Interceptación en A Ultranza revela motivo del crimen de Schuartzman

Una de las interceptaciones telefónicas detalladas en la investigación de “A Ultranza Py” revela que el uruguayo Sebastián Marset (prófugo) habría estado detrás del crimen de Mauricio Schuartzman, ocurrido el 12 de setiembre de 2021. Su detención a raíz del pasaporte falso habría sido el detonante. Dos meses antes de este asesinato, en el marco del operativo Smart, la policía solicitó al fiscal Lorenzo Lezcano también interceptar varios teléfonos.

Mauricio Daniel Schuartzman fue acribillado por dos asesinos frente a su domicilio, en la vereda, luego de bajar de su vehículo.
Mauricio Daniel Schuartzman fue acribillado por dos asesinos frente a su domicilio, en la vereda, luego de bajar de su vehículo.ABC COLOR

El 12 de setiembre de 2021, Mauricio Daniel Schuartzman (52) era asesinado frente a su casa ubicada en el barrio Jara de Asunción. En principio, el motivo de su crimen era toda una incógnita, atendiendo su condición de empresario deportivo como actividad más visible.

El exministro del Interior Arnaldo Guizzio fue el primero en dar pistas sobre el motivo real de este asesinato: el tráfico de drogas. Sin embargo, la Fiscalía y el comisario Karim Correa (jefe de homicidios) lo desmentían.

Lo grave es que informes entregados al fiscal Lorenzo Lezcano por el Comando Tripartito, desde el 4 de mayo del año pasado -casi cuatro meses antes del crimen-, ya advertían sobre la ligación de Schuartzman con la supuesta estructura criminal integrada por el uruguayo Sebastián Marset (prófugo), Alberto Koube (preso), Lindomar Reges Furtado (prófugo), Miguel “Tío Rico” Insfrán (prófugo) y Federico Ezequiel Santoro (libre y vinculado al avión iraní).

En la documentación a la que accedió ABC se menciona que Schuartzman era uno de los que tenía la más alta confianza de Marset. Es por ello que la policía desplegó todo un trabajo de inteligencia, con seguimiento y otras intervenciones claves, sobre el asesinado.

Venta de información

Fuentes a las que accedió nuestro diario confirmaron que efectivamente Schuartzman era una pieza importante dentro del esquema, hasta que presumiblemente el prófugo Marset compra información privilegiada sobre su investigación. Fue ahí cuando, de acuerdo a los informantes, los miembros de la presunta estructura criminal se enteran que Schuartzman era una especie de informante y habría brindado datos que ayudaron al decomiso de cargas.

La gota que colmó el vaso

En el informe elaborado por la Unidad de Investigación Sensitiva (SIU) de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad), que derivó en febrero de este año en el desarrollo de la megaoperación “A Ultranza Py”, Mauricio Schuartzman no aparece como una persona investigada dentro de la supuesta red liderada por Marset. Sin embargo, su nombre aparece en interceptaciones telefónicas realizadas en el marco de las pesquisas.

Schuartzman -para entonces ya fallecido- es mencionado en dos conversaciones realizadas el 4 de octubre de 2021. En un primer contacto se cita al asesinado en un trámite ante una escribanía para conocer la fecha en que se realizó la cesión de la titularidad de su camioneta por parte del Grupo Tapyracuai SA. El interés sobre esta gestión venía de Alberto (Koube), según la interlocutora en la llamada.

Ese mismo día, 4 de octubre de 2021 se produce otra comunicación y tiene como principal protagonista a Reina Mercedes Duarte Aguilera, alias “Merchi” (presa). Merchi realiza una llamada a una persona identificada como Karina, esta última le relata que recientemente participó de una reunión con otras personas que identificó como Ana Paula y Marce Arce.

Durante ese encuentro, según Karina, sus visitantes le comentaron varias situaciones y en una de ellas aparecía el nombre de Schuartzman. Le dicen que saben que el uruguayo (Sebastián Marset) cayó en Asia, “y por eso el jefe mayor le mando a liquidar a una persona identificada como Mauricio..., porque según el jefe mayor, era su culpa de que el pasaporte tuviera problemas ahora” (sic).

“Seguidamente, Marce -el otro participante de la reunión con Karina- comentó que el jefe mayor venía acumulando cosas en contra de Mauricio, lo del uruguayo ya fue el colmo, porque el jefe es amigo del uruguayo” (sic), según la conversación.

Pedidos prácticamente ignorados

El informe remitido el 1 de julio de 2021 al fiscal Lorenzo Lezcano por parte del Comando Tripartito detalla uno de los seguimientos realizados a Schuartzman. Se lo muestra -casi dos meses antes de su asesinato- frente a su casa inspeccionando junto a otra persona la camioneta, registrada aun entonces a nombre del Grupo Tapyracuai SA (Alberto Koube).

A partir de este trabajo de campo, la policía SUGIRIÓ al fiscal Lezcano librar oficios a la Abogacía del Tesoro, Senacsa y a la Dirección del 911 para pedir copias del CCTV del sistema de vídeo vigilancia de la zona en que residían Mauricio Schuartzman y Alberto Koube. Además, se pedía la interceptación de tres números de teléfono. Sin embargo, los pedidos no tuvieron al parecer respuesta, según la documentación en poder de ABC.

Atentado y otro asesinato tras operativo A Ultranza

Dos meses después de la puesta en marcha de la megaoperación “A Ultranza Py”, 25 de abril de 2022, uno de los principales responsables de la investigación del Comando Tripartito, y que alertó a Lezcano sobre el supuesto esquema de Marset, sufre un atentado.

Quince días después, el 10 de mayo de 2022, el fiscal Marcelo Pecci, compañero de unidad de Lezcano, es asesinado en Colombia. El presidente de ese país, Gustavo Petro, confirmó el 12 de agosto último que Sebastián Marset era el autor moral del crimen del representante del Ministerio Público paraguayo.

El mandatario felicitó a la Fiscalía colombiana por mostrar eficacia investigativa.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.