ministerio Público arbitre los procedimientos necesarios para conseguir los documentos.

Apuntaron a Grupo Cartes

El Boeing 747 con matrícula YV3531, propiedad de la aerolínea venezolana Emtrasur SA, que está retenido en Argentina, donde aterrizó el 6 de junio, pasó antes por Paraguay.

La aeronave había llegado el 13 de mayo al Aeropuerto Guaraní, en Minga Guazú. Dejó el Paraguay tres días después, el 16 de mayo.

El avión partió desde Paraguay con rumbo a la pequeña isla caribeña de Aruba con un cargamento de cigarrillos valorado en unos US$ 799.000, fabricados por Tabesa, propiedad del expresidente Cartes.

El gerente de Tabesa, José Ortiz, manifestó a medios de prensa del Grupo Cartes que la responsabilidad de la contratación del carguero que transporta los productos es del comprador final.

En la denuncia original, el ministro Fernández apuntó a Tabacos USA como la que habría hecho el pago.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.