El sueño de la casa propia, ¿se puede hacer realidad en Paraguay?

El contexto económico y cultural instala en el debate que la actual generación de jóvenes del Paraguay no puede acceder a una vivienda propia, debido a los altos precios de los inmuebles y la falta de oferta financiera para adquirirlos. ¿Mito o realidad? Te contamos en esta nota.

La posibilidad de acceder a la casa propia es posible y pagando el valor de alquiler, mediante la oferta financiamiento disponible en el mercado.
La posibilidad de acceder a la casa propia es posible y pagando el valor de alquiler, mediante la oferta financiamiento disponible en el mercado.GENTILEZA

La Agencia Financiera de Desarrollo (AFD) dispone productos crediticios en el mercado paraguayo para acceder a la casa propia, y conforme reportó, gente con nivel económico medio para abajo puede acceder, no sólo aquellos solvencia alta.

Cabe recordar que AFD es una institución del Estado que se constituye en “banca de segundo piso”. Es decir, un banco cuyos clientes no son los ciudadanos y ciudadanas sino los bancos de plaza y sus fondos están disponibles para la gente a través de esas entidades financieras del mercado.

Uno de los productos crediticios es “Primera Vivienda”, dirigido a financiar proyectos habitacionales, que con fondos de AFD, apunta a que la gente pueda adquirir, construir, o terminar su primera casa. Estos fondos están disponibles a través de bancos, financieras o cooperativas que operan con el ente.

Desde AFD se informó que para que la gente interesada pueda calificar como sujeto de crédito por las entidades financieras, depende del ingreso global familiar demostrado. De esta manera, familias con ingresos de hasta cuatro salarios mínimos (G. 10.201.228), podrán obtener hasta G. 382 millones y las que poseen ingresos de más de cuatro y hasta siete salarios mínimos (G. 17.862.149), hasta G. 663 millones.

Aunque la AFD, entre este producto y otros similares, puede otorgar desde G. 100 millones hasta G. 1.500 millones, dependiendo del ingreso global familiar, se explicó. Aunque una persona de forma individual también puede pedir el préstamo y se le otorgará toda vez que cumpla con los requisitos financieros y documentales.

Los requisitos de este programa son no poseer inmueble edificado a su nombre, ser asalariado, profesional independiente, comerciante, microempresario o cuentapropista. El préstamo puede extenderse hasta 20 años con garantía hipotecaria y hasta 30 años con garantía fiduciaria.

Tasas de interés de créditos

Las tasas finales de financiación pueden ser de 6,9% para prestatarios cuyos ingresos no superen los cuatro salarios mínimos, hasta un monto máximo de hasta 150 salarios mínimos (G. 382.546.050)‬. Se trata de la tasa más baja del mercado, actualmente, en este rubro.

La tasa del 8,9%, dirigida a prestatarios con ingresos superiores a cuatro salarios mínimos y hasta siete salarios mínimos, permite otorgar el crédito de la vivienda hasta un monto equivalente a 260 salarios mínimos (G. 663.079.820).

Sobre las posibilidades de construcción para el trabajador de clase media, el Arq. Pablo Segovia, dijo que con G. 150 millones de puede levantar una vivienda económica de 50 metros cuadrados, con dos dormitorios, incluyendo la construcción de un pozo ciego cloacal y tejido perimetral.

No obstante, para ello previamente se debe tener el terreno, justamente uno de los limitantes para el acceso a la vivienda en Paraguay.

Cuotas por millón

Para tener una idea de las cuotas del préstamo “Primera vivienda”, con fondos de la AFD, para el caso del Banco Nacional de Fomento (BNF), con la tasa 6,9%, la cuota por millón es de G. 12.134, para préstamos a 10 años; G. 9.507 por millón para 15 años; G. 8.268 por millón para 20 años; G. 7.579 para 25 años de plazo; y finalmente, para 30 años, G. 7.161 por millón.

Para un crédito de G. 400 millones, el cálculo referencial indica que la cuota a 10 años sería de G. 4.853.600; el mismo monto para 15 años de plazo la cuota mensual será de G. 3.802.800; el mismo monto de G. 400 millones a 20 años de plazo tendría una cuota de G. 3.307.200.

El préstamo de G. 400 millones, pero a un plazo de 25 años, la cuota sería G. 3.031.600; y a 30 años, G. 2.864.400.

Para el caso de una vivienda económica, de 50 metros cuadrados, que se podría estimar un costo de G. 150 millones, a 10 años de plazo, la cuota podría ser de G. 1.820.100 por mes.

Estos cálculos se realizaron conformes a los criterios del BNF, pero cada IFI (Institución Financiera Intermediaria) tiene sus propios cálculos y los montos pueden tener variaciones.

La ayuda que da el MUVH

El Gobierno dispone de recursos para otorgar entre 5%, 10%, 15% y 20% de subsidio sobre el valor de la vivienda para personas de clase media, mediante el mismo programa “Mi primera vivienda”, es decir, complementan los fondos de la AFD. Busca que los beneficiarios paguen un monto similar a un alquiler por la cuota de su casa propia.

El titular del Ministerio de Urbanismo, Vivienda y Hábitat (MUVH), Carlos Pereira, informó que se dispone de G. 6.500 millones para el programa dirigido a grupos familiares con ingresos de hasta 7 salarios mínimos.

El ministro comentó que se recibieron muchas consultas este año sobre esa ayuda del MUVH, lo que indica que la gente está mejor educada financieramente, dijo. Señaló que el primer paso es consultar al banco qué monto podría conseguir de préstamo conforme a su nivel de ingreso y luego presentar el pedido de subsidio habitacional que va de 5% al 20% del valor de la vivienda que pretende adquirir o construir.

“Ahora, con el ajuste del sueldo mínimo, el monto máximo de la casa o departamento a comprar asciende a G. 663 millones”, comentó el ministro.

¿Y si ya tengo una casa pero la quiero remodelar?

¿Y si ya tengo una casa pero la quiero remodelar, ampliar o refaccionar?, se podrían preguntar algunas personas. Para ellas, existe otro producto financiero que se otorga con fondos de la AFD, a través de las IFI, y es el préstamo “Mi Casa”, que se puede destinar para más fines, ya sea compra, construcción, terminación, ampliación y equipamiento, entre otros objetivos, para personas que ya poseen inmueble.

Así mismo el préstamo “Mi casa” puede ser utilizado para construcción de vivienda, compra de terreno y construcción. En este caso puede ser para un proyecto nuevo, en inmueble sin edificación. Así mismo para refacción, ampliación y terminación que implique incorporación de mano de obra y agreguen mayor valor a la vivienda.

Las características de este producto crediticio permiten financiar a un mismo prestatario hasta dos viviendas de G. 1.500 millones cada una, se informó.

Se puede incluir local comercial

Los productos de la AFD también permiten la adquisición o construcción de viviendas dejando un área para local comercial, siempre que el valor de dicha área comercial no sobrepase el 30% del valor total del inmueble tasado.

Además, en el caso del producto “Mi Casa”, permite el financiamiento de equipamientos para el hogar hasta el importe de 20 salarios mínimos (G. 51.006.140‬).

Las exigencias para estos productos dirigidos a atender la demanda de soluciones habitacionales en Paraguay se flexibilizaron durante la pandemia, con miras a que el sueño de la casa propia para la clase media se pueda hacer realidad.

Enlance copiado

Lo
más leído
del día

01
02
03
04
05

Comentarios

Las opiniones y puntos de vista expresados en los comentarios son responsabilidad exclusiva de quienes los emiten y no deberán atribuirse a ABC, ya que no son de autoría ni responsabilidad de ABC ni de su Dirección ni de Editorial Azeta S.A.